Una mujer boliviana fue a parir a un hospital público de Salta, se negó a pagar la atención médica y fue denunciada

La paciente no presentó ninguna documentación que acreditase su residencia en Argentina. En esa provincia se estableció que los extranjeros deben abonar cuando no se trate de casos de urgencia

Compartir
Compartir articulo
Hospital San Vicente de Paul de Orán (foto: gobierno de Salta)
Hospital San Vicente de Paul de Orán (foto: gobierno de Salta)

Una mujer de nacionalidad boliviana acudió al Hospital San Vicente de Paul de Orán, Salta, para dar a luz pero al recibir una factura de aproximadamente $245.000 por los gastos, decidió marcharse sin pagar. En esa provincia, los extranjeros residentes temporales y precarios deben cubrir los costos de su atención médica, a menos que se trate de una emergencia.

El gerente del hospital, Alejandro Fabián Valenzuela, confirmó que la mujer llegó a la guardia de ginecología acompañada de su esposo, residente de Orán. Sin embargo, no pudo presentar documentos que verificaran su residencia en Argentina. Ante esta situación, el centro médico realizó la denuncia correspondiente y solicitó la intervención de Migraciones.

Este incidente ocurre en el contexto de un cambio en la política de atención médica para extranjeros implementada por el gobernador Gustavo Sáenz en febrero de este año. El mandatario decretó que los extranjeros no residentes en Argentina deberían pagar por la atención sanitaria.

Valenzuela explicó que la pareja llegó por la mañana y al enterarse del costo de la atención médica, se marcharon disgustados. Sin embargo, regresaron horas después con el parto muy avanzado y se les brindó la asistencia necesaria tanto a la mujer como al bebé.

Al día siguiente, se les informó sobre el costo total de los gastos, pero el esposo, argentino, argumentó que no les correspondía pagarlo y se marcharon con el bebé. A pesar de que la mujer estaba lista para el alta, se presentó una denuncia judicial en su contra.

El gerente del hospital expresó la necesidad de verificar la situación migratoria de la mujer, ya que podría encontrarse de manera ilegal en el país. Además, no se pudo confirmar si el hombre que la acompañaba era realmente su esposo.

Por el momento, Salta es la única provincia que implementó el cobro de atención médica a extranjeros no residentes. La medida afecta a aquellos extranjeros que se encuentren en el país de manera temporal, de vacaciones, o con residencia precaria o no permanente.

La resolución garantiza la atención médica en casos de emergencia sin costo, pero establece que los extranjeros deberán pagar por otros servicios médicos. El objetivo, según el gobernador Sáenz, es que los extranjeros contribuyan a los costos de su atención médica en los centros de salud provinciales.

Desde que se cobra a extranjeros, cayó un 80% la concurrencia

Según las cifras que confirmaron fuentes del Ministerio de Salud provincial a Infobae, las consultas bajaron de un promedio diario de 30 personas en los principales nosocomios, a menos de 10.

Esa reacción se observa de manera clara en los hospitales de Tartagal y Orán, dos localidades salteñas que limitan con Bolivia. Durante marzo la concurrencia cayó estrepitosamente: de un promedio de atenciones diarias de entre 20 y 30, en marzo se atendieron sólo 6.

Este fenómeno se repite en los 52 hospitales públicos, de distintos niveles, con los que cuenta la provincia, según corroboraron desde el Ministerio de Salud local. Parte de la explicación puede hallarse en los montos que se conocieron de los valores que tienen las atenciones. Desde la cartera sanitaria de la provincia confirmaron a este medio, a modo de ejemplo, el costo de algunos módulos:

  • $100.000 por día de internación
  • $190.000 internación en salas intermedias
  • $250.000 internación en terapias intensivas
  • $245.000 por parto
  • $250.000 por internación terapia neonatal

La decisión de exigir el pago de las atenciones a las personas que no residen en la provincia se oficializó el último día de febrero de 2024. El gobernador de Salta, Gustavo Sáenz, explicó que se trata de una medida que apunta a recuperar entre el 5 y el 10% del presupuesto anual que el Estado provincial destina a la salud pública. “La medida procura garantizar la solvencia del sistema de salud público salteño”, había argumentado el mandatario provincial.