Qué es LoveGPT y cómo los ciberdelincuentes usan inteligencia artificial para estafas en aplicaciones de citas

Los criminales aplican el “love bombing” con esta herramienta para robar datos personales y bancarios

Compartir
Compartir articulo
Los criminales aplican el “love bombing” con esta herramienta para robar datos personales y bancarios. (National Criminal Lawyers)
Los criminales aplican el “love bombing” con esta herramienta para robar datos personales y bancarios. (National Criminal Lawyers)

Si bien la inteligencia artificial puede ser una herramienta útil para trabajar, los cibercriminales tambíen han empezado a implementarla para generar nuevas estafas online. “LoveGPT” es el nuevo método con el que estos delincuentes usan un chatbot como ChatGPT junto a ciertas aplicaciones de citas para obtener información sobre sus víctimas.

Estos engaños utilizan las capacidades generativas de la inteligencia artificial para responder mensajes de potenciales víctimas y, por medio de un perfil falso, simular una interacción con una persona real que buscará conocer más de los usuarios y eventualmente robar su dinero.

Luis Corrons, investigador de la empresa de ciberseguridad Avast, indicó que las respuestas que ofrece la inteligencia artificial a las víctimas son altamente realistas, por lo que cada persona afectada no hubiese podido reconocer que en realidad estaba hablando y manteniendo una relación con un chatbot. “Puede hablar sobre películas e incluso compartir recuerdos ficticios que conmueven”, aseguró el especialista.

Aunque ChatGPT trabaja con un prompt, indicación o descripción sobre lo que se requiere que genere, “LoveGPT” no solo reacciona a los mensajes de las víctimas de los criminales, sino que además puede generar el inicio de conversaciones de modo que estas tengan cierto nivel de realismo que le permita ser indetectable.

Los criminales aplican el “love bombing” con esta herramienta para robar datos personales y bancarios. (Unsplash)
Los criminales aplican el “love bombing” con esta herramienta para robar datos personales y bancarios. (Unsplash)

Para no caer en este tipo de engaños, la empresa de ciberseguridad indica que los usuarios deben investigar un poco más a la persona con la que están conversando por medio de preguntas más detallistas sobre su vida o pasado.

Por otro lado, también es adecuado observar minuciosamente los perfiles con los que se hace “match” en alguna de estas plataformas de citas pues aquellos que son falsos suelen usar fotos falsas, generadas por inteligencia artificial o directamente sacadas de otros perfiles reales en internet.

Por otro lado, también es adecuado observar minuciosamente los perfiles con los que se hace “match” en alguna de estas plataformas de citas pues aquellos que son falsos suelen usar fotos falsas, generadas por inteligencia artificial o directamente sacadas de otros perfiles reales en internet.

Es por esto que es importante realizar una búsqueda de imágenes en Google si es que se genera alguna duda sobre la veracidad de la cuenta con la que se está entablando una conversación. Los perfiles que intentan generar una cercanía emocional muy rápido y que se presentan como “muy perfectos” pueden ser potencialmente falsos.

Los criminales aplican el “love bombing” con esta herramienta para robar datos personales y bancarios. (Freepik)
Los criminales aplican el “love bombing” con esta herramienta para robar datos personales y bancarios. (Freepik)

Esta estrategia recibe el nombre de “love bombing” que consiste en expresar rápidamente su cariño o interés amoroso a la víctima para presionarla a realizar “favores” o a tener conversaciones relacionadas con “apoyo económico” u “oportunidades de inversión” que usualmente involucran plataformas digitales fraudulentas o de baja credibilidad para robar dinero de sus víctimas.

Los casos de “Love bombing” tienen en común, además de la suplantación de la identidad de una persona, la intención de abandonar el contacto por medio de las plataformas de citas y pasar a otros espacios virtuales menos controlados como WhatsApp o Telegram.

El motivo principal es que muchas de estas aplicaciones, como en el caso de Tinder, Bumble, entre otras, suelen tener una serie de recordatorios de seguridad en los que se indica a los usuarios que es preferible no compartir información personal o bancaria dentro de estos chats.

Además, las conversaciones suelen tener incorporada la capacidad de detectar palabras o comportamientos potencialmente dudosos o que puedan ser considerados como originados con una intención de engañar o estafar a los usuarios.

En caso de que se utilicen aplicaciones de citas, los usuarios deberían considerar solo fijarse en perfiles que se encuentren verificados por el sistema de estas plataformas, de forma que estarán más seguros de que la persona es real.