San Pedro, el partido bonaerense paralizado por las amenazas de bomba: en dos días, fueron más de 25 e incluyeron escuelas, la municipalidad y bancos

Se trata del segundo día consecutivo que diferentes establecimientos reciben mensajes intimidatorios. La Justicia busca a los responsables

Compartir
Compartir articulo
La Brigada Antiexplosivos trabajó durante el lunes y el martes en las zonas afectadas
La Brigada Antiexplosivos trabajó durante el lunes y el martes en las zonas afectadas

El partido de San Pedro se encuentra paralizado por segundo día consecutivo. Este martes las autoridades decidieron suspender hasta mañana tanto las actividades en diferentes edificios estatales, como así también las clases. El motivo: una seguidilla de amenazas de bomba que no paran de llegar a varios establecimientos como escuelas, parroquias y bancos.

La situación -por ahora incontrolable- se desencadenó en las primeras horas del lunes, cuando un colegio de la ciudad que encabeza el partido recibió un mail proveniente de un extraño correo electrónico. El nombre del remitente era una combinación entre el reconocido grupo de hackers “Anonymous” y el de terrorismo, Al Qaeda.

El mensaje fue enviado al centro de estudiantes de la escuela secundaria 4 y, en el texto, se dirigían a los directivos del establecimiento, a quienes les advertían sobre la presencia de un explosivo en las inmediaciones. Asimismo, aseguraban que tenían otras bombas por activar en otras dos instituciones educativas.

En consecuencia, se dio aviso a las autoridades locales, al tiempo que se determinó la suspensión de las actividades en los domicilios afectados. Personal de la División de Explosivos de Bomberos de la Policía de la provincia de Buenos Aires se movilizó desde San Nicolás a San Pedro a fin de dar respuesta a las amenazas tras las primeras denuncias.

Uno de los mensajes que llegó a una escuela
Uno de los mensajes que llegó a una escuela

Sin embargo, mientras los agentes se encontraban realizando las tareas de rigor para confirmar o descartar la veracidad de las intimidaciones, otras similares comenzaron a llegar a las casillas de mails de diversos edificios de la ciudad.

Los mensajes llegaron a la Municipalidad de San Pedro, la parroquia Nuestra Señora del Socorro, el colegio privado que lleva el mismo nombre y las escuelas de las localidades de Santa Lucía, Doyle, Río Tala y Gobernador Castro. Y en todos los casos las advertencias indicaban que había artefactos explosivos colocados en sus inmediaciones. Para cada uno se requirió la revisión de los peritos especializados.

Tras más de ocho horas de trabajo, la Brigada Antiexplosivos confirmó que las amenazas habían sido falsas. Sin embargo, la jornada de intimidaciones y advertencias no terminó el lunes: este martes, los mismos hechos volvieron a replicarse en otras instituciones.

Esta vez afectó nuevamente a escuelas y también a bancos. Mails similares a los del día anterior llegaron a la Escuela Normal, el Colegio Nuestra Señora del Socorro, San Francisco de Asís, Técnica, Jardín 901, Escuela Especial 502, las Primarias 27, 6 y 3, Secundaria 5 de Mataderos, 13 de Barrio Banfield, y otras de otras localidades. De acuerdo a lo indicado por medios locales, los episodios provocaron la suspensión de clases.

Los agentes realizaron trabajos durante ocho horas este lunes y confirmaron que todas las amenazas eran falsas
Los agentes realizaron trabajos durante ocho horas este lunes y confirmaron que todas las amenazas eran falsas

La amenaza también alcanzó a los bancos Provincia, Santander y Francés, y la Biblioteca Popular Rafael Obligado. Esta última recibió el texto en horas de la mañana, cuando habitualmente está cerrada. Sin embargo, en línea con las medidas de precaución tomadas el día anterior, se decidió que ninguno de los edificios abra.

En total, entre los hechos registrados el lunes y los de este martes, más de 25 instituciones educativas se vieron afectadas por las amenazas. Tanto los cursos que concurren en los turnos mañana y tarde en las localidades de San Pedro, Río Tala, Pueblo Doyle y Santa Lucía tuvieron sus clases suspendidas.

Las autoridades continúan los trabajos en los lugares señalados, aunque por el momento se decidió que hasta la mañana del miércoles no vuelva a abrir ninguno de los edificios que se encuentra bajo amenaza.

Con respecto a lo sucedido, medios locales aseguran que la Justicia sigue investigando el origen de los e-mails. Este tipo de amenazas de bomba implican el delito de intimidación pública, que está penado con hasta seis años de prisión.