El crimen de “Diente de Oro”: lo acusan de matar a un adicto al que no quiso venderle droga

Santos Díaz Alvarado fue detenido en la Villa 31 por el homicidio de Miguel Alberto Brizuela, de 29 años, cometido en Tristán Suárez

Compartir
Compartir articulo
Santos Martín Díaz Alvarado, alias "Diente de Oro"
Santos Martín Díaz Alvarado, alias "Diente de Oro"

Santos Díaz Alvarado, alias “Diente de Oro”, llamado así por la pieza dental postiza que lleva en su boca, fue capturado en las últimas horas en el barrio Padre Mugica de la Villa 31 por la División Homicidios de la PFA, acusado de matar a un adicto de 29 años al que supuestamente no quiso venderle droga, indicaron fuentes del caso a Infobae.

Investigadores de la causa sostienen que Díaz Alvarado vivía en el asentamiento de Retiro “hace tiempo, con una comodidad notable”.

El crimen ocurrió el 21 de octubre pasado, en Tristán Suárez, en el partido de Ezeiza, cerca de las 9.30. Ese día la víctima, identificada como Miguel Alberto Brizuela caminaba por la calle Las Camelias, entre Irala y Hernandarias, cuando apareció una moto negra con dos personas a bordo, un hombre y una mujer.

En ese momento, uno de los ocupantes del vehículo bajó con un arma. Un testigo escuchó a Brizuela suplicar por su vida, mientras intentaba meterse en una casa para huir de su verdugo. “Ya te voy a pagar, ya te voy a pagar”, gritaba.

Del otro lado, no hubo piedad. El asesino -para los investigadores, Díaz Alvarado- le disparó en el pecho. Llevaba el casco puesto y el visor levantado. Su compañera, en tanto, al ver salir a una vecina se colocó una capucha.

Video: el arresto de Diente de Oro

Pese a los esfuerzos para evitar ser reconocidos, el homicida y su cómplice fueron apuntados por los testigos. Ya los conocían en la zona. Tras el crimen escaparon en la moto. En tanto, el herido fue traslado a un hospital, pero murió en la guardia a pocos minutos de su ingreso.

En el caso tomó intervención la Unidad Funcional de Instrucción Nº 1 de Ezeiza, a cargo de María Florencia Bellocq, secretaría de Federico Ricart. Los investigadores tomaron diversas medidas para dar con el ejecutor del crimen. Entre ellos, diferentes testimonios que apuntaban a a “Diente de Oro”, presunto proveedor de drogas de los puntos de venta de la zona.

Según confirmaron fuentes del caso, los dealers se negaban a venderle a Brizuela. “Vendeme, que son transas”, lo escucharon gritar frente a un búnker de la organización, días antes del crimen. La escena se repitió en otros puntos de venta. Los narcos lo amenazaron con un arma, le advirtieron que “dejara de molestar, incluso recibió amenazas por redes sociales”, pero el hombre de 29 años no se rindió. “Los volvió locos, los empezó a increpar y no se lo perdonaron”, detallaron investigadores.

Al parecer, solo se detuvo luego de ingresar a una de las viviendas y robar “diez bolsitas”. Creen que a ese arrebato se debía la súplica frente al presunto proveedor. “El que maneja todo fue y, directamente, le pegó un tiro”, indicaron las fuentes.

La PFA en la Villa 31, en busca del dealer
La PFA en la Villa 31, en busca del dealer

Tras un allanamiento, los detectives pudieron identificar con nombre completo a “Diente de Oro” e intervenir diferentes líneas. Las escuchas les permitió llegar hasta su escondite en la Villa 31. Esta mañana fue apresado por agentes de la División Homicidios de la PFA, quienes desplegaron otros cinco allanamientos en el asentamiento en busca de armas, detallaron.

En tanto, la compañera del presunto narco fue identificada por los investigadores, pero logró escurrirse de los federales y continúa prófuga.

De acuerdo a fuentes de la causa, la organización para la que el ahora detenido prestaba sus servicios como proveedor, podría ser un desprendimiento de una las bandas que operan en el Bajo Flores, que se expanden a otros puntos del conurbano en busca de otros mercados, tras la caída del capo narco Marco Estrada González.

“Marcos” fue expulsado del país en junio de 2022. Aunque, según los investigadores, intentó seguir al frente del negocio con una alianza entre su hermano “Piti” y Raúl Maylli Rivera, alias “Dumbo”, la captura de estos dos últimos dio por tierra el dominio narco de dos décadas en el asentamiento.

El acusado, esposado por la Federal
El acusado, esposado por la Federal