La causa por el crimen del comerciante descuartizado cambia de fiscal y pasa a ser investigada en Moreno, donde lo mataron

La Justicia de Garantías de Lomas de Zamora declinó la competencia por territorio tras el pedido de la defensa. Es porque a Fernando Pérez Algaba lo mataron en General Rodríguez

Compartir
Compartir articulo
El cuerpo de Fernando Pérez Algaba fue hallado en Ingeniero Budge
El cuerpo de Fernando Pérez Algaba fue hallado en Ingeniero Budge

Tras el pedido de la defensa de dos de los imputados por el crimen de Fernando Pérez Algaba, el comerciante asesinado en un predio de General Rodríguez y hallado descuartizado en Ingeniero Budge, la Justicia de Lomas de Zamora, a cargo del expediente, se declaró incompetente y la causa pasa al Departamento Judicial de Moreno-General Rodríguez.

La presentación de los abogados Yamil Joel Catro Bianchi y Héctor Koffamn se basó en que las pruebas (cámaras y análisis de teléfonos) y los testimonios de los propios involucrados ubican la escena del crimen en Renacer, un emprendimiento inmobiliario situado en General Rodríguez, que nucleaba a la víctima y a los principales sospechosos: Maximiliano Pilipich y Nahuel Vargas.

El fiscal Marcelo Domínguez, que llevó adelante la investigación, acordó en forma parcial con la solicitud de los abogados de Matías Gil y Gastón Carrizo, pero el juez de Garantías N°4, Sebastián Monelos, definió la incompetencia territorial en forma total en favor del juzgado de Garantías de turno en la jurisdicción solicitada.

Pilepich y Vargas están imputados, junto a Carrizo, Flavia Bomrad, Gil, Luis Contreras y Horacio Córdoba, por homicidio triplemente agravado por ser cometido con alevosía, por codicia y por el concurso premeditado de varias personas, ello con el uso de arma de fuego en concurso real con falso testimonio.

Los principales acusados del crimen
Los principales acusados del crimen

En tanto, Blanca Gladys Cristaldo continúa atada a la investigación en orden al delito de ‘encubrimiento agravado por tratarse el hecho anterior de un delito especialmente grave’, debido a que refugió al empresario luego de que se librará la captura en su contra.

En tanto, a raíz de un requerimiento de la Secretaría de Control Disciplinario y Enjuiciamiento de Magistrados de la Procuración General, el Fiscal General Interino, Carlos Baccini, le solicitó al fiscal Domínguez una copia de todo el contenido del expediente para ser evaluado.

Hay que recordar que el mes pasado, el juez Monelos dictó la prisión preventiva para Pilepich, Vargas, Gil, Contreras, Córdoba y Carrizo. En tanto, fueron excarceladas Alma Nicol Chamorro, hermana de Contrera y primera detenida en la causa; y Cristaldo, la mujer dueña de la casa donde fue hallado Pilepich tras permanecer varios días prófugo.

Una hoja de sierra tipo amoladora dentada fue secuestrada en el predio Renacer
Una hoja de sierra tipo amoladora dentada fue secuestrada en el predio Renacer

Mientras que el fiscal Domínguez estableció en su investigación que Pilepich citó a Pérez Algaba para encontrarse en el predio “Renacer” el 18 de julio pasado por la tarde, y hasta allí concurrió la víctima junto a Vargas en una camioneta Range Rover Evoque blanca. Para el Ministerio Público, el crimen del empresario Pérez Algaba fue cometido por una deuda de 50.000 dólares y 17 terrenos. Por eso acudió la víctima a la cita en General Rodríguez.

La desaparición de “Lechuga” fue denunciada el 19 de julio por la dueña de un departamento que la víctima había alquilado de manera temporal en el partido de Ituzaingó, quien, al no tener noticias suyas, se presentó en una comisaría para radicar un pedido de averiguación de paradero.

Mientras que sus restos descuartizados fueron encontrados entre el 22 y el 24 de julio en un arroyo en Ingeniero Budge, partido de Lomas de Zamora.

Todos los involucrados en el caso
Todos los involucrados en el caso

Para los investigadores, los homicidas demolieron la construcción donde se cometió el crimen en General Rodríguez para eliminar pruebas. En un rastrillaje incautaron una hoja de sierra tipo amoladora dentada, tres guantes de nitrilo, un clavo con manchas hemáticas y otras cinco muestras similares en un pedazo de escombro, que presuntamente pertenecía a un piso.