Sousa Mendes, interpretado en “Aristides, un hombre bueno”
Sousa Mendes, interpretado en “Aristides, un hombre bueno”

Cuando estalló la Segunda Guerra Mundial, Aristides de Sousa Mendes era cónsul portugués en Francia. Su carrera diplomática fue sinuosa, sin embargo en 1940 el panorama era diferente. Unos días antes de que las Fuerzas del Eje ocupen Francia, Sousa Mendes utilizó todo su poder por una buena causa. Obviando los densos trámites burocráticos, otorgó visas indiscriminadamente para que judíos y otras minorías que allí vivían pudieran escapar. Se dice que entre el 16 y el 23 de junio de 1940 llegó a firmar alrededor de 30 mil visas. Los nazis llegaron a París el 22 de junio capturando a todos los "sospechosos", sembrando el terror en un país que alberga diversas culturas e identidades.

Hoy, dos argentinos se encargaron de llevar esta historia al cine. Se trata de una idea de Víctor Lopes, quien realizó el guión; Paula Fosatti es la directora. Aristides, un hombre bueno es el nombre de este documental que mezcla historia con ficción generando una trama inquietante y profunda. Este sábado 22 de abril se presentará en el cine San Jorge a las 17:30 horas en Lisboa, Portugal, en el famoso Festival de política, en el marco de "Lisboa capital de la cultura mundial". Será la única película argentina en presentarse allí. Además, el 27 de abril se proyectará en la Universidad de Cabo Verde.

Aristides de Sousa Mendes
Aristides de Sousa Mendes

Según explican los realizadores, la película es un homenaje, una forma de reivindicar la figura de un hombre que utilizó su jerarquía estatal para salvar personas en la Segunda Guerra Mundial, donde la gran mayoría de los funcionarios miraban hacia un costado y avalaban los más aberrantes actos con su silencio. Cuando le preguntaron sobre su epopeya, respondió: "Si voy a desobedecer las órdenes, prefiero estar con Dios y contra los hombres que con los hombres y contra Dios". Se refería a la extraña racionalidad que desató la guerra, el plan de exterminio, la locura humana de vivir en conflictos bélicos.

Luego de mucho tiempo, tendrá su merecido homenaje que comenzó en 1966 tras su muerte, al ser nombrado Justo entre las Naciones por el Estado de Israel. En Argentina, en 2015, la propuesta de Víctor Lopes llegó a la Legislatura de la Ciudad de Buenos Aires y se aprobó homenajear al cónsul con una placa recordatoria en la Plaza de la Shoah. También con la realización de este documental.

Dentro de los toques ficcionales que brinda el documental está la escena en que Sousa Mendes llega a Buenos Aires y visita la ex Esma y la Plaza de Mayo. "Me gustaría que lo vean jóvenes criados en la cultura del consumo, la competencia y el egoísmo. Que sepan que hay gente que destina tiempo para los demás sin saber quiénes son, algo que creo hemos logrado transmitir a través del arte, el cine en este caso", comentó Lopes.

______

LEA MÁS

______

Vea más notas en Cultura