Detuvieron al último preso que se había fugado de la comisaría 21ª de Rosario

Luego de que 25 reos se escaparan de la dependencia policial, las autoridades ordenaron que las celdas sean desalojadas para evitar futuras fugas

Guardar

Nuevo

Aún quedan cinco prófugos de la Justicia (Télam)
Aún quedan cinco prófugos de la Justicia (Télam)

El último de los reclusos que se habían escapado de la comisaría 21ª de Rosario fue recapturado después de que se realizara un operativo de búsqueda organizado en el distrito para dar con su paradero. A pesar de que el hombre no fue encontrado por el personal policial, se entregó por sus propios medios en el nuevo Centro de Justicia Penal.

A casi dos meses de que se concretara la fuga masiva en la dependencia policial ubicada en la zona sur de la ciudad, el reo número 25 que quedaba por ser encontrado fue puesto a disposición de la Justicia el viernes. El prófugo fue identificado como Alan Pacheco, aunque no trascendieron los motivos por los que había sido arrestado en un primer momento.

El hecho ocurrió después de que se realizara un operativo de búsqueda en los domicilios que estarían vinculados a los detenidos en el distrito. Las tareas habían sido asignadas al personal de la División de Capturas de la Policía de Investigaciones (PDI), quienes recorrieron varios domicilios vinculados a Pacheco.

De acuerdo con la información proporcionada por Rosario3, el procedimiento generó la presión suficiente en el evadido, debido a que fue él mismo quien se entregó en la nueva sede del Centro de Justicia Penal, ubicado entre las calles Mitre y Virasoro. Previamente a esto, los efectivos habían informado que el plan había tenido resultados negativos.

El operativo policial comenzó el pasado 21 de diciembre luego de que los agentes de la sede situada en la Avenida Arijón al 2300 se percataran de que una multitud de detenidos se habían escapado por una de las puertas traseras del lugar. Los investigadores señalaron que habrían forzado una de las salidas, para después escapar por los techos de los vecinos e irse corriendo por las calles de la zona.

El prófugo se entregó a la Justicia después de que lo fueran a buscar a su domicilio (Gentileza Rosario3)
El prófugo se entregó a la Justicia después de que lo fueran a buscar a su domicilio (Gentileza Rosario3)

Según los datos que fueron recabados por las autoridades, los 25 detenidos aprovecharon para escabullirse cerca de las 5 de la mañana, horario en el que aparentemente había poco movimiento en el lugar. En la comisaría había alojados 48 presos, pese a que el lugar tiene una capacidad máxima de 16 personas.

No obstante, como resultado del operativo policial se consiguieron reubicar a todos los detenidos que se habían fugado de la seccional. Las últimas detenciones ocurrieron el 4 y 5 de febrero, cuando Lautaro Alegre (25) y Osvaldo Martín Mansilla (38) fueron aprehendidos en diferentes zonas de la ciudad.

Por un lado, Mansilla fue reconocido por los agentes del Comando Radioeléctrico mientras circulaban por la calle Felipe Moré al 3800, en la parte oeste de Rosario. El joven delincuente se percató de la presencia policial e intentó escapar por los techos de las casas de la cuadra.

Sin embargo, cuando estaba a punto de trepar a las viviendas, los agentes lograron detenerlo. En paralelo, se conoció que la causa que lo llevó a ser privado de la libertad estaba relacionado a un robo y portación de armas, según precisó Télam.

Al día siguiente, Alegre fue visto en compañía de otro hombre por la zona de Los Capejos al 500, perteneciente a la localidad de Granadero Baigorria, a unos 10 kilómetros de distancia de Rosario. Estaba procesado por un caso de narcotráfico, por lo que cumplía con una prisión preventiva al momento de huir.

Así fue el momento en el que trasladaron al resto de los detenidos de la seccional 21 (Foto: Gobierno de Santa Fe)
Así fue el momento en el que trasladaron al resto de los detenidos de la seccional 21 (Foto: Gobierno de Santa Fe)

Una vez que los presos fueron recapturados, se los derivó a la Unidad Penitenciaria Provincial de Coronda, debido a que el complejo cuenta con celdas de mayor seguridad. El traslado de los fugitivos hacia esta dependencia fue ordenado por el ministro de Seguridad de Santa Fe, Pablo Cococcioni, en el marco de las reformas en materia carcelaria que impulsó Maximiliano Pullaro para combatir la criminalidad en toda la provincia.

“Estamos trabajando a marcha forzada para cumplir la orden del gobernador Pullaro y el ministro Cococcioni de sacar los presos de las comisarías y llevarlos al Servicio Penitenciario, lo que se traduce en poner la policía en la calle y controlar los penales”, explicó la secretaria de Asuntos Penales de la provincia, Lucía Masneri, en referencia a las medidas que la nueva gestión.

En esa línea, Masneri ratificó el compromiso del gobernador con “reforzar el patrullaje preventivo, que la Policía recupere su operatividad y que los internos estén todos custodiados por el Servicio Penitenciario”. De esta manera, la vocera reafirmó que las comisaría no son establecimientos creados “para contener presos”, sino que solamente deben alojarlos de manera transitoria.

Como consecuencia de esto, el resto de los presos que no participaron de la fuga también fueron retirados de la dependencia policial el 29 de diciembre. Aunque los detenidos no fueron enviados a Coronda, sino que fueron recibidos en la cárcel de Piñero, ya que representarían un menor riesgo en comparación de los 25 evadidos.

Guardar

Nuevo