El Mercedes-Benz C 111 fue una serie experimental de cuatro deportivos producidos por la casa alemana en la década del sesenta
El Mercedes-Benz C 111 fue una serie experimental de cuatro deportivos producidos por la casa alemana en la década del sesenta

Ejercicios de diseño, anuncios pomposos de su visión de futuro. Los prototipos son concept cars para el lenguaje de la industria: autos de concepto. Ideas, interpretaciones, manifestaciones de ambición o patrones de diseño para las próximas creaciones de la marca. Un común divisor de las automotrices que, encubiertas en campañas de marketing, exhiben su potencial y sus propuestas. En estilo, estética, mecánica e ingeniería, a veces el juego de diseño y la predicción de los constructores fue demasiado. Son algunos casos del futuro que no fue, proyectos exuberantes abandonados.

Ferrari Modulo Concept

Un concept car de los más estrafalarios de Ferrari, creado por Pininfarina a fin de la década del 70
Un concept car de los más estrafalarios de Ferrari, creado por Pininfarina a fin de la década del 70

Ferrari necesitaba rejuvenecer su imagen. Sus competidores ganaban presencia en las nuevas líneas de diseño, por lo que a la compañía de Maranello le urgía presentar innovaciones estilísticas. El proyecto del Modelo Concept fue aprobado: la emergencia resultó un prototipo extravagante. Una creación de Paolo Martin, una obra acuñada por Pininfarina y presentada en el Salón de Ginebra de 1970. Tomó como base un Ferrari 512 S de competición para refrescar su predominancia en el sentido deportivo e innovador. Un motor V12 con 550 CV motorizaba una carrocería de fibra de vidrio de apenas 93 centímetros de altura con una impresionante respuesta aerodinámica.

La idea era acertada, pero sus formas rectas, angulosas y afiladas no terminaron imponiéndose. Su peculiar sistema de acceso, con una cubierta transparente que se desliza hacia adelante, y el radio de giro limitado de las ruedas, que lo excluyen prácticamente del uso urbano, eran sus arriesgadas cartas de presentación. A finales de 2014, el Ferrari Modulo Concept fue comprado por el millonario y coleccionista estadounidense James Glickenhaus, con la intención de restaurar y corregir las limitaciones en la dirección para que sea un valioso producto de exposición.

Ford GT90 Concept

La incursión de Ford en 1995 por el segmento de los deportivos tuvo como resultado el GT90 Concept
La incursión de Ford en 1995 por el segmento de los deportivos tuvo como resultado el GT90 Concept

La ambición de las marcas generalistas puede resultar desmedida. Con clara intención de ampliar su nicho comercial y competir con firmas bandera de otros segmentos, Ford presentó en el Salón del Automóvil de Detroit de 1995 un revival de su exitoso GT40 de la década del sesenta. Con líneas rectas y ángulos filosos, contrarrestados por una cabina curva de cristal laminado, acercaba un nuevo lenguaje estético de la compañía: New Edge. Montaba un V12 de 720 CV con cuatro turbos del que, decían, era capaz de alcanzar 408 kilómetros por hora: un registro que nunca comprobó.

Renault Dezir

El Renault Dezir fue presentado en París en 2010: aún se desconoce si será retomado para ser fabricado en serie
El Renault Dezir fue presentado en París en 2010: aún se desconoce si será retomado para ser fabricado en serie

El Salón de París de 2010 fue la cita donde Renault presentó un prototipo de filosofía futurista. Y aunque nunca pensó pasar a la fabricación masiva, algunas características innovadoras se conservan en los actuales modelos de la compañía. El preponderante rombo en la frontal significó una nueva imagen de marca y las pantallas y comandos tácticos de su interior se abonaron a la gama de Renault como una transformación en concepto de tecnología. El deportivo, eléctrico, escondía un motor que erogaba al eje trasero 150 CV. Tal vez en su funcionalidad y oportunismo, la casa francesa haya concebido el actual Trezor Concept.

Citroën Karin

Mucho cristal y una estructura tipo pirámide: el increíble prototipo de la marca francesa
Mucho cristal y una estructura tipo pirámide: el increíble prototipo de la marca francesa

Citroën quiso anticiparse al futuro con un peculiar diseño. En el Salón de París de 1980 sorprendió con un modelo que descubría una nueva manera de entender al automóvil. Su auto pirámide no fue más que otro forzado empeño en sustraer imágenes del mañana, respuesta de una intensa e histórica búsqueda de la marca francesa, pionera en elementos innovadores.

El Karin fue un mero concept car original, estridente, que no llegó a producirse en serie. Pero sí sirvió de musa para el diseño del Citroën AX, un hijo del prototipo puntiagudo que naciera seis años después. El modelo inspirador presentaba un predominio de superficies acristaladas y butacas que rompían los moldes establecidos, inaugurando una configuración interior discordante. El asiento del conductor se encontraba en posición central, escoltado por otros dos a los laterales, ligeramente retrasados. La instrumentación también emergía de la parte central -nada convencional y poco ortodoxo- y contaba con un volante de un solo radio doble de estética futurista y los comandos bordeando el cuadro.

BMW GINA Light Visionmodel

La piel del BMW GINA Light Visionmodel se arrugaba provocando un impacto visual diferente
La piel del BMW GINA Light Visionmodel se arrugaba provocando un impacto visual diferente

Las siglas del BMW GINA Light Visionary Concept significa "Geometry and Functions in 'N' Adaptions" que en español quiere decir "geometría y funciones de múltiple acuñación". Esta rebuscada definición nombraba a una también rebuscada técnica de construcción: un deportivo, símil BMW Z4, con carrocería flexible y adaptable a las necesidades dinámicas. Su piel estaba compuesta por un tejido plástico sujeto al chasis en puntos perfectamente predefinidos mediante hilos metálicos y de carbono. Su carrocería era, entonces, moldeable. Era una manifestación visual de impacto: el GINA se arrugaba y hasta escondía los faros delanteros como si fuesen párpados. Según su creador, el diseñador Chris Bangle, esta disruptiva forma de fabricación producía modelos más ligeros, baratos y seguros. No fue así. El prototipo presentado en 2008 allí quedó.

Ford Gyron

El Ford Gyron se llama así porque se trataba de un auto giroscópico de solo dos ruedas en línea, como una moto
El Ford Gyron se llama así porque se trataba de un auto giroscópico de solo dos ruedas en línea, como una moto

Cuando Ford concibió al Gyron pensaba en aerodinámica, en aeronáutica y en generar impacto. El concept era un automóvil de dos ruedas en línea que se autoestabilizaba mediante un sistema giroscópico hidráulido, que sin embargo, nunca llegó a instalarse en el prototipo. Ford lo presentó en 1961, en el Salón del Automóvil de Nueva York, con una única intención: sorprender al mundo. Lo hizo, claro. Era un ejercicio de predicción futurista, creado para evaluar la respuesta del público y del mercado, sin pronósticos de producción. Se fabricó una unidad a escala que en diciembre de 2012 fue vendida en 40 mil dólares por un coleccionista.

Lamborghini Genesis

El Genesis, el monovolumen de Lamborghini, monta un motor V12 de 455 CV que utilizaba el Countach
El Genesis, el monovolumen de Lamborghini, monta un motor V12 de 455 CV que utilizaba el Countach

Una afrenta a la tradición: Lamborghini presentó en el Salón de Turín 1988 un monovolumen que no respetó su gloria como marca de deportivos. La intención fue crear, después de más de 30.000 horas de trabajo en el Centro Stile Bertone con Marc Deschamps, un vehículo amplio y práctico que no sacrifique prestaciones ni deportividad. Montaba el mismo motor V12 de 5,2 litros que presumía el Countach y al habitáculo diseñado para cinco ocupantes se ingresaba mediante puertas tipo alas de gaviota.

Mercedes-Benz C 111

El Mercedes-Benz C 111 fue un prototipo que se ideó para investigar la implantación del motor rotativo Wankel
El Mercedes-Benz C 111 fue un prototipo que se ideó para investigar la implantación del motor rotativo Wankel

Fueron cuatro versiones diferentes del C111, prototipos fruto de un exhaustivo estudio para mejorar la eficiencia aerodinámica. Fueron vehículos experimentales hechos con el propósito de trasladar los análisis a deportivos de producción en serie. Mercedes-Benz buscaba implementar nuevas plataformas, actualizaciones mecánicas y tecnologías de seguridad. El primer C111 se presentó en 1969: llevaba un motor rotativo Wankel; la versión más potente montaba un V8 4.8 biturbo de 500 caballos capaz de alcanzar los 404 kilómetros por hora de velocidad punta. El prototipo estuvo exhibido el año pasado en Puerto Madero, en la sede central de Mercedes-Benz Argentina.

Alfa Romeo Caimano

Del Alfa Romeo Caimano hay solo una unidad producida que recorre museos y centros de exposiciones de todo el mundo
Del Alfa Romeo Caimano hay solo una unidad producida que recorre museos y centros de exposiciones de todo el mundo

Giorgetto Giugiaro de ItalDesign recibió un encargo a principios de 1970: reconstruir con libertad creativa total un Alfasud para convertirlo en un concept car que probablemente -le notificaron- nunca sea fabricado en serie. El Salón de Turín exhibió, un año después, el Caimano: una coupé extrovertida, demasiado futurista para la época, con una radical expresión de aerodinámica. El habitáculo quedaba muy retrasado, detrás del parabrisas, las puertas y el techo que se abrían al unísono hacia adelante. La ingeniería y el diseño eran rupturistas, con líneas puntiagudas que se controlaban en la gran cúpula de cristal que protegía el habitáculo. Como tantos otros concepts, el Alfa Romeo Caimano fue directo a convertirse en pieza de museo sin circular por calle.

LEA MÁS: