Volkswagen, Porsche y Audi: adoptarán el estándar de carga para vehículos eléctricos de Tesla

La red Supercharger desarrollada por la compañía de Elon Musk es reconocida como superior al contar con al menos 45.000 puntos en diferentes países del mundo

Compartir
Compartir articulo
Volkswagen, Porsche y Audi adoptarán el estándar de carga NACS de Tesla.
Volkswagen, Porsche y Audi adoptarán el estándar de carga NACS de Tesla.

El Grupo Volkswagen (VW), propietario de marcas de la talla de Audi, Porsche y Scout Motors, anunció su incorporación al estándar NACS de Tesla para cargadores de vehículos eléctricos en Estados Unidos

El objetivo del poderoso conglomerado es ofrecer soluciones que permitan la adaptación de sus vehículos eléctricos a la red de Superchargers desarrollados por la compañía de Elon Musk

Según se ha informado, la compañía espera implementar dichas medidas para el año 2025, desde cuando los nuevos coches eléctricos de la compañía se fabricará con el puerto de carga de Tesla.

Esto para garantizar a sus clientes el acceso a unas 15.000 estaciones de carga rápida de 480 voltios en América del Norte.

Estándar de carga de América del Norte (NACS)

A partir de la integración del puerto de Tesla en los nuevos vehículos eléctricos de Volkswagen Group (VAG) a partir de 2025, los clientes tendrán acceso a más de 15,000 puntos de carga Supercharger.(REUTERS/Michele Tantussi/File Photo)
A partir de la integración del puerto de Tesla en los nuevos vehículos eléctricos de Volkswagen Group (VAG) a partir de 2025, los clientes tendrán acceso a más de 15,000 puntos de carga Supercharger.(REUTERS/Michele Tantussi/File Photo)

A finales de noviembre de 2022, Tesla anunció la renovación del nombre de su tecnología de carga a Estándar de carga de América del Norte (NACS) y su apertura a otros fabricantes. Ford y GM fueron de los primeros en sumarse, seguidos por el resto de la industria.

Mientras tanto, Volkswagen, bajo cuyas marcas también se encuentran los modelos de lujo de Bentley, Bugatti, Lamborghini y otras, había mantenido silencio.

Las especulaciones sobre negociaciones con Tesla surgieron luego de que Electrify America, filial de carga de VW, anunciara la incorporación de conectores Tesla a sus estaciones.

Tras esto, más miembros de la industria alemana, como BMW, Mini y Mercedes-Benz, se adhirieron a la iniciativa.

Un cambio de perspectiva

Tesla sigue ampliando su base de usuarios que pagan por el servicio de carga, y ha recibido incentivos gubernamentales para seguir expandiendo su red de cargadores. (REUTERS/Arnd Wiegmann)
Tesla sigue ampliando su base de usuarios que pagan por el servicio de carga, y ha recibido incentivos gubernamentales para seguir expandiendo su red de cargadores. (REUTERS/Arnd Wiegmann)

Hasta hace poco, la red Supercharger era exclusiva para dueños de vehículos Tesla, siendo esto un significativo valor agregado para la marca.

Esto cambió con los movimientos de apertura en Europa y luego en Estados Unidos, particularmente tras el anuncio de la Administración Biden sobre la necesidad de acceso abierto a la red para capitalizar parte del fondo de 7.500 millones de dólares para infraestructura de carga eléctrica, establecido en la Ley Bipartidista de Infraestructura.

Ahora para Tesla, el acceso a una red de carga rápida, amplia, cómoda y fiable es fundamental para la adopción de vehículos eléctricos a gran escala. Y es por ello que sigue expandiendo este servicio, incluso para aquellos coches que no fueron fabricados por la compañía.

De hecho, alardea de un promedio de fiabilidad del 99,95% en sus cargadores, frente a los problemas reportados en otras redes de carga.

La empresa indica que cuenta con aproximadamente 45.000 Superchargers a nivel mundial, con más de 12.000 en Estados Unidos.

Y con el anuncio de Volkswagen y la apertura del estándar de Tesla, ahora queda por ver cómo otras grandes compañías del sector automotriz como Stellantis, propietaria de Jeep, Chrysler, Ram, Dodge, Peugeot, y Fiat reaccionarán ante esta nueva dinámica del mercado de la carga de vehículos eléctricos.

Tesla cobra nueva tarifa de congestión para evitar cargas completas en puntos de alta demanda

La tarifa de congestión liberaría los supercargadores desarrollados por la compañía de Elon Musk. (REUTERS/Sam Mircovich//File Photo)
La tarifa de congestión liberaría los supercargadores desarrollados por la compañía de Elon Musk. (REUTERS/Sam Mircovich//File Photo)

Tesla está imponiendo una nueva tarifa de congestión en su red de estaciones Supercharger en los Estados Unidos, con el objetivo de incentivar a los usuarios a no cargar sus coches eléctricos al 100% en los puntos de carga más concurridos y durante momentos de alta demanda.

La tarifa entra en vigor después de que un vehículo alcance el 90% de su carga, cobrando $1 dólar por cada minuto adicional.

La intención la compañía de Elon Musk es evitar cargas completas para así optimizar la rotación de uso y permitir que más clientes accedan al servicio de supercarga.

Mientras que en los vehículos Tesla, los conductores podrán comprobar en tiempo real las estaciones que aplican esta nueva tarifa a través de su pantalla táctil. Y adicionalmente, se establecerá un período de gracia de cinco minutos para prevenir cobros menores en caso de retrasos breves.

El fabricante también busca promover la salud de las baterías, las cuales cargan más lentamente del 80% al 100% y cuya longevidad puede beneficiarse de no cargarlas al máximo constantemente.