Amenaza y balacera en un comedor de la Universidad Nacional de Rosario: “No se salva nadie”

El ataque ocurrió de madrugada y los gatilleros dejaron pegado el texto intimidatorio en la persiana metálica del local

Compartir
Compartir articulo
La balacera ocurrió en el comedor ubicado en la intersección de Riobamba y Berutti
La balacera ocurrió en el comedor ubicado en la intersección de Riobamba y Berutti

Uno de los comedores de la Universidad Nacional de Rosario, que está ubicado en el barrio República de la Sexta, en la zona Sur de la ciudad; fue atacado a tiros en la madrugada de este domingo por gatilleros que dejaron una nota pegada con cinta a la persiana metálica del local, que decía: “Desde el lunes todo el barrio va a comer acá, cueste lo que cueste, si no, se pudre todo, no se salva nadie”.

El caso es investigado por la unidad fiscal de Balaceras del Ministerio Público de la Acusación (MPA).

La balacera ocurrió en el comedor ubicado en la intersección de Riobamba y Berutti, donde funciona el predio universitario conocido como La Siberia. Según las tareas llevadas a cabo por peritos forenses, fueron cinco los disparos que impactaron en la fachada.

Por pedido del fiscal de turno, desde la Policía de Investigaciones se realizó el relevamiento de cámaras públicas y privadas de la zona, el secuestro de la amenaza escrita y la toma de testimonios, entre ellos, al encargado del lugar, que expresó no haber recibido mensajes intimidatorios previos. No se encontraron vainas servidas.

El rector de la Universidad Nacional de Rosario, Franco Bartolacci, este lunes por la mañana se dirigió a lugar y afirmó que la actividad no se resentirá por el hecho, ya que solicitó un refuerzo de custodia para garantizar la seguridad.

“No fue una amenaza, en todo caso es un mensaje y no lo tomamos como algo en particular hacia la universidad. Durante todo el año pasado tuvimos una unidad móvil en la puerta que decidimos enfrentar con presupuesto propio”, comentó a Canal 3 Bartolacci, al tiempo que agregó: “Con la asunción de las nuevas autoridades, empezamos a trabajar en un nuevo dispositivo con el objetivo de garantizar mejores condiciones de habitabilidad y seguridad para quienes trabajan y estudian en nuestros predios porque la violencia no gana ni amedrenta”.

Por el contenido del mensaje hallado, los investigadores policiales que trabajan en el caso tienen como hipótesis que el ataque podría haber sido cometido por personas que viven en los barrios carenciados que están cerca del predio de La Siberia.

Detenidos por balaceras y amenazas

Cinco policías fueron detenidos este domingo por haberle “plantado” tres armas a un joven que, posteriormente, fue imputado por haber provisto esas pistolas a quienes cometieron balaceras entre el 20 y el 23 de enero, donde se dejaron notas escritas intimidatorias, alusivas al gobernador Maximiliano Pullaro y a la Tropa de Operaciones Especiales.

El oscuro procedimiento tuvo lugar el 31 de enero pasado. La víctima fue imputada, pero luego el fiscal a cargo de la causa, Franco Carbone, pidió su libertad y el arresto de los cinco agentes que están sospechados de haber llevado a cabo el delito.

A Alexis Michel C. M. (28 años) lo detuvo el Comando Radioeléctrico mientras subía a una Toyota Hilux en inmediaciones de pasaje Ancuña y Rouillón, en la zona Oeste de Rosario. Al difundir el operativo, se indicó que en el vehículo se le habían secuestrado dos pistolas con numeración limada –una calibre 9 milímetros y otra calibre .40– y una pistola Bersa calibre .380. Además, agregaron que llevaba un cartel que en el que mencionaba al gobernador de la provincia.

El detenido fue llevado a audiencia imputativa una semana después, aunque de inmediato su defensa denunció que el operativo había sido ilegal y que el conductor de la Hilux había sido “engarronado”.

Los cinco policías serán llevados a audiencia imputativa, según se estima, esta semana. Lo llamativo en la investigación será determinar cómo las armas utilizadas en atentados y balaceras estaban en manos de ellos y a qué organización buscaron beneficiar plantando esas pistolas.