Queratosis pilaris: cuál es la causa y cómo combatir los molestos granitos en brazos y piernas

Si bien se la confunde con el acné, se trata de una patología causada por la acumulación de una proteína de la piel llamada queratina. Consejos para mejorar su apariencia

Guardar

Nuevo

"El problema es sobre todo estético, aunque el proceso puede causar prurito o, raras veces, pústulas foliculares", sostuvo una especialista (Getty)
"El problema es sobre todo estético, aunque el proceso puede causar prurito o, raras veces, pústulas foliculares", sostuvo una especialista (Getty)

Tiene apariencia de “piel de gallina”, pero no lo es. Suele confundirse con algún tipo de acné, pero tampoco.

La queratosis pilaris es una afección cutánea bastante común en la cual una proteína de la piel, llamada queratina, forma tapones duros dentro de los folículos pilosos. La queratina obstruye la apertura de los folículos pilosos, lo que provoca manchas irregulares y ásperas, con apariencia de “granitos”. Normalmente suelen aparecer en la parte superior de los brazos, los muslos, las mejillas o los glúteos, y por lo general, las protuberancias no causan dolor ni picazón. Y tiende a desaparecer alrededor de los 30 años.

Se la visualiza como “piel en rallador”, con sequedad extrema, xerosis cutánea e ictiosis vulgar (escamas oscuras). Y los especialistas recomiendan “tener mucho cuidado con los baños calientes, prolongados y jabones comunes”, así como “evitar el afeitado, la depilación con cera y preferir la depilación láser en manos médicas”.

“Es un trastorno frecuente, del que se desconoce su causa, aunque suele ser una alteración con herencia autosómica dominante. También puede suceder en asociación con enfermedades de la piel, como la dermatitis atópica”. La médica cirujana estética Johanna Furlan (MN 122.975) comenzó a explicar que “el cuadro se caracteriza por la aparición de múltiples pápulas foliculares pequeñas, puntiagudas y queratósicas principalmente en las caras laterales de los antebrazos, los muslos y los glúteos. También se pueden producir lesiones en la cara, sobre todo en los niños”.

Y tras resaltar que “las lesiones son más prominentes en climas fríos y algunas veces mejoran durante el verano”, la especialista señaló que “el problema es sobre todo estético, aunque el proceso puede causar prurito o, raras veces, pústulas foliculares”.

Se la considera una variante de la piel normal, y si bien no se puede curar ni prevenir, se puede tratar con humectantes y cremas con receta médica para ayudar a mejorar la apariencia de la piel.

Síntomas y características principales

Se la visualiza como "piel en rallador", con sequedad extrema, xerosis cutánea e ictiosis vulgar o escamas oscuras (Getty)
Se la visualiza como "piel en rallador", con sequedad extrema, xerosis cutánea e ictiosis vulgar o escamas oscuras (Getty)

La queratosis puede manifestarse a cualquier edad, pero es más común en niños pequeños. Los signos y síntomas incluyen los siguientes:

- Bultos diminutos indoloros que suelen aparecer en la parte superior de los brazos, los muslos, las mejillas o los glúteos

- Piel seca y áspera en las zonas con bultos

- Empeoramiento cuando los cambios estacionales causan baja humedad y piel seca

- Protuberancias pequeñas similares a la “piel de gallina”, en la parte posterior de los brazos y los muslos.

- Las protuberancias se sienten como un papel de lija muy áspero.

- Las protuberancias de color piel son del tamaño de un grano de arena.

- Puede verse una leve coloración rosada alrededor de algunas protuberancias.

- Las protuberancias pueden aparecer en la cara y confundirse con acné.

El especialista generalmente puede diagnosticar esta afección observando la piel -aseguró Furlan-. Por lo regular, no se necesitan exámenes”.

La especialista sostuvo que “es una condición de la piel que no se puede eliminar a través de tratamientos, pero sí se puede controlar hasta cierto punto en casa”. De hecho, resaltó: “La exfoliación es clave, aplicar exfoliantes corporales pueden ayudar a disgregar esa queratina y evitar la formación del bultito. En general, como es una afección muy dependiente de la sequedad de la piel, al hidratarla suele mejorar su aspecto”.

Cinco maneras de combatirla y algunos factores que pueden empeorar su aspecto

 Es importante secar la piel rápidamente tras la ducha y aplicar el hidratante justo después, con la piel húmeda (Getty)
Es importante secar la piel rápidamente tras la ducha y aplicar el hidratante justo después, con la piel húmeda (Getty)

Furlan enumeró algunas acciones sencillas de llevar a cabo que contribuyen a mejorar la queratosis:

1- Exfoliar con productos que contengan exfoliantes enzimáticos, sustancias que sean naturales y menos agresivas con la piel. Los exfoliantes mecánicos siempre hay que aplicarlos de forma muy suave porque la piel es muy sensible y se la puede dañar e inflamar.

2- Las cremas hidratantes con urea y ácido láctico también suelen ser efectivas. Así como con aceites, vaselina, lanolina que actúan muy bien en pieles muy secas.

3- Es importante secar la piel rápidamente tras la ducha y aplicar el hidratante justo después, con la piel húmeda. En el caso de una intensa queratosis pilaris con inflamación, se puede acudir a las cremas con hidrocortisona.

4- Aunque no existe cura, se puede ayudar a aliviar los síntomas con una correcta rutina de cuidado para la piel y con otras medidas, como una dieta acorde.

5- El primer paso para manejar la queratinización de la piel es a través de la higiene personal. Cuando los síntomas son suaves se pueden mejorar considerablemente con la aplicación regular de un humectante.

“Recordemos que el cuadro se produce por la sequedad extrema, por eso los factores que aumentan esta sequedad de la piel y la producción de esta queratina pueden empeorar su apariencia”, señaló la especialista, y mencionó: “La exposición al sol (al broncearse la piel suele queratinizarse y secarse más), el agua muy caliente en la ducha, ya que va a eliminar los lípidos naturales y provoca más sequedad de la piel, la ropa muy ajustada, que provoca la oclusión en los folículos, el estrés o la deshidratación suelen agravar la queratosis”.

¿Cuándo consultar a un médico? “Generalmente no es necesario un tratamiento. Pero si nos preocupa lo mejor es consultar con el médico de cabecera o con un especialista en afecciones de la piel, esto es, un dermatólogo”.

SEGUIR LEYENDO

Guardar

Nuevo

Más Noticias