Ventajas y desventajas de usar emojis en las contraseñas

Los emojis tienen diferentes versiones y eso ayuda a que las claves puedan ser más seguras

Compartir
Compartir articulo
Los emojis permiten cuidar las contraseñas porque son difíciles de detectar por los ciberdelincuentes. (Google)
Los emojis permiten cuidar las contraseñas porque son difíciles de detectar por los ciberdelincuentes. (Google)
La contraseña es actualmente el primer método de protección que tienen los usuarios. Por eso se debe crear una que sea lo suficientemente segura para que no sea posible adivinarla y como forma de protección muchos consideran los emojis como una herramienta para fortalecer sus claves. Pero eso es algo que tiene riesgos y ventajas.

En un estudio realizado por la empresa ciberseguridad Kaspersky, se reveló que un 15% de los mexicanos no cambia regularmente sus contraseñas, exponiéndose así a riesgos significativos de ciberdelincuencia.

Ante esta realidad, los expertos en seguridad digital han propuesto el uso de emojis como una alternativa viable para mejorar la seguridad de nuestras contraseñas. Aunque es una alternativa que se debe tomar con precaución.

Ventajas de utilizar emojis en contraseñas

En primer lugar, el uso de emojis aumenta la complejidad de las contraseñas, haciendo que sean considerablemente más difíciles de adivinar para los ciberdelincuentes. Con una amplia variedad de emojis estándar y sus variaciones, la combinación de estos pequeños íconos puede generar una clave de acceso más robusta y segura.

Los emojis permiten cuidar las contraseñas porque son difíciles de detectar por los ciberdelincuentes. (Imagen Ilustrativa Infobae)
Los emojis permiten cuidar las contraseñas porque son difíciles de detectar por los ciberdelincuentes. (Imagen Ilustrativa Infobae)

Además, los emojis son más fáciles de memorizar que las típicas combinaciones de letras y números. Al construir contraseñas basadas en ideas significativas para el usuario y utilizar emojis que formen parte de estas ideas, se facilita la tarea de recordar la contraseña, reduciendo así la posibilidad de olvidarla.

Por último, la falta de consideración por parte de los ciberdelincuentes hacia los emojis representa una ventaja adicional. Muchas herramientas utilizadas por los hackers aún no están adaptadas para descifrar contraseñas que incluyan emojis, lo que hace que estas contraseñas sean menos susceptibles a ciertos tipos de ataques.

Riesgos de usar emojis

Sin embargo, a pesar de las ventajas mencionadas, el uso de emojis en las contraseñas no está exento de riesgos. Una de las limitaciones más importantes es la aceptación de emojis por parte de algunas plataformas. Sitios populares como Outlook o Gmail pueden no permitir el uso de emojis en las contraseñas, lo que limita su utilidad en ciertos contextos y podría dificultar el acceso a las cuentas.

Además, la introducción de emojis desde una computadora puede resultar más complicada que desde un celular, lo que podría afectar la accesibilidad y la facilidad de uso. Esto podría llevar a situaciones en las que los usuarios tengan dificultades para ingresar sus contraseñas correctamente, lo que podría resultar en el bloqueo o la pérdida de acceso a sus cuentas.

Los emojis permiten cuidar las contraseñas porque son difíciles de detectar por los ciberdelincuentes. (Imagen Ilustrativa Infobae)
Los emojis permiten cuidar las contraseñas porque son difíciles de detectar por los ciberdelincuentes. (Imagen Ilustrativa Infobae)

Consejos para usar de manera correcta los emojis en las contraseñas

A pesar de los riesgos potenciales, el uso de emojis en las contraseñas sigue siendo una opción atractiva para muchos usuarios en busca de una mayor seguridad y facilidad de uso. Para maximizar los beneficios y minimizar los riesgos, se recomienda seguir algunos consejos prácticos:

- Verificar la compatibilidad de emojis: antes de utilizar emojis en una contraseña, es importante verificar si la plataforma acepta este tipo de caracteres. Esto evitará posibles problemas de acceso a las cuentas.

- Diversificar el uso de emojis: evitar utilizar los emojis más comunes y frecuentes, ya que podrían ser más fáciles de adivinar para los atacantes. En su lugar, explorar opciones menos convencionales para aumentar la seguridad de la contraseña.

- Combinar emojis con otros caracteres: para fortalecer aún más la seguridad de las contraseñas, se recomienda combinar emojis con otros caracteres como letras, números y símbolos especiales.

- Cambiar las contraseñas regularmente: mantener una práctica de cambio periódico de contraseñas sigue siendo fundamental para proteger la seguridad de las cuentas en línea.

- Utilizar herramientas de gestión de contraseñas: considerar el uso de un administrador de contraseñas confiable que facilite la gestión y el almacenamiento seguro de contraseñas complejas, incluidas aquellas que contienen emojis.