Quedó en coma tras ser baleada en Dock Sud: investigan si le quisieron robar

La víctima estaba junto a su novio cuando fueron abordados por dos agresores en moto

Compartir
Compartir articulo
La zona de Dock Sud donde balearon a la joven
La zona de Dock Sud donde balearon a la joven

Una joven de 23 años quedó en coma farmacológico tras ser baleada en el estómago durante la madrugada de este martes en la localidad bonaerense de Dock Sud, partido de Avellaneda, y se investiga si el ataque ocurrió en el marco del robo de una mochila.

La víctima fue identificada como Camila Olivera y al momento del hecho se encontraba junto a su novio, ambos residentes en la zona porteña del Bajo Flores.

Según precisaron fuentes judiciales a la agencia de noticias Télam, el episodio sucedió alrededor de las 2.30 del martes en las calles Manuel Ocantos y Morse. Allí, la pareja fue abordada por dos jóvenes que circulaban en moto, uno de los cuales estaba armado y le disparó a Olivera.

El balazo impactó en el estómago de la víctima, que cayó al suelo. Los agresores huyeron inmediatamente con la mochila de Camila. Mientras tanto, a la joven de 23 años la trasladaron de urgencia al hospital Fiorito, donde este miércoles seguía internada en grave estado en terapia intensiva.

La investigación del caso está en manos de la fiscal María Alejandra Olmos Coronel de la Unidad Funcional de Instrucción (UFI) N°1 del Departamento Judicial Avellaneda y por el momento no hay detenidos. Si bien la principal hipótesis es la del robo, los investigadores aguardaban el testimonio del novio para que confirme cómo sucedió el asalto.

Mientras tanto, se enfocaban en el análisis de las cámaras de seguridad de la zona para determinar las circunstancias y si la víctima opuso resistencia.

Antecedente

A mediados de este año, un joven de 20 años fue asesinado en Avellaneda por dos delincuentes que lo apuñalaron en el pecho para robarle la mochila. El crimen de Osvaldo Diego Calo ocurrió la noche del jueves 20 de julio, cerca de las 21, en la intersección de Cangallo y Méndez de la localidad de Wilde, en una parada donde la víctima esperaba el colectivo.

Diego tenía 20 años
Diego tenía 20 años

Calo fue sorprendido por los dos ladrones y se resistió al robo. En esas circunstancias, los asaltantes lo apuñalaron y escaparon con sus pertenencias. El joven fue trasladado de urgencia a un hospital de la zona, donde lo operaron dos veces. Sin embargo, murió horas más tarde.

“Estos pibes salieron a cazar. Estaban escondidos atrás de un cantero, esperando a que alguien fuera a tomarse el colectivo. Desafortunadamente, ese alguien fue mi hijo. Estamos acá para pedir que los agarren y nos los larguen más”, dijo posteriormente el padre de la víctima, Pablo Calo, durante la movilización realizada por familiares y amigos en la esquina donde el joven fue asaltado.

Los familiares de Calo señalaron que los delincuentes “eran dos, uno con una campera de Argentina y otro con una campera blanca” y agregó que luego “se cambiaron y aparecen encapuchados”. Dos sospechosos quedaron registrados en cámaras de seguridad. La misma fiscalía encabezó la investigación de este caso y días después del asesinato fueron detenidos dos sospechosos, uno menor de edad, de 14 años.