La muerte de Lucas González suma el agravante de odio racial: “A estos villeritos hay que darles un tiro en la cabeza”

Es para los seis policías acusados del encubrimiento de la muerte del adolescente. Este lunes fueron indagados. Qué dijeron

Lucas tenía 17 años (Franco Fafasuli)
Lucas tenía 17 años (Franco Fafasuli)

Mientras este lunes la oficial de la Policía de la Ciudad Lorena Miño se entregaba en los tribunales porteños, acusada por encubrir las circunstancias en que ocurrió la muerte de Lucas González; sus otros cinco colegas que habían sido detenidos el sábado enfrentaban la indagatoria. Sin embargo, no sólo les endilgan el delito de encubrimiento. Hay una frase, que pudieron reconstruir los investigadores, que los hizo ir más allá.

Según la orden de detención que se libró el sábado para los seis policías sospechosos de haber plantado el arma en el coche en el que iban Lucas y sus amigos por Barracas aquel 17 de noviembre trágico, al llegar al lugar “el personal policial les refirió a los jóvenes frases intimidantes y discriminatorias, tales como: ‘A estos villeritos, hay que darle un tiro en la cabeza a cada uno. Dónde tenés la falopa, dónde está el arma con la que mataste a tu amigo, denotando un significativo odio racial hacia los adolescentes”.

Así, cuando salió la orden de arresto para los seis se hizo bajo la “calificación jurídica provisoria” de “falsedad ideológica; privación ilegal de la libertad agravada por abuso funcional; encubrimiento agravado por la condición de funcionario público y por ser el delito precedente especialmente grave; amenazas y odio racial, todos ellos en concurso ideal”.

Este lunes, el comisario Juan Romero y el subcomisario Roberto Inca -ambos a cargo de la División Sumarios y Brigadas de la Comisaría Comunal 4-; y el comisario Fabián Du Santos, el principal Héctor Cuevas y la oficial Micaela Fariña, todos de la Comisaría Vecinal 4D de la Policía de la Ciudad, enfrentaban la indagatoria. Miño, que se entregó en las últimas horas, no era de esa partida.

La oficial Lorena Miño se entregó este lunes (Luciano Gonzalez)
La oficial Lorena Miño se entregó este lunes (Luciano Gonzalez)

Los primeros cuatro policías que sí declararon rechazaron los cargos en su contra. La primera en hacerlo fue la oficial Fariña, quien dijo que ese miércoles 17 de noviembre en Barracas su rol solo se circunscribió a llamar a la ambulancia y a cortar el tránsito vehicular, dijeron los voceros con acceso a la causa consultados por la agencia de noticias Télam.

También negó los hechos que se le imputan el principal Cuevas y los comisarios Du Santo y Romero siguieron la misma línea. “Relataron todo como nada anormal”, dijeron las fuentes consultadas. Se esperaba que continuara con la indagatoria de Inca.

Los cinco fueron detenidos el sábado por orden del juez Miguel Del Viso y a pedido del fiscal en lo Criminal y Correccional 32, Leonel Gómez Barbella. Para la fiscalía, los seis policías -que asistieron al lugar una vez consumado el ataque contra el Volkswagen Suran en el que viajaban Lucas y sus tres amigos tras salir de entrenarse en el club Barracas Central- adulteraron la escena para hacer pasar el hecho como un enfrentamiento y, a tal fin, “plantaron” en el auto de las víctimas una réplica de arma calibre 32.

Lucas tenía 17 años. Recibió dos balazos, uno en la frente y el otro en el pómulo
Lucas tenía 17 años. Recibió dos balazos, uno en la frente y el otro en el pómulo

“Los nombrados alteraron los rastros y pruebas del delito que cometieron Juan José Nieva, Fabian Andrés López y Gabriel Alejandro Issasi -los tres policías acusados del homicidio agravado de Lucas y la tentativa de ese delito en contra de sus amigos- (...) al arribar inmediatamente intentando fingir y hacer parecer que se había tratado de un ‘enfrentamiento’ y colocando un arma de utilería ‘plantada’ en el interior del rodado”, indicó el fiscal al requerir la detención de los acusados de encubrimiento.

La muerte de Lucas ocurrió cerca de las 9.30 del 17 de noviembre pasado, cuando junto a sus tres amigos salieron de un entrenamiento de fútbol en el club Barracas Central, detuvieron el VW Suran para comprar jugos en un kiosco y, luego, fueron abordados por policías de la Brigada de la Comuna 4 de la Policía de la Ciudad, que dispararon al menos cinco veces contra el coche en el que los chicos trataron de escapar al creer que eran asaltados por delincuentes, ya que los policías no estaban uniformados, no se identificaron y exhibieron armas de fuego, según consta en la causa.

SEGUIR LEYENDO

Últimas Noticias

Grave denuncia por mala praxis en Córdoba: llevó a su hija al hospital por un raspón y a las 72 horas murió

La nena tenía seis años y aún no está claro por qué falleció. Fue atendida primero en General Moldes y luego derivada a Río Cuarto. Falleció el 8 de enero y hoy le realizarán la autopsia, tras la orden de un fiscal

Condenaron a tres años de prisión a un policía británico que filmó a 51 mujeres desnudas con cámaras ocultas

El detective inspector Neil Corbel, de 40 años, escondía filmadoras en objetos como cajas de pañuelos, gafas o cargadores para grabarlas durante horas sin que ellas lo supieran

Luis Fuentes respondió a las críticas de la afición por los fichajes en América

Luego de conocer la iniciativa de los aficionados por no acudir al Estadio Azteca, el defensor deslindó a sus compañeros de las decisiones en la directiva de cara al Clausura 2022

Loris Zanatta aseguró que la marcha contra la Corte promovida por el Gobierno es golpista

El prestigioso analista italiano que sigue de cerca la realidad argentina explicó que este tipo de actitudes alinea al Poder Ejecutivo con los regímenes populista que buscan socavar la autonomía de la Justicia

El kirchnerismo va otra vez por el fútbol: entretelones de una pelea con final abierto

El senador Oscar Parrilli presentó un proyecto para garantizar la transmisión gratuita de al menos cuatro partidos por fecha. “Macri y las empresas secuestraron los goles”, dijo, pero ¿qué busca en realidad?
MAS NOTICIAS
TE PUEDE INTERESAR