“No puedo administrar dos cuentas de correo electrónico a la vez, pero quiero que me elijas como tu presidente”
“No puedo administrar dos cuentas de correo electrónico a la vez, pero quiero que me elijas como tu presidente”

Un nuevo fenómeno alimentado por las redes sociales ha logrado invadir plataformas como Facebook y Twitter en base al uso de fotografías con textos sobreimpresos, los cuales en su mayoría recurren al humor para transmitir un concepto que puede llegar a propagarse a un nivel casi epidémico en los espacios virtuales y, por consiguiente, ayudar a cimentar una idea con intenciones que, en la mayoría de los casos, distan de ser inocentes.

Conocidos simplemente como "memes", el nuevo concepto visual podría ser asociado con precursores como las vignette francesas comúnmente llamadas historietas, las cuales han existido por siglos. A su vez, son varios los expertos que sostienen que estos tendrían en sus orígenes a las primitivas pinturas rupestres, los jeroglíficos egipcios y hasta la Columna Trajana.

Fue el zoólogo y científico Richard Dawkins quien en 1976 hizo referencia por primera vez en su libro "El Gen Egoísta" a una revolucionaria hipótesis que dio en llamar "memética de la transmisión cultural", la cual básicamente proponía la existencia de dos procesadores informativos distintos en los seres humanos.

“¡Construiré un muro para mantener a los mexicanos fuera!” “¿Y quién lo construirá?”
“¡Construiré un muro para mantener a los mexicanos fuera!” “¿Y quién lo construirá?”

Dawkins argumentó que uno de los procesadores se manifiesta gracias a la replicación de genes, a través de las generaciones, mientras que un segundo lo hace a nivel cerebral al replicar la información cultural del individuo, algo que el autor asegura puede ser recibido por medio de la enseñanza, la imitación o la simple asimilación.

La idea de los memes como la unidad mínima de información que se puede transmitir adelantaba con exactitud el uso que se le daría a las populares placas ya en la era del Internet. Dawkins aseguraba en su libro que los memes conformarían la base mental de nuestra cultura y describiría años más tarde, que las nuevas variantes nacidas en la era de las redes se consolidarían como "un secuestro de la idea original", en definitiva un concepto evolucionado y mutado de su precursor.

Más allá de explicaciones históricas, en un mundo donde cada vez más el uso del lenguaje tradicional se ve simplificado y en muchos casos es prácticamente ignorado gracias a la popularidad de los denominados emojis, los memes han ganado una tremenda popularidad al poder transmitir de manera exitosa un concepto a través de todo tipo de construcciones multimedia, replicados online de persona a persona hasta que su difusión es casi imposible de detener.

“Hillary Clinton: lo peor para las mujeres desde… Bill Clinton”
“Hillary Clinton: lo peor para las mujeres desde… Bill Clinton”

Mientras algunos se atreven a proponerlos como posibles mecanismos de evolución cultural, los memes de Internet han comenzado a ser utilizados de forma masiva con fines de mercadotecnia para promocionar un producto o servicio. Pero fue la última campaña electoral por la presidencia de los EEUU, que enfrentó a Hillary Clinton contra el hoy presidente Trump, el escenario que terminó por consolidar el poder de las populares placas digitales, y sobre todo su influencia en lo que hace a marcar agenda a nivel de la conversación en redes.

Tanto comunicadores como relacionistas públicos, publicistas y profesionales del mundo del mercadeo los utilizan en la actualidad como una herramienta para complementar estrategias de comunicación integrales, gacetillas de prensa y campañas de marketing. Pero, según consigna el periódico The New York Times, son también los poderosos multimillonarios detrás de lo que se conoce como los súper PAC – los que en definitiva son organizaciones que recaudan fondos y los destinan a apoyar a un candidato político – los que han sabido capitalizar al máximo el poder de los memes.

Los acaudalados donantes políticos de los EEUU que disponen de cientos de millones de dólares para ser destinados a financiar las campañas políticas de los candidatos que esperan puedan eventualmente ayudar a llevar adelante su agenda económica, aparentemente hoy día apuestan más por la viralidad en Internet que por spots en medios tradicionales como periódicos, radio y televisión.

Barack: “¿Por qué todos los relojes están dos horas atrasados, Joe? ” Joe: “Sería una lástima que Donald Trump llegara tarde a su ceremonia de asunción”
Barack: “¿Por qué todos los relojes están dos horas atrasados, Joe? ” Joe: “Sería una lástima que Donald Trump llegara tarde a su ceremonia de asunción”

Organizaciones con marcada afiliación partidaria, tanto republicana como demócrata, se estarían especializando – según el periódico con base en la ciudad de Nueva York – en crear mensajes pegadizos que sean rápida y masivamente "compartibles" en plataformas sociales, algo que podría haber ayudado – en parte – a darle el triunfo electoral al hoy presidente Trump, gracias al astuto uso que hizo su campaña de las redes.

Con distintos tonos y niveles de llegada, la publicación cita entre otros ejemplos a grupos como Occupy Democrats (haciendo alusión al movimiento que llamaba a ocupar Wall Street tras la debacle financiera de 2008), Stand Up America (Levántate América) y The Other 98% (el otro 98 por ciento, expresión que busca reflejar al ciudadano norteamericano común) y todos de alguna manera u otra comparten características básicas en común; como el uso de videos cortos, imágenes con leyendas y links a noticias de dudosa procedencia.

Sean Eldridge, fundador y director de Stand Up America y esposo del cofundador de Facebook Chris Hughes, abrió la página en la popular red social luego de la derrota de Hillary Clinton (a quien apoyaba de manera pública) y decidió comenzar a compartir posts para expresar su descontento y a la vez llevar a sus seguidores noticias que otros medios no compartían sobre el presidente Trump.

“Intenta hacerse la inocente pero contrata a un profesional para borrar su disco duro”
“Intenta hacerse la inocente pero contrata a un profesional para borrar su disco duro”

"Existía mucha ira en los sectores de izquierda y muchas personas alineadas con el progresismo buscaban hacer algo", comentó en entrevista con The New York Times. "Particularmente en redes sociales, los medios de política tradicionales tardaron bastante en responder", dijo.

Su página hoy cuenta con 11 millones de seguidores y es sólo uno de los tanto ejemplos de espacios dedicados para que la gente de ambos extremos pueda descargar y canalizar sus pensamientos, en muchos casos por medio de los simpáticos memes.

El fenómeno de páginas como Stand Up America ha sido alimentado por la desconfianza generalizada en medios tradicionales tras el inesperado resultado electoral que puso al candidato republicano en la Casa Blanca.

“Donald Trump, el Muro” haciendo alusión al emblemático álbum de Pink Floyd
“Donald Trump, el Muro” haciendo alusión al emblemático álbum de Pink Floyd

A diferencia de lo que ocurrió durante la campaña que enfrento al ex presidente Barack Obama contra el ex gobernador de Massachusetts Mitt Romney en 2012, hoy día los donantes más influyentes deciden apostar por las redes sociales, y particularmente en Facebook, para llegar a nichos de votantes indecisos definidos por los algoritmos más elaborados.

Consultado por el New York Times, el ex director de comunicaciones de la campaña Clinton en 2016 Jess McInstosh aseguró que "todos entienden hoy que lo que se comparte en línea tiene gran importancia", haciendo referencia entre otras cosas a los contenidos impulsados por las páginas de Facebook y sus memes.

“Acéptalo”
“Acéptalo”

Más allá de que la apuesta por las páginas (aparentemente sin fines de lucro) que suelen servir de plataforma para mensajes políticos no pueden aseguran una victoria electoral, los resultados de la última contienda por la presidencia de los EEUU harían suponer que cuando menos, ayudan de forma considerable. Prueba de ellos es que hoy los demócratas están dispuestos a dar pelea en el nuevo campo de batalla de los memes, tal como lo hicieron de forma precursora los republicanos.

LEA MÁS: