Doble crimen de Vicente López: sin decir una palabra, Martín Del Rio afrontó su primera audiencia antes del juicio

El hijo menor de las víctimas fue trasladado desde la cárcel en San Martín hasta tribunal de San Isidro en el que enfrentará a un jurado. El debate todavía no tiene fecha

Compartir
Compartir articulo
Martín Del Rio en la audiencia de este martes
Martín Del Rio en la audiencia de este martes

Martín Del Rio volvió a aparecer públicamente. Ocurrió este martes, cuando fue trasladado desde la cárcel en la que está detenido hasta un tribunal de San Isidro por una audiencia preliminar del juicio por jurados que afrontará por el doble homicidio cuádruplemente agravado de sus padres José Enrique Del Rio (75) y María Mercedes Alonso (72), ocurrido en agosto de 2022 en Vicente López.

El hijo menor de las víctimas, que está bajo arresto desde hace más de un año, fue trasladado esta mañana desde la Unidad 48 de San Martín del Servicio Penitenciario Bonaerense (SPB) hasta la sede del Tribunal Oral en lo Criminal (TOC) N°7 de San Isidro.

Allí se realizó la audiencia que fue dirigida por la jueza María Coelho y de la que participaron los fiscales Marcela Semería y Gastón Gómez, quienes -junto a su colega Alejandro Musso- acusan a Del Rio hijo por el delito de “doble homicidio calificado por alevosía, por el vínculo, por criminis causa (matar para lograr la impunidad), y por el uso arma de fuego”.

El imputado ingresó esposado a la sala, donde estuvo acompañado de sus abogados particulares, Mónica Chirivin y Gastón Leonel Salamon. Lució algo más delgado y con un corte de cabello prolijo, un aspecto un tanto diferente respecto del momento de su arresto y de las fotografías que trascendieron desde su detención. Estaba vestido con una chomba azul marino, pantalón verde musgo y mocasines.

El acusado fue trasladado desde la cárcel de San Martín donde está detenido hasta un edificio judicial en San Isidro
El acusado fue trasladado desde la cárcel de San Martín donde está detenido hasta un edificio judicial en San Isidro

Fuentes judiciales indicaron a la agencia Télam que Del Rio se mantuvo todo el tiempo en silencio. No pronunció ni una palabra, solamente escuchó a las partes que, en estos casos, debieron exponer sus teorías del hecho.

En las audiencias preliminares, además, se depuran los testigos que luego serán convocados y la jueza les explica a las partes que deben presentar la prueba de manera oral y sencilla para que resulte comprensible para cada uno de los miembros del jurado popular.

Vale recordar que la fecha del debate aún no está estipulada y, debido a la cargada agenda, podría llevarse a cabo recién en 2025. La magistrada Coelho será la encargada de presidirlo.

Del Rio enfrenta una imputación que podría llevarlo a la pena máxima de perpetua.

La fecha de inicio del juicio por jurados aún no fue establecida
La fecha de inicio del juicio por jurados aún no fue establecida

José Enrique del Rio y María Mercedes Alonso fueron encontrados asesinados el 25 de agosto del año pasado dentro de su auto estacionado en el garaje de su casa en Vicente López. Trece días después del macabro hallazgo, los investigadores del caso detuvieron a su hijo menor como presunto asesino.

En el pedido de elevación de la causa a juicio, los fiscales hablaron de un “plan diagramado” por el acusado. Creen que Del Rio hijo llegó a pie al domicilio de sus padres e ingresó a la vivienda por sus propios medios a través del garaje. Luego, de acuerdo a su hipótesis, engañó a las víctimas e hizo que se subieran a su auto. María Mercedes se ubicó en el asiento del conductor, su esposo se sentó del lado del acompañante y el acusado se colocó en el asiento trasero: desde allí les disparó.

De acuerdo con la reconstrucción que hicieron los investigadores, tras dispararle a sus padres, el imputado simuló una escena de robo en el interior de la vivienda de Vicente López y se llevó el equipo de grabación de las cámaras de seguridad ubicadas dentro de la misma.

Gómez, Semería y Musso sostienen que el móvil del doble crimen fue económico y está vinculado a los desmanejos financieros del imputado con los bienes y negocios familiares, y la frustrada operación inmobiliaria por la cual las víctimas pensaban que ese mismo día iban a mudarse a un lujoso departamento de Núñez, valuado en más de un millón y medio de dólares, y que Del Rio hijo nunca pudo concretar.

*/Fotos: Télam