Villa Urquiza: publicaban armas de fuego como juguetes y las subastaban en redes sociales

La Policía de la Ciudad allanó un local ubicado en Manuela Pedraza al 5.400. El encargado fue imputado. La maniobra de distracción detectada por los investigadores

Compartir
Compartir articulo
Cayó una banda que almacenaba armas ilegales Villa Urquiza y luego las subastada por un sitio web.

Personal de la División Investigaciones de Armas de Fuego y Explosivos Ilícitos, dependiente del Departamento Contra el Crimen el Organizado de la Policía de la Ciudad, junto a miembros del Cuerpo de Investigaciones Judiciales (CIJ) y la Agencia Gubernamental de Control (AGC), encabezaron este martes un allanamiento en un local ubicado en el barrio de Villa Urquiza. El lugar fue finalmente fue clausurado tras bajo sospechasd de que organizaba subastas de armas de fuego sin autorización. Además, en el lugar los investigadores hallaron piezas ilegales y municiones que fueron secuestradas.

Las fuentes policiales consultadas por Infobae precisaron que los oficiales realizaron una investigación mediante tareas de ciberpatrullaje -el monitoreo de la información que circula en las redes sociales- y constataron que se organizaban remates de piezas ilegales y eran adquiridas por personas sin ningún tipo de habilitación de la Agencia Nacional de Materiales Controlados (ANMaC).

Durante la investigación, los agentes verificaron que las armas de fuego eran publicadas como “juguetes” para disimular, en una maniobra de distracción que por lo menos se efectuaba desde 2021.

Algunas de las armas de fuego y otros objetos secuestrados por personal de la Policía de la Ciudad.
Algunas de las armas de fuego y otros objetos secuestrados por personal de la Policía de la Ciudad.

En cuanto al modus operandi de la banda, las fuentes del caso consultadas por este medio precisaron que consistía en un sistema de subastas online en el que se anunciaban diversos productos con un precio base a partir del cual los compradores debían ofertar. De esta manera, el artículo era adquirido por la persona que llegara a ofrecer más dinero.

Las armas las publicaban como “juguetes” a un valor inicial que iba desde los $13.000 hasta los $50.000, dependiendo del modelo y las características.

Al presentar la información obtenida, la Fiscalía Penal, Contravencional y de Faltas N° 5, a cargo del doctor Miguel Ángel Kessler, autorizó la inspección al comercio ubicado en Manuela Pedraza al 5.400, en el que se secuestraron elementos que no tenían autorización para ser comercializados ni subastados.

También se incautaron municiones de distintos calibres.
También se incautaron municiones de distintos calibres.

Tras realizar una exhaustiva revisión del depósito, los policías incautaron un revólver calibre 32mm marca Smith & Wesson, un revólver calibre 22mm marca Rubí, un pistolón calibre 16mm, una escopeta calibre 14mm, una carabila calibre 22 marca Diana, una máquina de recarga de municiones, un “peine” de recarga de fusil máuser con tres cartichos de bala calibre 7.65, doce cartuchos calibre 14mm de escopeta marca Orbea, un cartucho calibre 22mm, un recipiente con perdigones de plomo, 19 tacos para el armado de cartuchos y una bolsa con 200 balines de calibre 4.5mm.

Sin embargo, ninguna de las armas antes mencionadas poseía la documentación correspondiente, e incluso algunas tenían limada la numeración.

También se descubrió que en el lugar se remataban matafuegos, cuyas etiquetas reglamentarias no eran oficiales.

La Agencia Gubernamental de Control (AGC) clausuró el negocio.
La Agencia Gubernamental de Control (AGC) clausuró el negocio.

Al consultar con la fiscalía actuante, el fiscal Kessler definió que al encargado del local se lo impute por suministro ilegal de armas de fuego.

Por su parte, personal de la AGC procedió a la clausura el negocio por la infracción a la Ley 6.101 del Código de Habilitación de CABA.

La venta de arma de fuego en redes sociales es una pequeña constante en el hampa local. En noviembre de 2021, Infobae detectó cómo en el grupo Motos Crudas Zona Oeste en Facebook, fuera del contexto usual del Marketplace, contenía ofertas de pistolas y revólveres se acumularon en el grupo. Cada posteo generaba diversas respuestas, con otras ofertas de pistolas. Los revólveres calibres 22 o 32 eran la norma. La lista de precios iba de 12 mil por una vieja pistola destartalada a 75 mil por un modelo en condiciones casi óptimas.