Un policía que trabajaba como chofer de una aplicación mató a un delincuente que le apoyó un arma en la cabeza en Quilmes

Sucedió este domingo y es el tercer episodio de este tipo en menos de una semana. El conductor, de 29 años, se encontraba de franco de servicio y vestido de civil. Hay dos prófugos

Compartir
Compartir articulo
El hecho ocurrió en el cruce de las calles 890 y Santa Fe en Quilmes
El hecho ocurrió en el cruce de las calles 890 y Santa Fe en Quilmes

Un sargento de la policía bonaerense que trabajaba como chofer para una aplicación de viajes mató de un disparo a uno de los tres delincuentes que intentaron robarle el vehículo en la localidad bonaerense de Quilmes.

El episodio sucedió este domingo a la madrugada, cerca de las 6.30, en el cruce de las calles 890 y Santa Fe. De acuerdo a la reconstrucción efectuada por los investigadores, el conductor se encontraba de franco de servicio y vestido de civil cuando fue abordado por tres falsos pasajeros que habían solicitado un viaje a través de una aplicación.

Según explicó una fuente del caso a Infobae, una vez adentro del Peugeot 206 gris, los delincuentes amenazaron al agente de 29 años con un arma en la cabeza, lo tomaron del cuello y le quitaron su teléfono celular y dinero en efectivo. “Dale, disparale, disparale”, le dijo uno de los cómplices a quien portaba el arma.

En ese contexto, el conductor logró sacar debajo de sus piernas su arma reglamentaria y disparó hacia atrás a los atacantes. Uno de ellos recibió un disparo en la cabeza y murió en el lugar. Sus dos cómplices, en tanto, lograron darse a la fuga y ahora son intensamente buscados por la Justicia.

El herido, luego identificado como Cristofer Espinoza Quispe (17), de nacionalidad peruana, fue trasladado al Hospital Iriarte de Quilmes, donde murió a raíz de las lesiones. En el automóvil no se encontró el arma utilizada por los atacantes, pero se incautó un teléfono celular y un cargador.

El delincuente herido fue trasladado al Hospital Iriarte de Quilmes, donde murió
El delincuente herido fue trasladado al Hospital Iriarte de Quilmes, donde murió

El caso es investigado por el fiscal Jorge Saizar, titular de la Unidad Funcional de Instrucción N° 5 de Quilmes, quien ordenó que la Prefectura Naval Argentina (PNA) esté a cargo de las diligencias de rigor, entre ellas, peritos para balística, levantamiento de rastros y relevamiento de cámaras de seguridad del lugar del hecho.

De momento, los dos prófugos son intensamente buscado por la Justicia. No descartan que se trate de dos menores de edad. “Es una posibilidad”, dijeron fuentes del caso a Infobae. También advirtieron acerca de esta modalidad de hurto. “Se viene repitiendo con frecuencia. Zafan el viaje y a la vez roban”, indicaron.

Por los hechos, Saizar inició dos causas: una por el “Robo calificado y en banda con arma no habida” y otra por “Homicidio”. Sobre el accionar del sargento, el fiscal consideró que actuó en legítima defensa.

Antecedentes

Durante la última semana otros dos efectivos protagonizaron similares. Se trató de un oficial de la Policía de la Ciudad y de un sargento de Gendarmería Nacional que fueron asaltados en la localidad bonaerense de Villa Celina y en el partido de Moreno, respectivamente.

Como contó este medio, al agente porteño lo sorprendieron por la espalda cuando llegaba a su casa vestido de civil. “Te quemo, te quemo”, le gritó un delincuente mientras lo tomaba del cuello y le apuntaba con un arma en cabeza. En ese contexto, el policía extrajo su Pietro Beretta calibre 9 milímetros reglamentaria y efectuó un disparo a corta distancia que impactó en el abdomen del asaltante, quien murió en el acto.

Tras ese balazo, los cómplices del delincuente (un hombre y una mujer) se acercaron a socorrerlo, pero el policía volvió a disparar. La bala alcanzó al primero de ellos, quien, de todos modos, logró a huir a pie con la chica. sin embargo, más tarde, efectivos del Grupo Táctico Operativo los encontró en el hospital Balestrini de La Matanza, donde el hombre de 31 había ingresado con una herida de arma de fuego, acompañado de una joven de 26.

El hospital Balestrini de La Matanza
El hospital Balestrini de La Matanza

A raíz de ello, el titular de la Unidad Funcional de Instrucción Temática de Homicidios del Departamento Judicial de La Matanza, Claudio Fornaro, dispuso la aprehensión de ambos como acusados de ser los cómplices del asaltante fallecido. Con respecto al policía de la Ciudad, el fiscal no adoptó temperamento legal al respecto por considerar que actuó en su legítima defensa.

El robo al sargento de Gendarmería Nacional sucedió mientras esperaba el colectivo y fue abordado por dos motochorros. La secuencia quedó registrada por cámaras de seguridad de la zona. En el video, que dura 16 segundos, se ve cómo los delincuentes se le acercaron a bordo de una Yamaha FZ color roja y lo amenazaron con un revólver Colt calibre .32.

El hombre de 42 años, que estaba vestido de civil y camino al trabajo, sacó un arma y efectuó, al menos, seis disparos contra los malhechores. La motocicleta cayó al instante.

El video del robo al gendarme que se resistió a los tiros en Moreno y mató a un motochorro (@DiarioConurbano)

El conductor murió en el lugar y su cómplice, que resultó ser un adolescente de 15 años, fue herido de cuatro balazos en un hombro, las costillas y en un codo por lo que fue trasladado al hospital Mariano y Luciano de la Vega, de Moreno. El cuerpo del fallecido, en tanto, fue llevado a la morgue para la autopsia y su identificación: tenía 33 años.

Fuentes vinculadas a la investigación dijeron que se estableció que el adolescente herido tenía un antecedente del 12 de enero último, cuando fue aprehendido por la tenencia de un arma de fuego y encubrimiento. No obstante, por tener 15 años es inimputable tanto por ese hecho como por el ocurrido esta madrugada.

El sargento, por su parte, resultó ileso y dio aviso a la policía que, al llegar al lugar, encontró en la escena el revólver marca Colt, con una munición en su tambor, que aparentemente portaban los asaltantes.

La fiscal Luisa Pontecorvo, a cargo de la Unidad Funcional de Instrucción N° 3 de Moreno, ordenó también el secuestro del arma del gendarme para practicar las pericias correspondientes. Luego al sargento el inicio del expediente, pero no ordenó su detención al considerar que actuó en legítima defensa.