Wyatt Brazelton, de tres años, quedó tan maravillado con las atracciones de Disneylandia, que su padre, Scott, decidió actuar. Esto es lo hizo