Rosario: murió el amigo del joven al que policías le plantaron armas para incriminarlo en atentados contra el Gobierno

Se trata de Leonel Tripi, cuyos hermanos fueron condenados por venta de droga. Ayer había recibido tres disparos

Compartir
Compartir articulo
Video: las detenciones de los sospechosos del ataque a Tripi

Leonel Tripi, baleado ayer martes en Rosario, falleció a las 0:05 horas de hoy miércoles en la unidad de terapia intensiva del Hospital Clemente Álvarez de la ciudad santafesina, donde estaba internado en un estado sumamente crítico. Se encontraba en un coma farmacológico tras atravesar una operación.

Tripi fue atacado ayer por sicarios a bordo de una moto en la esquina de Cerrito y Teniente Agneta. Recibió tres disparos, dos en el abdomen, uno en la pierna izquierda. Aunque nunca fue condenado por la Justicia federal, Tripi es parte de una familia conocida en el hampa: sus hermanos fueron condenados por venta de droga.

También, el joven tenía un vínculo muy llamativo, otro que suma alarmas a su muerte y al atentado que le quitó la vida: era muy cercano a Alexis Michel Chávez Mansilla, que el 31 de enero fue blanco de un operativo ilegal cuando cinco policías del Comando Radioeléctrico supuestamente le plantaron en su Toyota Hilux tres armas usadas en atentados contra el Gobierno provincial

Por el ataque que finalmente le costó la vida a Tripi, la Policía aprehendió rápidamente a cuatro personas, una mujer y tres varones, que habían sido sindicados por testigos como los posibles responsables del hecho. Dos de los acusados son menores de edad.

Iván Gabriel Tripi y Gabriel Hernán Tripi, hermanos de Leonel, son los cabecillas del clan familiar. Ya fueron condenados por venta de estupefacientes en la zona de Cerrito y Pedro Lino Funes, cerca de donde se encuentra la sede de la Tropa de Operaciones Especiales.

Los detenidos por el ataque a Tripi tras el arresto
Los detenidos por el ataque a Tripi tras el arresto

Alexis Chaves Mansilla fue aprehendido junto a su camioneta Hilux mientras estaba con integrantes del clan Tripi, entre otras personas. Según relató este martes a Radio 2 su abogada defensora, Elma Zapata, los agentes del Comando le requisaron dos veces la camioneta en presencia de testigos y no le encontraron nada.

Luego, le hicieron manejar hasta 27 de Febrero y Teniente Agneta, trayecto en el que lo escoltaron con dos móviles, con la supuesta excusa de que debían hacerle en ese lugar un control de alcoholemia. Sin embargo, nada de eso sucedió. Al joven lo esposaron y le plantaron, según investiga el fiscal Franco Carbone, una bandolera con tres pistolas –calibre .40, 9 milímetros y .380– que habían sido usadas en atentados ocurridos entre diciembre y enero pasado.

Las armas, de acuerdo a los datos brindados por Carbone en una conferencia de prensa, se usaron para balear el Hospital de Emergencias Clemente Álvarez, una sucursal del banco Macro, la sede de la Tropa de Operaciones Especiales, una estación de servicio y la Comisaría 19° de la zona oeste. En al menos dos hechos los gatilleros dejaron también un cartel en el que firmaban los atentados como “Los Tripi”.

Sin embargo, varios investigadores creen que en realidad una organización rival quiso incriminarlos con un ataque de falsa bandera.

Las pistolas que supuestamente le plantaron a Mansilla
Las pistolas que supuestamente le plantaron a Mansilla

Chavez Mansilla fue imputado el 7 de febrero, pero el fiscal pidió su libertad el 14 de febrero pasado. Después, ordenó la detención, que se concretó el domingo pasado, de cinco policías, cuatro de ellos del Tercio Bravo del Comando Radioeléctrico, y un quinto que presta funciones en la Oficina de Gestión Judicial.

Los cinco agentes serán llevados a audiencia imputativa este miércoles a las 10 en el Centro de Justicia Penal, salvo que alguno de ellos preste declaración que sirva para la causa y quede desligado de dicha audiencia.

Mientras tanto, el fiscal Carbone, que investiga a los policías, también encabezó hoy miércoles una serie de allanamientos que llevó adelante la Tropa de Operaciones Especiales y la División de Inteligencia de la Policía de Investigaciones contra una supuesta organización que disputa territorio en el distrito oeste con el clan Tripi.

En paralelo, ante la posibilidad de un posible “vuelto”, la Policía de Rosario llevó a cabo un operativo saturación en el complejo Fonavi Parque Oeste de Cerrito y Pedro Lino Funes. El Grupo Táctico Multipropósito secuestró una pistola calibre 9 milímetros y otra calibre .45 ocultas junto a una bomba de agua.