¿Cómo alargar la vida de un televisor?

Los Smart TV actuales no solo necesitan cuidado físico, sino que también se deben actualizar constantemente

Compartir
Compartir articulo
El promedio de vida útil de los televisores suele estar entre los 4 a 7 años. (Imagen Ilustrativa Infobae)
El promedio de vida útil de los televisores suele estar entre los 4 a 7 años. (Imagen Ilustrativa Infobae)

El cuidado de los dispositivos en el hogar es fundamental para extender su tiempo de vida útil, ya que todo electrodoméstico y producto tecnológico tiene un tiempo de caducidad dependiendo de su categoría. Por eso seguir una serie de recomendaciones, puede ser la diferencia entre tener un televisor que dure años o que tengamos que cambiar continuamente de pantalla.

Según el tipo de pantalla, la vida útil de un TV actual puede estar entre los cuatro a los siete años. Un rango de tiempo que puede variar según el uso que le demos y los cuidados que hagamos de él, como limpiarlo, actualizarlo y la ubicación donde lo tengamos.

Así que si nuestro objetivo es que el televisor que tenemos en casa pueda durar estos años o más, a continuación hay una serie de recomendaciones que podemos seguir:

Ubicación y cuidado físico

La ubicación del televisor juega un papel crucial en su vida útil. Hay que evitar colocarlo en lugares donde esté expuesto directamente a la luz solar, ya que esto puede causar daños en la pantalla y afectar su rendimiento a largo plazo.

El promedio de vida útil de los televisores suele estar entre los 4 a 7 años. (Imagen Ilustrativa Infobae)
El promedio de vida útil de los televisores suele estar entre los 4 a 7 años. (Imagen Ilustrativa Infobae)

Además, hay que asegurarse de mantener el televisor alejado de fuentes de calor como estufas o radiadores, así como de lugares húmedos que puedan comprometer los circuitos internos del dispositivo.

Tanto las sobretensiones como los picos de energía pueden representar una amenaza para la salud del televisor. Para protegerlo de estos riesgos, se podría usar un protector de sobretensión de calidad que proteja el dispositivo durante tormentas eléctricas o de otros imprevistos.

Actualizaciones y mantenimiento

Mantener el televisor actualizado es esencial no solo para mejorar su rendimiento, sino también para garantizar su seguridad. Hay que asegurarse de instalar regularmente las actualizaciones de software proporcionadas por el fabricante, ya que estas no solo corrigen errores y optimizan el funcionamiento del dispositivo, sino que también pueden fortalecer su protección contra amenazas cibernéticas.

El promedio de vida útil de los televisores suele estar entre los 4 a 7 años. (Imagen Ilustrativa Infobae)
El promedio de vida útil de los televisores suele estar entre los 4 a 7 años. (Imagen Ilustrativa Infobae)

Por otro lado, es fundamental hacer un mantenimiento constante de la limpieza de la pantalla, porque el polvo y la suciedad pueden acumularse con el tiempo, obstruyendo la ventilación y afectando el rendimiento del televisor.

Para limpiar la pantalla de manera segura, se pueden utilizar productos específicamente diseñados para este fin y paños suaves que no dañen la superficie.

Seguridad externa

Los televisores modernos están conectados a internet y eso los expone a ciertos peligros. Por eso es importante usar una contraseña segura en la red WiFi a la que está conectado, evitar acceder a sitios web o descargar contenido de fuentes no confiables que puedan comprometer la seguridad del dispositivo.

Además, considerar desactivar las funciones de seguimiento de datos y compartir información personal solo cuando sea absolutamente necesario. Al mantener el televisor protegido en línea, se pueden prevenir posibles ciberataques y garantizar su funcionamiento sin problemas durante más tiempo.

El promedio de vida útil de los televisores suele estar entre los 4 a 7 años. (Imagen Ilustrativa Infobae)
El promedio de vida útil de los televisores suele estar entre los 4 a 7 años. (Imagen Ilustrativa Infobae)

Cuidados de uso

Aunque los televisores actuales cada vez están diseñados para resistir mejor el paso del tiempo y que la tecnología que usan sus pantallas no se desgasten, es importante seguir algunos consejos prácticos al momento de usar el dispositivo, especialmente si se tiene uno que sea OLED, que son los que están más expuestos a daños como el quemado de pantalla. Estos son algunas recomendaciones:

  • Evitar el brillo demasiado alto. Esto no solo ayudará a que nuestros ojos descansen más y se haga un menos gasto energético, sino que también ayudará a que la pantalla tenga que hacer un menor esfuerzo. La recomendación es no pasar del 60% del brillo.
  • No usar el televisor para escuchar música porque las imágenes estáticas afectan a los televisores OLED. En caso de hacerlo, usar funciones como la desactivación de la imagen y que las canciones se reproduzcan en una barra de sonido.
  • Apagar la pantalla cuando nadie está viendo. Esto también ayudará a no gastar energía innecesaria y a cuidar la pantalla, que es el principal elemento que se ve afectado en los televisores.
  • Si tenemos un televisor OLED no debemos desenchufarlo constantemente, porque normalmente cuando el dispositivo está apagado es el momento en el que hace una corrección de la degradación de los píxeles.