Video: salvaje pelea con palos y sillas en una heladería de Palermo

Ocurrió en un local ubicado en la esquina de Armenia y Soler: fue protagonizada por un empleado del local y un grupo de vendedores ambulantes ebrios. La explicación del empleado

Compartir
Compartir articulo
Así fue la pelea entre el empleado de una heladería y un vendedor ambulante en Palermo

Una violenta pelea tuvo lugar en una heladería del barrio porteño de Palermo, donde el encargado del local y dos vendedores ambulantes se atacaron a palazos y sillazos, en medio de una discusión. El enfrentamiento quedó registrado por una cámara de seguridad.

El hecho ocurrió el lunes pasado en la heladería Donaldo, ubicada en Armenia y Soler, poco después de las 23 horas. Según explicó Adrián, el empleado del local, el conflicto se originó después de que los supuestos vendedores ambulantes derramaron cerveza sobre el piso y las mesas que el establecimiento tiene ubicadas en la entrada. Desde la heladería, además, tienen dudas de que los hombres se dedicaran a la venta callejera.

“Los dos muchachos no eran vendedores sino que venían de robar en supermercados”, acusó el apoderado en diálogo con Telefé Noticias. “Tenían botellas de cerveza y de champagne, y caminaban con una pizza en la mano, que seguro habían mangueado del local de al lado. Cuando nos encontramos con ellos, pudimos darnos cuenta de que ya estaban borrachos, drogados y con actitud violenta”, remarcó.

Adrián contó que un determinado momento, uno de los vendedores comenzó a desparramar el alcohol sobre las mesas y a partir de ahí la situación escaló en violencia.

“Se sentaron en la mesa de afuera, uno agarró una lata de cerveza y procedió a desparramar por el piso, por las mesas. Yo salí a decirles que no podían hacer eso, que por favor se levantaran. En un principio me hablaron bien y después se violentaron. Entré al local y me siguió uno de ellos. Comenzó a insultarme, a gritarme. Tenía mucho resentimiento. Me tiró un frasco de alcohol que estaba sobre la barra y yo me defendí”, relató.

Las imágenes del video hablan por sí solas. En el momento de mayor tensión, luego de ser agredido por uno de los hombres que estaba cerca del mostrador, Adrián tomó un palo y lo golpeó. El impacto lo hizo tambalear y caer al piso. En ese momento, el cómplice que esperaba afuera, entró y le arrojó un palo al encargado y a su compañero. Luego, huyeron.

El par de empleados salieron con más palos en la mano para tratar de ahuyentar completamente a los vendedores hasta que finalmente lo lograron. Después, llamaron a la Policía de la Ciudad. Según dijo, los oficiales tardaron unos 20 minutos en llegar a la heladería. Fuentes policiales consultadas por Infobae indicaron que no hay registro del episodio.

“Lo sacamos de adentro del local y uno de ellos empezó a patear el vidrio hasta que lo rompió”, indicó el encargado y admitió haber entrado en “shock” tras la situación. “Nadie se mete, todos ven el espectáculo. Sólo hay críticas y comentarios”, lamentó.

“Todos los días pasa esto. La Policía no los mete presos. Y no se los lleva porque tiene que iniciar una causa, llamar a un juzgado, fiscalía, toda burocracia para que a los dos días estén afuera. Insisto en que esto pasa todos los días. Nos roban sillas y plantas. Nos han robado el herraje de la puerta a las cuatro de la mañana”, se quejó.

Un episodio similar en Rosario

La semana pasada, un ladrón intentó robar una heladería en Rosario y una empleada lo enfrentó a golpes. Como en Palermo, la secuencia también quedó registrada por una cámara de seguridad. Ocurrió en una sucursal de la cadena Grido sobre el boulevard Rondeau.

Allí, un delincuente identificado como Joel Emanuel Cerda -de 33 años, ex empleado de varias empresas, registrado años atrás en los rubros de instalación eléctrica de la AFIP- ingresó al lugar para robar la caja. Nervioso, frente a una familia que tomaba helado, aguardó su turno para encarar a la cajera mientras una mujer hacía su pedido.

Tras cansarse de esperar, tomó su supuesta arma y se la exhibió a las empleadas que atendían la heladería. La cajera abrió la caja ante la amenaza, que fue vista por Victoria I., de 20 años, que abría los freezers en ese momento para armar un pedido.

Indignada, Victoria persiguió a Cerda y logró alcanzarlo. En la puerta del local, lo golpeó repetidas veces, mientras los clientes huían. Mientras tanto, la cajera tomaba su teléfono para llamar al 911.

Así fue el robo en la heladería Grido de Rosario

Victoria I. logró empujar al delincuente de vuelta al local, arrojándolo al piso. “Pará”, pedía el ladrón, humillado. La cajera, para ese entonces, ya había bajado las persianas del local. El ladrón pedía que lo dejen escapar e intentó convencer a la cajera de que lo suelte.

Poco después, a las 21:19, llegó la Policía de Santa Fe para arrestarlo, con un patrullero de la Comisaría 10°. Encontraron su moto en la vereda, de 110 cc, con la que había llegado y planeaba huir. Así, terminó detenido y fue trasladado a una celda. Le incautaron su arma, que resultó ser una réplica de plástico envuelta con cinta para disimular, con marcas similares a la mordeduras, seguramente el juguete de un chico.