Córdoba: un padre entró al colegio de su hija y se peleó a golpes con cinco alumnos

La menor habría sido atacada por otra compañera en el baño del IPEM N° 249, una escuela con orientación técnica ubicada en el Barrio Observatorio. El hombre, que estaría alcoholizado, fue en búsqueda de venganza. Los peligrosos antecedentes de la institución

Guardar

Nuevo

La palabra de Ricardo Pacheco, el director del colegio Nicolás Copérnico

Eran cerca de las 21 horas del día lunes y se respiraba una tensa calma en el Barrio Observatorio, en la ciudad de Córdoba. El Instituto Provincial de Enseñanza Media (IPEM) N° 249 “Nicolás Copérnico”, una escuela secundaria con orientación técnica situada en la calle Mario Moreno 551, donde ese mismo día hubo una pelea entre dos chicas, por un problema personal, en el baño del colegio.

La madre de una de las nenas, junto a la hermana de la chica, fue inmediatamente a pedir explicaciones al colegio e irrumpió a la institución para hablar con la compañera de la menor involucrada en la riña. “La coordinadora de la institución le dijo que se retire, que no podía ingresar al aula así y menos interactuar con menores”, dijo el director del colegio, Ricardo Pacheco, al programa Arriba Córdoba! que va por Doce Tv.

La mujer volvió a su hogar, contó la situación y regresó junto a su marido al centro educativo. Lo inesperado ocurrió cuando el hombre, en aparente estado de ebriedad -según señaló el directivo- tomó venganza por mano propia y quiso ingresar al comedor del establecimiento golpeando al personal docente. Y allí se trenzó en pelea con cinco alumnos, tres varones y dos chicas, de entre 15 y 17 años.

El ingreso del colegio Nicolás Copérnico en la ciudad de Córdoba
El ingreso del colegio Nicolás Copérnico en la ciudad de Córdoba

Los estudiantes debieron ser asistidos por personal de salud, pero solo sufrieron lesiones leves, mientras que el hombre escapó del lugar tras el ataque y aún no se informó si fue detenido.

“Estamos hablando con Convivencia Escolar, del Ministerio de Educación, para ver cómo empezamos a tratar esto con los grupos familiares, explicándole que este no es el camino. Los padres tienen que venir a hablar con las autoridades para encontrar una solución en común. Esta no es la forma en que se soluciona los problemas entre la gente”, agregó Pacheco quien informó que se hizo una presentación formal a través del Ministerio Fiscal para luego ser elevado a la Policía.

Un colegio con antecedentes violentos

En julio de 2003, este colegio ya había protagonizado un hecho de violencia extrema cuando un menor de 16 años fue gravemente herido con un arma blanca por un compañero.

La delicada situación se vivió luego de una pelea entre ambos adentro del baño del establecimiento escolar, según informó por entonces la Policía de Córdoba.

El hecho se produjo alrededor de las 11.45 cuando los menores, cuyas identidades fueron reservadas, se tomaron a golpes de puño durante un recreo en el baño del colegio, mientras se celebraba el acto por el Día de la Independencia. Y uno de ellos extrajo una arma blanca, cuyas características no fueron precisadas en aquel momento.

Quien estaba armado le produjo al otro joven varias heridas en distintas partes del cuerpo y luego huyó a su casa cuando llegaron al lugar docentes y otros compañeros de colegio.

El menor herido fue trasladado al Hospital de Urgencias, donde fue internado en estado reservado, y en donde se constató que el menor de 16 años “recibió entre 10 y 12 cortes de arma blanca en la cara, el cuello, el tórax y el abdomen”, informó el jefe de Guardia Héctor Juri.

En tanto un móvil policial, a cargo del comisario Toranzo, concurrió al domicilio del agresor y procedió a su detención en el caso en el cual también intervino la Justicia de Menores de los Tribunales provinciales. El menor agredido fue dado de alta 15 días después del hecho.

Por otro lado, en junio de 2010, un profesor de dibujo técnico del IPEM 249 fue tajeado en la cabeza con una navaja de afeitar por un alumno. La víctima, José Manuel González (67), resultó atacado por un joven mientras subía la escalera del colegio y debió ser atendido en un centro de salud cercano.

Por su parte, el agresor logró esconderse entre un grupo de estudiantes, confiaron por entonces fuentes policiales. Por último, en 2016 se recolectaron casi 350 firmas en una petición virtual bajo el pedido para que “cese la violencia” en esa institución educativa.

Guardar

Nuevo