Tragedia a metros de la avenida Córdoba: murió una jubilada de 87 años que se tropezó en la vereda

Iba con su marido caminando cuando ambos cayeron al piso. El hombre, también de 87 años, se lastimó pero la mujer se dio un golpe mortal en la cabeza

Compartir
Compartir articulo
La tragedia ocurrió en Riobamba 797, a metros de la avenida Córdoba
La tragedia ocurrió en Riobamba 797, a metros de la avenida Córdoba

Fue este lunes por la tarde sobre Riobamba al 700, justo frente al lateral del Museo de Agua y de la Historia Sanitaria que se impone sobre la avenida Córdoba, a metros del límite entre el barrio de Recoleta y San Nicolás. Una pareja de jubilados de 87 años caminaba por allí cuando ambos tropezaron. La mujer falleció.

Fuentes del caso informaron a Infobae que la víctima fue identificada como María Raquel P., que el próximo 6 de diciembre hubiera cumplido 88 años. La causa, que se investiga como averiguación de causales de muerte, la lleva la fiscalía Nacional Criminal y Correccional N°60 de Cecilia Incardona, secretaría única de Bettina Martino.

Eran las 17 cuando un móvil de la Policía de la Ciudad acudió a un llamado al 911 que alertaba sobre dos jubilados accidentados en la vía pública sobre Riobamba 797.

Eduardo José (87) les contó que caminaba junto a su esposa cuando, accidentalmente, tropezaron “con un pozo que se encuentra frente al numeral 797″. El hombre relató que los dos cayeron al suelo. Él se lastimó una de sus rodillas, pero María Raquel golpeó su cabeza y perdió el conocimiento.

Ante esto, se pidió asistencia al SAME. Cuando los médicos llegaron al lugar, constataron que María Raquel no presentaba signos vitales, relataron.

La fiscal Martino dispuso que las pericias de rigor y que el cuerpo de la víctima sea trasladado a la Morgue Judicial para la realización de autopsia. Este martes, el informe preliminar de los forenses explicó que sufrió: “Congestión y edema pulmonar, cardiopatía dilatada hipertrófica e isquémica”.

El gobierno porteño negó que hubiera allí un pozo. Fuentes oficiales consultadas por Infobae precisaron que “la vereda de Riobamba 797 fue realizada de manera completa en el año 2019, en el marco del plan integral que se destina para toda la Ciudad”. “En la actualidad presenta un desgaste habitual por el uso”, agregaron.

Choque múltiple

En tanto, este lunes también se conoció que el conductor de 20 años que el sábado pasado ocasionó un choque múltiple en el barrio porteño de Villa Crespo, en el que hubo cinco heridos, fue procesado con prisión preventiva y prohibición absoluta para conducir hasta que concluya el proceso.

Cinco heridos tras un choque en cadena en el cruce de las avenidas Scalabrini Ortiz y Corrientes
Cinco heridos tras un choque en cadena en el cruce de las avenidas Scalabrini Ortiz y Corrientes

El Ministerio Público Fiscal porteño informó que el acusado cuenta con una tobillera de geolocalización electrónica y está imputado por lesiones graves, lesiones leves y conducción imprudente.

El siniestro se registró en la intersección de las avenidas Scalabrini Ortiz y Corrientes en la madrugada del sábado pasado cuando -según consta en la causa- el hombre giró su cuerpo para dejar en el asiento trasero del Chevrolet Prisma que conducía, la botella de whisky que venía tomando.

Este movimiento le hizo perder el control y embestir contra la parte trasera de una camioneta Fiat Fiorino, que a su vez se despistó e impactó con la parte trasera de un colectivo de la línea 106.

En tanto, en su derrotero, el Chevrolet Prisma arrolló a tres mujeres que hacían fila para ascender a ese transporte público, antes de quedar volcado en la vereda. Las heridas, una de ellas de gravedad, fueron trasladadas por el SAME al hospital Durand, lo mismo que el conductor del Prisma. Asimismo, el hombre que manejaba la camioneta Fiorino fue derivado al hospital Tornú. Todos con politraumatismos.

El conductor estaba alcoholizado
El conductor estaba alcoholizado

El test de alcoholemia que le practicaron al conductor del Prisma en el momento del hecho arrojó una concentración de alcohol en sangre de 1,77 gramos por litro, muy por encima de lo permitido, que en la Ciudad de Buenos Aires es de 0,5 gr/l.

En el caso intervino el auxiliar Fiscal de Flagrancia, Matías Vila, quien en 24 horas acordó la inmediata prisión domiciliaria para el imputado y la prohibición absoluta de manejar por todo el plazo que dure la causa.