Se va para la cárcel un youtuber que estrelló una avioneta intencionalmente para ganar seguidores

Se trata de Trevor Daniel Jacob, un famoso snowborder que llegó a participar en los Juegos Olímpicos de Invierno de 2014 en Sochi, Rusia

Compartir
Compartir articulo
Por estos hechos el youtuber fue sentenciado a pagar una condena en una prisión federal

Trevor Daniel Jacob, un youtuber y exatleta olímpico estadounidense de 30 años, fue condenado a seis meses de prisión federal tras confesar su culpabilidad por estrellar intencionalmente una avioneta el 24 de noviembre de 2021, con la finalidad de crear contenido para su canal.

El incidente, que no dejó ningún herido, tuvo lugar en el Bosque Nacional Los Padres, cerca de Santa María, California, fue grabado por el mismo acusado para generar más vistas y seguidores en YouTube, quien apenas un mes después de los hechos y subió un video a la plataforma bajo el título “Choqué mi avión”.

El Distrito Central de California dictaminó la sentencia después de que Jacob reconoció su culpabilidad en mayo por obstruir una investigación cuando presentó información falsa sobre el choque, alegando una falla del motor.

Jacob intentó mentirle a la justicia

A sus 30 años, Jacob admitió haber obstruido una investigación federal al presentar información falsa sobre el lugar del siniestro y una supuesta falla de motor como causa del accidente aéreo.
A sus 30 años, Jacob admitió haber obstruido una investigación federal al presentar información falsa sobre el lugar del siniestro y una supuesta falla de motor como causa del accidente aéreo.

Antes del accidente, Jacob preparó el acto filmando el suceso con varias cámaras de video colocadas en distintas partes del avión. De hecho, él mismo se grabó abandonando la nave y su descenso en paracaídas, empleando además una cámara montada en un palo para selfies.

Justo después de que la aeronave se estrelló, el generador de contenido intentó engañar a la Junta Nacional de Seguridad en el Transporte (NTSB) al proporcionarles coordenadas erradas e información incorrecta sobre la ubicación de los restos de la avioneta, los cuales retiró en un helicóptero y posteriormente desechó de manera ilegal en contenedores de basura alrededor del aeropuerto de Lompoc.

E incluso para evitar suministrar las grabaciones y los restos del avión, Jacob trató de evadir su responsabilidad al mentir asegurando que desconocía donde se había estrellado

Además, incrementó la gravedad de sus acciones al cargar el video donde documentó el incidente y su escape en paracaídas, todo como parte de un acuerdo de patrocinio para promover un producto.

De hecho, según explicaron los fiscales del caso, este fue comportamiento temerario con el propósito de generar atención mediática y beneficios financieros.

El youtuber reconoció su culpa

El YouTuber planificó eyectarse de su aeronave, grabando su acto con una cámara montada en un palo para selfies junto con otras cámaras fijas en su avión.
El YouTuber planificó eyectarse de su aeronave, grabando su acto con una cámara montada en un palo para selfies junto con otras cámaras fijas en su avión.

Desde que se conoció el video, el caso despertó sospechas entre los usuarios de YouTube, quienes notaron que Jacob llevaba puesto un paracaídas antes del accidente y no intentó dirigir la aeronave hacia un área segura.

Jacob confesó más adelante ser el responsable de la destrucción y ocultación de los restos, lo que le llevó a enfrentar cargos federales. .

A pesar de que sus abogados solicitaron libertad condicional, los fiscales insistieron en la necesidad de una sentencia de prisión para desalentar comportamientos similares.

En una carta, Jacob expresó su arrepentimiento y destacó su cooperación al asegurar que no había riesgo de daño a terceros durante la planeación del accidente.

Este caso no solo refleja las consecuencias legales de las acciones irresponsables de Jacob, sino también un llamado de atención sobre los riesgos que algunos están dispuestos a correr para ganar visibilidad y monetizar contenido en línea.