Violaba a su hijastra de 8 años y la filmaba: descubrieron los videos de los abusos y lo detuvieron

El acusado, de 35 años, estaba prófugo desde fines del año pasado y fue capturado por la DDI de Avellaneda-Lanús el jueves pasado. Se negó a declarar ante la fiscal María Soledad Garibaldi

Compartir
Compartir articulo
La DDI Avellaneda-Lanús detuvo a un hombre acusado de violar a su hijastra en reiteradas ocasiones
La DDI Avellaneda-Lanús detuvo a un hombre acusado de violar a su hijastra en reiteradas ocasiones

La Policía de la provincia de Buenos Aires detuvo esta semana a un hombre de 35 años que se encontraba prófugo desde fines del año pasado tras haber sido acusado de un delito aberrante: violó a su hijastra de 8 años en varias ocasiones dentro de la casa en la que ambos convivían en la ciudad bonaerense de Lanús.

El agresor, además, registraba los abusos sexuales con su teléfono celular. La causa que lleva adelante la fiscal María Soledad Garibaldi, titular de la Unidad Funcional de Instrucción N° 4 de Lanús, especializada en delitos contra la integridad sexual, delitos informáticos y aquellos relacionados a la violencia familiar y de género.

Esos videos que registró el propio abusador terminaron resultando clave para el inicio de la investigación: alguien del entorno del imputado se enteró de la existencia de las filmaciones e inmediatamente radicó, en diciembre de 2021, una denuncia en su contra en una dependencia policial de la Ciudad de Buenos Aires.

Con la causa en trámite, la Justicia libró una orden de detención y efectivos de la Bonaerense fueron hasta la vivienda que el acusado compartía con la nena de 8 años, con su novia y madre de la víctima, y con dos hijos en común de la pareja, ambos menores de edad, según informaron fuentes judiciales a Infobae.

Sin embargo, no lo encontraron: el hombre de 35 años había abandonado su hogar. Así se mantuvo prófugo durante más de cuatro meses hasta que finalmente fue atrapado el jueves pasado. Personal de la DDI de Avellaneda-Lanús lo arrestó en inmediaciones a su casa mientras caminaba por la calle.

Tras ello, Garibaldi dispuso un allanamiento a ese domicilio, que se efectivizó durante el viernes. En el operativo se halló el teléfono del agresor con el que filmaba los abusos. En una inspección inicial, en el dispositivo se detectaron los videos de las violaciones, que confirmaron que los hechos se produjeron en el interior de la vivienda.

El caso es investigado por la fiscal María Soledad Garibaldi, de la UFI N° 8 de Lanús
El caso es investigado por la fiscal María Soledad Garibaldi, de la UFI N° 8 de Lanús

El detenido quedó imputado por abuso sexual con acceso carnal y gravemente ultrajante agravado por la situación de convivencia preexistente y por tratarse la víctima de una menor de edad y por corrupción de menores. Se negó a declarar en la audiencia indagatoria ante la fiscal y seguirá detenido mientras avanza la instrucción.

Su situación judicial se podría complicar aun más en los próximos días. Los investigadores del caso tratarán de dilucidar si hizo circular los videos de las violaciones. En esta línea, van a peritar el celular y también otros dispositivos electrónicos secuestrados durante el allanamiento.

En caso de comprobarse que compartió el material pedófilo, el detenido también será acusado de los delitos de producción y distribución de imágenes de abuso sexual infantil.

En los últimos días salió a la luz otro caso similar tras la detención en Campana de un hombre llamado Armando González, alias “Paragua”, quien violaba a su propia hija de 13 años y la filmaba cuando se encontraban solos en la casa que compartían en el barrio La Praderas.

Violación en Campana: agentes de la PFA junto al detenido
Violación en Campana: agentes de la PFA junto al detenido

De acuerdo a esta investigación, el hecho fue descubierto a principios de la semana pasada por la madre de la menor, quien revisó una mochila de González y encontró un pendrive en el que se almacenaban fotos y videos de los abusos.

La mujer arremetió contra “Paragua” y lo denunció a la Policía. Como primera medida, la Justicia le dispuso una restricción perimetral, ante lo cual se fue a vivir a casa de sus padres, en el mismo barrio La Praderas.

Posteriormente, los parientes de la víctima quisieron atacarlo y un amigo se lo llevó a la Villa Zavaleta, previo aviso a las autoridades. Allí, en esa dirección alternativa que había notificado, lo detuvo la Policía Federal. La causa está a cargo de la fiscal Irene Molinari, de la UFI N°3 del departamento judicial de Campana.

SEGUIR LEYENDO: