Tras una violenta pelea, murieron dos presos de la cárcel de Piñero y hay varios heridos

El hecho ocurrió el martes por la noche en el pabellón 17 del penal ubicado en Rosario. Las identidades de los fallecidos aún no trascendieron

Compartir
Compartir articulo
La Unidad Penal N°11 de Piñero (Télam)
La Unidad Penal N°11 de Piñero (Télam)

Dos presos murieron tras una violenta pelea que se desató entre reclusos en la cárcel de Piñero, Rosario. Se trató de un enfrentamiento con armas blancas, tipo facas, y dejó también varios heridos.

Todo comenzó el martes por la noche en el pabellón 17 del penal, cuando comenzó una pelea entre varios reclusos, pero las circunstancias aún se desconocen.

El hecho dejó un saldo de dos muertos y varias personas heridas, de acuerdo con la información de la Unidad Penitenciaria Provincial N°11 a la que pudo acceder el medio local Rosario3.

Con respecto a los fallecidos, su identidad no trascendió, mientras que de los presos heridos solamente se sabe que presentan lesiones de diferente gravedad.

La tensión surgió en el pabellón 17 del penal
La tensión surgió en el pabellón 17 del penal

Hace tan solo unos meses, otro penal rosarino fue el escenario de un enfrentamiento entre presos. En esa oportunidad, la pelea se gestó en el pabellón 3 de la cárcel de Coronda, cuando varios internos comenzaron a agredirse entre sí por cuestiones de convivencia. En medio de la tensión, un grupo de reclusos provocó fuego en algunos sectores.

La situación fue controlada, pero horas después el conflicto se reactivó. De esta manera, los oficiales penitenciarios tuvieron que intervenir nuevamente con disparos para disipar a los reclusos y evitar que la situación escale a mayores, según señaló el portal Radio Rafaela.

<br/>

La situación en las cárceles en Santa Fe

Mientras las autoridades intentan luchar contra el narcotráfico y los crímenes violentos continúan en aumento en Santa Fe, principalmente, en la ciudad de Rosario, las cárceles de la provincia no cuentan con el lugar suficiente para recibir a nuevos reclusos.

En abril de este año, la defensora provincial Jaquelina Balangione y el fiscal general del Ministerio Público de la Acusación (MPA), Jorge Baclini, informaron ante la Cámara de Diputados santafesina el estado del sistema carcelario: abarrotamiento y superpoblación.

Al momento del informe, había 8 mil presos en los penales, cifra que aumentaba a 10 mil si se consideraban también a los detenidos policiales. Al respecto, Balangione indicó que, desde el 2012, la población carcelaria se triplicó.

A modo de ejemplo, en Coronda, la capacidad máxima es de 1.456 internos, pero al 31 de diciembre de 2022 se alojaban un total de 2.189 reclusos. La cárcel de Piñero, por otro lado, cuenta con 2.153 varones presos, pero su capacidad es de 1.452, según los datos del informe.

El año pasado se registraron 26 muertos, de los cuales 16 murieron en las cárceles. Once de ellos perdieron la vida en episodios que fueron calificados como violentos, siendo la causa más frecuente el homicidio.

Semanas antes de este informe, el Gobierno nacional desplegó a las fuerzas federales en la ciudad de Rosario para poder hacer frente al narcotráfico y al crimen organizado que, en parte, es dirigido desde los penales. Este operativo estuvo coordinado con las autoridades provinciales y municipales.

Las fuerzas federales en Gendarmería (Foto: REUTERS/Agustin Marcarian)
Las fuerzas federales en Gendarmería (Foto: REUTERS/Agustin Marcarian)

Al respecto, en más de una oportunidad, el intendente de Rosario, Pablo Javkin, advirtió que cerca del 95 por ciento de los crímenes violentos, que se denuncian constantemente en la ciudad santafesina, son organizados desde las cárceles por bandas narcos en pugna.

En este contexto, se instaló en la cárcel de Piñero un sistema de inhibición de señales de celulares con el objetivo de que los detenidos no puedan comunicarse con el exterior para cometer y ordenar nuevos delitos. Algo que también se aplicará, conforme consideren necesario, en otros penales como los de Coronda y Las Flores, tal como adelantó el ministro de Seguridad de Santa Fe, Claudio Brilloni.

“El objetivo de los inhibidores es que alguien que intente delinquir con el exterior no tenga ningún tipo de comunicación”, explicó el funcionario. Además, a esta nueva tecnología se sumaron los escáneres corporales y arcos detectores de metales.