Qué dice el acuerdo firmado en la Justicia por el que Lucio Dupuy terminó viviendo con sus asesinas sin ningún control

Varios meses de puja en los tribunales pampeanos llevaron a la asignación definitiva de la tenencia. La negociación por dentro y qué falló en el sistema

La Pampa: marcha para pedir justicia por el chico.
La Pampa: marcha para pedir justicia por el chico.

El destino de Lucio Dupuy comenzó a escribirse hace varios meses, mucho antes del viernes pasado cuando el nene de 5 años fue brutalmente asesinado por su madre y la pareja de ella en La Pampa. Prácticamente desde el inicio de la pandemia, el menor fue víctima de un trajín judicial que incluyó regímenes de visitas, disputas entre familiares y un acuerdo final que les otorgó a la mamá y a su novia la posibilidad de quedárselo definitivamente. El expediente que se formó en el Juzgado de Menores N° 1 de General Pico contiene detalles que permiten conocer cuál fue el camino previo que Lucio transitó antes de ser asesinado por quienes debían cuidarlo.

Lucio Dupuy ingresó el viernes pasado al Hospital Evita en los brazos de su madre Magdalena Espósito Valiente (24) y su novia Abigail Páez (27). Prácticamente no tenía signos vitales. Su cuerpo estaba maltrecho. Las mujeres dijeron que habían sido víctimas de un robo y que los supuestos ladrones habían atacado al nene. Era todo mentira. A las pocas horas, la Policía pampeana las detuvo acusándolas de asesinar al chico a golpes. La autopsia al cuerpo de Lucio reveló el tormento que vivió antes de morir.

Según ese estudio forense, que comenzó a las 6:10 del sábado, Lucio falleció a causa de una hemorragia interna provocada por múltiples traumatismos. Los forenses encontraron también un golpe compatible con una patada en el muslo de su pierna derecha, quemaduras de cigarrillos de largada data y mordeduras recientes. “En 27 años de trabajo nunca vi algo así”, declaró Juan Carlos Toulouse, el médico que comandó la autopsia.

Magdalena y el papá de Lucio, Cristian, se separaron a principios de 2019. Cómo la mujer estaba sin empleo y el papá del nene trabajaba en Luján, decidieron entre ellos que lo mejor era que Lucio viva con sus tíos Maximiliano Dupuy y Leticia Hidalgo, en la zona de General Pico.

Magdalena estuvo de acuerdo con esa situación. El acuerdo fue sólo de palabra. Se generó un trámite judicial en el cual la Justicia le otorgó a los tíos la guarda por un año. Eso fue en junio del 2019.

Magdalena y Abigail, hoy detenidas.
Magdalena y Abigail, hoy detenidas.

“Lo que acordó Magdalena era que, si bien la medida era por un año, Lucio se quedaría con sus tíos hasta que ella pudiera conseguir un trabajo estable y una casa para vivir con su hijo en la ciudad de Santa Rosa, a unos 150 kilómetros de Pico”, explica una fuente del caso.

Desde ese mes de junio, el chico vivió con sus tíos y su contacto con su madre era por videollamada, ya que por una cuestión económica no podía subirse a un micro para visitarlo regularmente. En cambio, con el padre el trato era casi habitual.

Toda esta situación se terminó en los últimos días de enero del 2020. Por eso días, Magdalena comenzó un emprendimiento de venta de tortas con su novia Abigail y lograron alquilar un departamento. Su situación económica mejoró y su primera intención fue la de recuperar a su hijo.

Por eso la mujer visitó a la abogada Alejandra Inés Rodríguez para interrumpir la guarda y volver a tener a Lucio con ella. Del otro lado, los tíos paternos del nene no quisieron devolverlo con su madre, no confiaban.

A raíz de esto, el 5 de febrero del 2020 se creó en el Juzgado de la Familia y del Menor N° 1 de la Segunda Circunscripción Judicial, a cargo de la doctora Ana Clara Pérez Ballester, el expediente llamado “Esposito Valenti Magdalena c/ Hidalgo Leticia s/ cuidado personal”.

La primera audiencia de mediación para intentar llegar a un acuerdo se iba a producir el 13 de marzo del 2020 pero Leticia Hidalgo, la tía paterna de Lucio y quien siempre firmó en todos los expediente, no pudo presentarse porque días atrás había sido madre de mellizos.

Lucio, la víctima.
Lucio, la víctima.

Por ese motivo, se reprogramó ese encuentro judicial para el 1° de julio. De un lado estaba Magdalena y su abogada Rodríguez y del otro Hidalgo con su letrada, Adriana Mascaró. En esa audiencia no se llegó a un acuerdo de restitución del menor a la madre pero si acordaron un régimen de visitas. Cada 15 días Magdalena podía ver a su hijo. Podía llevárselo los viernes pero debía devolverlo el lunes a primera hora. Incluso tenía la posibilidad de trasladarlo a Santa Rosa y luego regresarlo a General Pico.

Ese acuerdo para que Lucio vea a su madre se llevó a cabo durante algo más de un mes envuelto en permanentes escándalos policiales que siempre tenían a Lucio como víctima. “Cada vez que la madre iba a buscar al nene era todo un escándalo. Llamaba a la Policía y hacía denuncias de impedimento de contacto. Era una situación muy traumática para todos. Para los chiquitos y, principalmente, para Lucio”, dice una fuente allegada a la familia Dupuy.

El viernes 31 de Julio del año pasado puede tomarse como una fecha clave para la suerte de Lucio. Ese viernes, su madre lo pasó a buscar y se lo llevó a Santa Rosa. Por la tarde, el gobierno pampeano decretó la prohibición de circulación por el COVID. A raíz de esto, la mamá no podía moverse y el nene se quedó con ella y su novia. Nunca más regresaría con sus tíos.

Lucio con su brazo fracturado. Su madre dijo que se había caido de la bicicleta.
Lucio con su brazo fracturado. Su madre dijo que se había caido de la bicicleta.

El 28 de agosto, menos de un mes después de esa situación, se realizó una nueva audiencia entre las abogadas de las partes donde se acordó finalmente que el cuidado de Lucio pasaría a manos de Magdalena y de su pareja Abigail. Fue firmado tanto por la madre del nene como por su tía paterna Leticia Hidalgo.

Leticia firma ese acuerdo porque la situación ya era insostenible. Ella tenía nenes muy chiquitos y los escándalos paramentes con la madre no les hacían bien. Lo mismo para Lucio. Eran situaciones de suma tensión que afectaban a todos y, más que nada, a los menores. Lo hizo por el bien de todos”, cuenta una fuente que siguió los pormenores de la historia por esos días.

El acuerdo fue revisado por la asesora de menores Eliza Catán, que dio su visto bueno: “Las partes suscriben el acuerdo conforme al artículo 287 del código civil de esta provincia. Por ser este el medio más eficiente no tengo objeciones que formular por tratarse este de un beneficio para el niño Lucio Dupuy. Este Ministerio entiende que deberá darse por terminada la tutela concebida en el artículo 135, inciso b, resultando claramente la renuncia del tutor”, dice el documento al que accedió Infobae y que el 7 de septiembre se adjuntó al expediente.

La jueza Ana Clara Pérez Ballester homologó finalmente el acuerdo el 4 de noviembre del 2020. De esta manera Magdalena Esposito Valiente y Abigail Páez se quedaron legalmente con la tenencia de Lucio.

Lucio, con un golpe en su cara.
Lucio, con un golpe en su cara.

“¿La justicia no realizó un estudio socio ambiental o algún tipo de análisis antes de entregarle la tenencia de Lucio a la madre?”, pregunto este medio a todas las partes involucradas.

En todos los casos la respuesta fue la misma: “Está en la ley que si no hay conflicto, es decir que el acuerdo es firmado por las dos partes como sucedió en este caso, la justicia no puede oponerse ni debe realizar ningún trámite ni análisis más. Las dos partes estaban de acuerdo y ahí se termina todo”.

El resto de la historia de Lucio Dupuy está signada por el sufrimiento. El chico vivió con su madre y la novia de ella más de un año. Los forenses que analizaron el cuerpo encontraron lesiones muy viejas que ni siquiera pudieron determinar desde hace cuánto las tenía. Además los registros del Hospital Evita arrojan varias entradas del nene con fracturas de brazos y dedos.

Hoy, la causa en contra de las detenidas avanza. La Justicia encargada de investigar el homicidio requirió los documentos judiciales y planea peritar los teléfonos de las detenidas. También, investigarán el hospital donde solía ser llevado. En todo caso, ya es demasiado tarde.

SEGUIR LEYENDO:

TE PUEDE INTERESAR