En esta comunidad de Florida, no se paga por la electricidad

Hunters Point es la primera urbanización en el mundo en obtener la certificación LEED Zero Energy, lo que indica que sus 86 viviendas producen más energía solar de la que consumen

Compartir
Compartir articulo
Una innovadora urbanización cerca de Tampa elimina las facturas de luz al ser completamente energéticamente autosuficiente. (Europa Press)

En esta urbanización de Florida, nadie paga la factura de la luz.

No es por las subvenciones, sino por diseño: Todas las 86 viviendas construidas o previstas en Hunters Point, una urbanización a una hora al sur de Tampa, cuentan con 14 paneles solares y una batería doméstica de 12 kilovatios por hora en el armario de servicios.

Una tarde cualquiera, los paneles solares de la casa de tres plantas de William y Sueann Fulford producen el doble de energía de la que consumen. Utilizan parte de la electricidad extra para cargar la batería, que alimenta su casa durante la noche, y venden el resto a la red eléctrica. En su anterior casa de Virginia Beach, la pareja llegó a pagar facturas de electricidad de hasta 600 dólares al mes.

“Aún no hemos recibido ninguna factura”, dice William, un contratista jubilado de 76 años que pasó décadas construyendo casas a medida antes de mudarse a Florida. “Si vuelvo a construir otra casa, tendrá energía solar. Supone una gran diferencia”.

Hunters Point es la primera urbanización del mundo que ha obtenido la certificación LEED Zero Energy, según el Consejo de Construcción Ecológica de Estados Unidos, lo que significa que toda la comunidad produce más electricidad de la que consume. Este estilo de construcción ofrece un modelo de edificio sostenible en una época de cambio climático, según Avery McEvoy, que investiga la electricidad sin carbono en el Rocky Mountain Institute, un grupo de reflexión sobre energía limpia.

La comunidad de Hunters Point establece un precedente ambiental con una producción energética que supera su consumo. (Imagen ilustrativa Infobae)

“Cuando uno construye una casa o una comunidad, está invirtiendo en su propia generación, pero también en las generaciones futuras”, afirmó. “Cuanto más planifiquemos de forma integrada y sostenible para el futuro, más resistentes serán nuestras comunidades”.

Además de reducir las emisiones de carbono que calientan el planeta, los paneles solares y las baterías de las viviendas de Hunters Point reducen las probabilidades de que se queden sin electricidad en caso de tormenta. Cuando el huracán Ian azotó el suroeste de Florida en 2022 y dejó a millones de personas sin electricidad -incluidos los propietarios de viviendas situadas frente a Hunters Point-, las luces de los Fulford permanecieron encendidas.

“Me siento muy seguro aquí”, dice William. “Aquí ya pasamos por un huracán... y este barrio no se quedó sin luz, así que no nos afectó”.

Resiliencia desde el diseño

La resistencia es importante para este barrio costero porque Hunters Point está situado en una península baja, bordeada por canales, que se adentra en la bahía de Sarasota. Está protegido del Golfo de México, propenso a las tormentas, por una estrecha isla barrera de menos de 305 metros de ancho en su punto más cercano.

Sistemas de energía solar probados durante tormentas posicionan a Hunters Point como referencia en resiliencia y sostenibilidad. (Imagen ilustrativa Infobae)

Pearl Homes, el promotor de Florida que está detrás del proyecto, elevó las calles de Hunters Point un metro y medio por encima del nivel del suelo existente y creó un parque central bajo que permite que el agua drene fuera de la carretera después de las inundaciones. Cada una de las casas está construida sobre un garaje en el primer piso, de modo que todas las habitaciones están al menos a cinco metros sobre el nivel del mar. Los muros están diseñados para resistir vientos de 241 kilómetros por hora.

Pero Marshall Gobuty, fundador de Pearl Homes, dice que un panel solar y una batería son tan importantes como las carreteras elevadas y los muros fuertes para garantizar que la gente pueda volver a sus casas después de un gran huracán. “Si puedes llegar a la casa, fantástico. Si tu casa sigue en pie, aún mejor”, afirma. “Pero si no tienes electricidad, no puedes quedarte en tu casa”.

Convertirse en una central eléctrica virtual

Además de mantener sus propias luces encendidas durante los huracanes, comunidades como Hunters Point también pueden hacer que la red eléctrica sea más resistente para sus vecinos.

Las compañías eléctricas pueden pagar a los propietarios para que utilicen parte de la capacidad de sus baterías domésticas para equilibrar la red. Cuando hay mucha energía en la red y la demanda eléctrica es baja, la compañía eléctrica carga las baterías de los propietarios participantes. Luego, cuando la demanda de electricidad alcanza su punto máximo, la empresa puede extraer energía de las baterías y devolverla a la red para satisfacer la demanda.

Los habitantes de Hunters Point pueden contribuir a la red eléctrica, facilitando así el uso eficiente de energía en la localidad. (REUTERS/Louisa Off)

Este concepto se denomina central eléctrica virtual y existen más de 500 proyectos de este tipo en Estados Unidos y Canadá, según un informe de febrero de 2023 de la consultora de energía y recursos Wood Mackenzie. Las centrales eléctricas virtuales pueden ayudar a las empresas eléctricas a satisfacer los picos de demanda sin necesidad de recurrir a centrales térmicas alimentadas con combustibles fósiles.

“Con una central eléctrica virtual, se ayuda a la comunidad y a la red local”, afirma McEvoy. “Es otro tipo de capacidad de recuperación. Puedes prestar estos servicios a tu sistema local, cobrar por ello y mantener la red en línea”. “Para cuando acabemos nuestra última casa en 2025, el objetivo es ser una central eléctrica virtual”, afirma Gobuty.

Un portavoz de Florida Power and Light se negó a decir si la empresa de servicios públicos está en conversaciones con Hunters Point sobre la idea, pero dijo que se enfrentaría a obstáculos de la Comisión de Servicios Públicos de Florida, que regula las grandes empresas de servicios públicos en el estado.

Preguntada al respecto, Cindy Muir, que dirige la Oficina de Asistencia al Consumidor y Divulgación de la comisión, dijo en un correo electrónico: “No estamos familiarizados con el término ‘central eléctrica virtual’; y por lo tanto, no tenemos normas que definan ese término.”

El diseño resistente de Hunters Point es clave en la península baja de Florida, ofreciendo protección contra tormentas. (Getty Images)

Llegar a LEED Zero

Antes de que Pearl Homes iniciara la construcción de Hunters Point en junio de 2022, construyó una de las primeras viviendas LEED Zero Energy del mundo, dentro de un almacén situado a 18 kilómetros de distancia, en Palmetto, Florida.

La casa de dos plantas -el modelo de las casas que ahora están a la venta en Hunters Point por entre 1,35 y 1,8 millones de dólares- estaba equipada con un sistema de aire acondicionado, electrodomésticos, dos televisores, una batería doméstica y un conjunto de paneles solares (instalados en el tejado del almacén, donde podían captar el sol). Durante 18 meses, Pearl Homes utilizó los electrodomésticos tanto como un propietario normal y recopiló datos sobre cuánta electricidad consumía y cuánta producían sus paneles solares.

“Había una persona cuyo trabajo a tiempo completo consistía en hacer funcionar los aparatos”, explica Gobuty. “Hacíamos funcionar la ducha. Encendíamos la cocina todos los días. Incluso teníamos una bicicleta Peloton”.

En los 18 meses transcurridos desde que los promotores demostraron que la casa modelo producía más energía de la que consumía, descubrieron que los 22 propietarios que se han mudado hasta ahora consumen en realidad un 25% menos de energía de lo previsto, y sus paneles solares producen un 35% más de energía de lo previsto.

Las casas en Pearl Homes están equipadas con electrodomésticos eficientes, 15 centímetros de espuma aislante en las paredes y ventanas de doble cristal. (Archivo)

Para que las casas funcionaran tan bien, Pearl Homes las equipó con electrodomésticos eficientes, 15 centímetros de espuma aislante en las paredes y ventanas de doble cristal. El promotor gastó 88.000 dólares en paneles solares y mejoras de eficiencia para cada casa. Los propietarios pueden reclamar el 35% de los créditos fiscales federales (unos 30.000 dólares) al presentar la declaración de la renta el primer año tras la mudanza.

Gobuty espera que un constructor nacional copie el diseño de su empresa, que podría transformar la forma de vida de los estadounidenses en todo el país. “Hay alguien ahí fuera que va a hacer esto”, dijo.

(c) 2024, The Washington Post