Un policía de Córdoba quiso robar un auto e intentó suicidarse antes de ser arrestado

El agente se encontraba de licencia. El hombre permanece en grave estado, mientras las autoridades avanzan con la investigación

Compartir
Compartir articulo
El hombre de 35 años era un policía que se encontraba de licencia psiquiátrica (Télam)
El hombre de 35 años era un policía que se encontraba de licencia psiquiátrica (Télam)

Una nueva balacera tuvo lugar en Córdoba luego de que un hombre recibiera un disparo en la cabeza, tras haber sostenido un enfrentamiento con la policía. El acusado había intentado robar un auto y, en un intento de darse a la fuga, abrió fuego contra el personal policial en un intento por escaparse. Horas después de que fuera detenido y asistido, se conoció que se trataba de un miembro de las fuerzas de seguridad. Las pericias indicaron que el hombre se intentó suicidar antes de ser arrestado.

El hecho ocurrió en el barrio Talleres, ubicado en la zona este de la capital provincial, cuando un móvil policial recibió la noticia de que un automóvil Chevrolet Prisma había sido robado en el barrio Nuevo Poeta Lugones. Según precisaron las fuentes policiales, el vehículo fue sustraído a una mujer en la calle Peñaloza al 2700, por lo que se pactó realizar un operativo cerrojo en el lugar, con el fin de evitar que el ladrón escapara con el rodado.

Como producto de la alerta que se había activado, el oficial logró ser localizado por varios de los policías y, en un intento de fugarse sin sufrir consecuencias, decidió abandonar el auto y retirarse a pie. En la secuencia de escape fallida, el criminal intentó ingresar a una vivienda del área e inició un enfrentamiento armado contra los efectivos segundos después.

De acuerdo con la información a la que accedió ElDocetv, el acusado recibió un impacto de bala a la altura de la cabeza. En un primero momento, se creyó que la herida se provocó en medio del desarrollo de la balacera que tuvo lugar en Chaviscate al 1800, pero las pericias confirmaron que fue el hombre quien se disparó. Por este motivo, tuvo que ser trasladado de urgencia al Hospital de Urgencias de Córdoba para que pudiera ser asistido por los profesionales de la salud.

La zona en la que el sargento fue detenido (Captura de Google)
La zona en la que el sargento fue detenido (Captura de Google)

“Hubo una persecución, un intercambio de disparos y el sujeto que había sustraído el vehículo resultó herido”, explicó el ministro de Seguridad de Córdoba, Juan Pablo Quinteros, momentos después de que trascendiera la noticia. Horas más tardes, el personal médico que asistió al ladrón reveló que se encontraba en estado de gravedad y que se trataba de un policía que se encontraba de licencia.

A pesar de que la identidad del herido permaneció reservada, las autoridades comunicaron que se trataba de un hombre de 35 años, que cumplía el rol de sargento de la brigada de investigaciones.

La causa será investigada por el titular de la Fiscalía del Distrito N°3 Turno 7 del distrito capital, Raúl Garzón, quien comunicó que el policía herido realizaba tareas no operativas en el área de comunicaciones de una unidad judicial. Por este motivo, planteó que el mismo no contaba con armas, por lo que se desconoce el origen del elemento que utilizó para atacar a sus colegas.

En este sentido, el funcionario judicial informó que el sargento será imputado por robo calificado, debido a que consideró que el acto criminal fue concluido al darse a la fuga con el vehículo. Además, se comprobó que éste portaba una pistola que utilizó para cometer el delito y, posteriormente, atacar a un compañero de las fuerzas de seguridad provinciales.

El policía se encuentra en grave estado tras haberse autodisparado (Municipalidad de Córdoba)
El policía se encuentra en grave estado tras haberse autodisparado (Municipalidad de Córdoba)

Después de que el fiscal ordenara una serie de medidas, los peritos concluyeron: “Tuvo pérdida de masa encefálica, todo indicaría que por un disparo propio”, según aseguró una vocera judicial al mencionar que el momento en el que se apuntó a la cabeza había quedado registrado por una cámara de seguridad. Aparentemente, el hombre habría llegado a gatillar en dos oportunidades.

Antes de que se confirmara cómo ocurrieron los hechos, el fiscal sostuvo que “no es posible afirmar categóricamente que haya sido producto de un disparo policial o de otro disparo que puede haber sido autoinferido”, en referencia a que se estudiaría si el proyectil que lo dañó era del arma que portaba o de una de las pistolas de los agentes que participaron del operativo.