Esta es la lista de los sitios en donde no se pueden volar drones

En la Unión Europea está prohibido en aeropuertos y zonas de defensa, núcleos residenciales, parques nacionales y aglomeraciones

Compartir
Compartir articulo
Las normativas de la Agencia Europea de Seguridad Aérea prohíben volar drones en espacios críticos y exigen permisos especiales en áreas restringidas. (DJI Enterprise)
Las normativas de la Agencia Europea de Seguridad Aérea prohíben volar drones en espacios críticos y exigen permisos especiales en áreas restringidas. (DJI Enterprise)

El auge de los drones en todo el mundo ha sido notable y este fenómeno ha sido impulsado por la disponibilidad de modelos accesibles en precio, tamaño y diseño; sin embargo, operarlos con fines recreativos sin cumplir con la normativa, puede llevar a multas sustanciales debido a los riesgos que implican.

A pesar de que no existe una regulación internacional para universalizar las reglas para volar estos dispositivos, en el viejo continente se pueden encontrar las normativas de la Agencia Europea de Seguridad Aérea (EASA), las cuales especifican que está prohibido el vuelo de drones en aeropuertos, defensa, núcleos residenciales, parques nacionales y aglomeraciones urbanas, siendo necesario obtener autorizaciones especiales para sobrevolar estos espacios.

Asimismo, zonas críticas como instalaciones militares, hospitales, centrales nucleares e infraestructuras industriales fundamentales, quedan estrictamente fuera del alcance de los operadores de drones.

En contraste, se permite el uso recreativo de drones en parques alejados de las ciudades, campos y áreas designadas. Sin embargo, los operadores deben asegurarse de contar con los permisos pertinentes, los cuales varían en función del peso del dron.

Además, la utilización de drones para fines recreativos en zonas permitidas debe hacerse con responsabilidad, cumpliendo con la legislación vigente para evitar interferencias peligrosas. El uso indebido de estos artefactos no solo implica altas sanciones económicas, sino que además representa un riesgo para la seguridad aérea.

Los usuarios deben informarse adecuadamente sobre las regulaciones locales y zonas de vuelo autorizadas, con el fin de garantizar la seguridad propia y la de terceros, y evitar incumplimientos que resulten en sanciones severas.

Y aunque hay avances, la Unión Europea sigue trabajando en una regulación más detallada para el uso de drones en los 27 países del bloque, debido a los riesgos y desafíos asociados a la privacidad y seguridad.

Operaciones de drones en España

AESA recuerda riesgos y sanciones por uso indebido de drones en España. (REUTERS/Christinne Muschi/File Photo)
AESA recuerda riesgos y sanciones por uso indebido de drones en España. (REUTERS/Christinne Muschi/File Photo)

La Agencia Estatal de Seguridad Aérea (AESA) advierte sobre la importancia de cumplir con la normativa vigente al operar drones para fines recreativos en España, recordando que son considerados aeronaves y no juguetes, y que, como tales, están sujetos a leyes aeronáuticas tanto para uso profesional como recreativo.

Además, se resalta la necesidad de volar los drones siempre a la vista, no superar los 120 metros de altura y operarlos solo en zonas permitidas específicamente para estos dispositivos, como zonas de aeromodelismo o áreas despobladas.

Es por ello que las infracciones más frecuentes derivan de un manejo inadecuado de estas aeronaves y del desconocimiento de las regulaciones de vuelo.

Entre las causas comunes de denuncias se encuentra el hecho de grabar con drones sin el consentimiento de las personas que aparecen en las imágenes, lo cual viola la Ley de Protección de Datos y el derecho al honor.

Asimismo, se considera una falta grave operar un dron a menos de ocho kilómetros de un aeropuerto o en espacio aéreo restringido.

Casos de crisis en aeropuertos por culpa de un dron

El aeropuerto londinense de Gatwick mantuvo suspendidos sus vuelos después de que la pista fuese cerrada por la aparente presencia de dos drones en las cercanías de la terminal, lo que afectó a miles de pasajeros. EFE/ Facundo Arrizabalaga
El aeropuerto londinense de Gatwick mantuvo suspendidos sus vuelos después de que la pista fuese cerrada por la aparente presencia de dos drones en las cercanías de la terminal, lo que afectó a miles de pasajeros. EFE/ Facundo Arrizabalaga

Ejemplos de las consecuencias de no cumplir estas normas son los incidentes protagonizados en aeropuertos como el cierre de una pista en Singapur en junio de 2019, y el caos generado en el Aeropuerto de Gatwick en Londres en diciembre de 2018.

En febrero de 2020, el Aeropuerto Adolfo Suárez-Madrid Barajas también tuvo que modificar rutas aéreas debido a la presencia de drones. Mientras que un Boeing 737 de Air Europa tuvo que modificar su ruta Madrid-Vigo al detectarse la presencia de un dron cerca de la zona de aterrizaje.

La AESA enfatizó entonces que “Volar drones en las proximidades de un aeropuerto es una infracción grave y las sanciones que pueden alcanzar los 90.000 euros”. Para pilotos profesionales, las multas pueden escalar hasta 4,5 millones de euros, dependiendo del tipo de incumplimiento.