Detuvieron a un policía por matar a un joven en Berazategui: lo acusan de entrar a tiros en una pelea barrial

Se trata del oficial Sergio Mamonte, de la Unidad de Prevención Local de Lomas de Zamora. “Le tocó a mi hijo pero esa bala era para cualquiera”, dijo la madre de Nahuel López, la víctima. Histórica guerra entre el “Barrio Primavera” y el “Barrio 12″

Nahuel, la víctima.
Nahuel, la víctima.

Hay dos barrios en Berazategui, separados por apenas ocho cuadras. El Barrio La Primavera, delimitado por la calle 4, y el llamado Barrio 12, con la calle del mismo número. Durante años, los jóvenes de ambas zonas se odiaron por pequeñas rencillas, una pica que se traducía en corridas, palos y piedras. En Viernes Santo, semana pasada, la histórica rivalidad terminó en muerte.

Poco después de las 14 horas, un joven acusó a otro de robarle el celular en el Barrio Primavera. Según testimonios, el robo no resultó. En cambio, el ladrón fue perseguido por el padre de la víctima: el presunto delincuente disparó al aire con un arma de pequeño calibre y disuadió a quien lo perseguía. Treinta minutos después, el presunto ladrón del Barrio 12 regresó con un grupo de al menos diez jóvenes. Decía que lo habían golpeado simplemente por pasar allí, una historia distinta. Entonces, comenzó una pelea por venganza, barrio contra barrio.

Se lanzaron palos, piedras. Sergio Mamonte, de 40 años, oficial la Unidad de Policía de Prevención Local de Lomas de Zamora, vivía frente al lugar del disturbio. Testigos del caso dicen que tomó su arma reglamentaria y disparó al piso, supuestamente para disolver la pelea. Luego, otros testigos relatan que disparó a matar. Nahuel López, de 20 años, recibió un impacto de bala. Luego murió.

Así, el fiscal Cristian Granados ordenó su aprehensión y lo acusó del homicidio, con tareas de investigación encargadas a la Policía Federal. Se espera su indagatoria en el día de mañana, según revelaron fuentes del caso. Mamonte fue arrestado ayer por la propia Policía Bonaerense, luego de que llegaran a oídos del fiscal que allegados del policía estaban vaciando su casa, un posible signo de fuga.

Empezó a tirar tiros de la nada a quemarropa”, comentó a Infobae un amigo de Nahuel y testigo del hecho.

El lunes hubo una movilización en reclamo de justicia por el crimen.
El lunes hubo una movilización en reclamo de justicia por el crimen.

También, el fiscal Granados aguarda el resultado de la autopsia al cuerpo de Nahuel, que se realizará en la morgue de Procuración en Lomas de Zamora. Primero, deberá realizarse por cuestiones de bioseguridad un test PCR por coronavirus.

Este lunes último, la familia de la víctima marchó a la fiscalía en reclamo de justicia y negó la versión inicial de la Policía que afirmaba que la víctima había participado de un asalto y amenazado con un arma blanca al efectivo Mamonte.

“Esas son todas mentiras”, dijo a Télam Mónica López, la madre del joven asesinado, quien encabezó esa movilización en la que denunció que se trató de un caso de “gatillo fácil”.

En cambio, la versión de una amenaza no forma parte de la acusación: conseguir que se presenten testigos no fue sencillo, ya que varios jóvenes que estuvieron en la riña tienen antecedentes por robos menores. El fiscal Granados, por lo pronto, cree que en un principio, el policía Mamonte disparó para disuadir. Deberá determinar qué ocurrió luego.

Familiares y amigos realizaron una marcha para pedir justicia

Nahuel recibió un balazo en el estómago que le provocó la muerte un día después. Tras ser herido, fue cargado en una motocicleta y trasladado al Centro Municipal de Salud Doctor Javier Sábatto, de Berazategui, donde lo derivaron al Hospital Evita Pueblo del mismo partido, en el que falleció el sábado tras ser operado. El disparo tenía un orificio de entrada y de salida. Así, la pericia balística recae en el cuerpo para encontrar una compatibilidad en la herida.

Estábamos en un enfrentamiento barrio contra barrio cuando salió un muchacho de adentro de una casa, con remera blanca, que supuestamente era policía. Nunca dio una señal de alto ni dijo que era policía, nada. Salió y empezó a tirar tiros de la nada a quemarropa. Fue ahí cuando Nahuel fue a buscar sus zapatillas y ahí le impactó el tiro en la panza. Lo trasladaron en moto”, relató un amigo desde la movilización que hicieron para pedir justicia.

“Ese policía le sacó la vida a mi hermano, era un amigo de nosotros. Siempre estaba con nosotros. Lo que queremos es que se haga justicia y que quede en cana porque esto no puede quedar así. Acá la Policía se lava las manos, no hace nada. Queremos justicia, la familia de él, los amigos. Que quede en cana ese asesino. Basta de gatillo fácil”, agregó.

Según los investigadores en el enfrentamiento también hubo supuestamente otras personas armadas.

Con información de Federico Fahsbender y Miguel Prieto

SEGUIR LEYENDO: