Estaban en vivo por TV haciendo un informe de inseguridad y asaltaron a los pasajeros de un colectivo

Ocurrió hoy a la mañana en el cruce de ruta 21 y Leuman, en González Catán, partido de La Matanza. Un periodista de Telefé hacía un reporte desde el lugar para informar sobre los robos piraña y dos delincuentes saquearon a los pasajeros de la línea 96

Compartir
Compartir articulo
González Catán: robo piraña en un colectivo en pleno móvil en vivo de Telefé

Un hecho televisivo impactante se produjo este jueves en pleno móvil del noticiero Buen Telefé (Telefé) en la localidad bonaerense de González Catán, partido de La Matanza, cuando dos ladrones se subieron a un colectivo y le sustrajeron el teléfono celular a uno de los pasajeros. Tras concretar el robo, los delincuentes huyeron corriendo a toda velocidad y pasaron a centímetros de la cámara que registró sus rostros.

Eran las 8.38 de la mañana y el periodista Maximiliano Real estaba apostado sobre la ruta provincial 21 -en ese tramo recibe el nombre de avenida Otero-, a la altura del cruce con Leuman, para informar sobre la modalidad que se hizo moneda corriente en la zona: el robo piraña en los colectivos. Mientras el cronista dialogaba con una mujer que aguardaba el colectivo, una unidad de la línea 96 se detuvo en la parada ubicada en la mano de enfrente.

“Pasa un colectivo, se suben, arrebatan uno o dos celulares, corren y bueno... así estamos”, describió la vecina el modus operandi de los punguistas que operan en la zona. Y a modo de presagio, eso fue exactamente lo que pasó.

Con el botín en sus manos, los dos delincuentes cruzaron corriendo la avenida Otero y se escaparon por la calle Caminito, en sentido al arroyo Las Víboras.
Con el botín en sus manos, los dos delincuentes cruzaron corriendo la avenida Otero y se escaparon por la calle Caminito, en sentido al arroyo Las Víboras.

Tras el testimonio de la mujer, el camarógrafo giró su cámara y captó el momento exacto en el que dos delincuentes huían corriendo del colectivo que se encontraba detenido, a la espera del ascenso y descenso de pasajeros.

“Mirá, ahí está, fijate... yo no lo puedo creer”, dijo el notero con evidente indignación, mientras observaba cómo los asaltantes se escapaban por la calle Caminito, en sentido al arroyo Las Víboras. Sin reparar en la presencia del móvil de TV, ambos se mostraron siempre a cara descubierta y por eso sus rostros quedaron expuestos ante la audiencia.

La cámara de Telefé registró toda la secuencia y los rostros de los delincuentes.
La cámara de Telefé registró toda la secuencia y los rostros de los delincuentes.

Después de registrar el escape de los delincuentes con sus propios ojos, el movilero volvió a dialogar con la pasajera que le había dado detalles de la modalidad de robo que aflora en la zona y ella misma le contó que antes habían intentado robar en otro colectivo. “Recién estábamos acá en la parada, y encima que los colectivos pasan tan abarrotados, uno subió, le quiso sacar a una persona, el colectivo arrancó y ellos quedaron acá abajo”, explicó.

Dos horas antes, mientras se instalaba el móvil para salir en vivo durante la emisión del noticiero, Maxi Real dio cuenta de la inseguridad que se vive en ese punto del conurbano boanerense y contó que había observado una situación similar desde el interior de su automóvil.

“Siempre roban en las paradas de acá y después se meten en la villa. Los robos ocurren a cualquier hora”, dijo una vecina luego del robo.

En la misma línea se expresó un comerciante, quien aseguró que son “siempre los mismos” los que amenazan a los vecinos, y a su vez contó que se encuentran armados “con armas blancas y otras veces con revólver”.

El periodista de Telefé había sido enviado a ese punto de González Catán luego de que se viralizaran las imágenes de un robo piraña anterior que sufrieron los pasajeros de la línea 96. que une la ciudad de Pontevedra con la estación Constitución. En ese video se observa cómo uno de los atacantes, vestido con remera naranja y bermuda de jean, logró huir corriendo de la unidad tras cometer el robo, pero su cómplice sacó la peor parte debido a que, antes de escapar, recibió un castigo por parte de algunos pasajeros.