Mataron a una jubilada en Quilmes: el papá del asesino lo entregó a la policía

Teresa Pepe tenía 72 años. El acusado, su vecino de al lado, fue delatado por su familia luego de que lo vieran saltar la medianera con objetos que le pertenecían a la víctima

Compartir
Compartir articulo
El joven detenido
El joven detenido

Este lunes por la noche, Teresa Pepe, una jubilada de 72 años perdió la vida tras ser asesinada de cuatro puñaladas en el cuello en su casa de Quilmes Oeste.

El principal sospechoso fue detenido ayer, poco después del hecho: se trata de Yonatan Molina, vecino de al lado de Teresa, un joven con antecedentes penales. Su propio padre lo entregó a la Policía Bonaerense y quedó detenido en el acto. Se cree que entró a la casa de la víctima para robarle y luego matarla. El caso es investigado por la fiscal Ximena Santoro, de la UFI N°7 de Quilmes.

El hecho ocurrió en la casa de Teresa, en Intendente Olivieri al 3.600 y fue descubierto por uno de los tres hijos de la víctima, que al no recibir respuesta telefónica de la mujer a lo largo de todo el día, se alerto y dirigió hacia su casa. Allí, encontró el cuerpo con aparentes signos de tortura en el piso de la cocina.

Sin embargo, la testigo más importante del hecho fue la tía del presunto asesino, que informó haberlo visto alrededor de las 16:30 saltando la medianera del domicilio de Pepe. Molina, según el relato, llevaba dos televisores LED y una bolsa con carne que escondió debajo de una escalera.

Al llegar, la Policía Bonaerense notó que la cocina, el dormitorio y el living estaban revueltos, con varias manchas de sangre. La encontró muerta, boca arriba y tapada con prendas de vestir, cajones, cables y papeles. Según indicaron fuentes judiciales a Infobae, el asesino la apuñaló al menos cuatro veces en el cuello. El resultado final de la autopsia todavía se desconoce.

La detención

Molina, revelaron fuentes del caso a este medio, tiene antecedentes penales. Su padre, al conocer el hecho y escuchar el testimonio de la tía del sospechoso, decidió colaborar con la Policía Bonaerense y entregó al joven.

Así, sabiendo que Yonatan merodeaba el barrio Villa Itatí, la Policía, por orden de la fiscal interviniente Ximena Santoro, realizó una recorrida y con la ayuda del padre del sospechoso, lo encontraron y lo trasladaron a una comisaría.

El padre no fue el único testigo de valor en la causa: la decisión de buscar y detener a Molina, fue tomada a partir del testimonio de la tía, quien brindó información clave para su posterior detención. Además, una vez que dieron con el presunto victimario, los investigadores encontraron restos de sangre en sus zapatillas.

Hoy, Molina enfrenta una acusación por el delito de homicidio criminis causa. Se espera que la fiscal Santoro lo indague en las próximas horas.