El joven pasó unos días en su casa y, como cuando era adolescente, dejó todo regado. La madre le envió a la universidad una caja con sus desechos