El bebé argentino secuestrado por Hamas cumple un año: el video de la captura y la esperanza de la familia

Kfir Bibas fue llevado por terroristas de Hamas junto a sus padres y su hermano Ariel, de 5 años. Un primo de la madre relata cómo vivieron estos más de 100 días desde el ataque del 7 de octubre. El primer shock al conocer la noticia y el tema que no se pueden quitar de sus pensamientos: recuperarlos con vida

Compartir
Compartir articulo
La historia de la familia de origen argentino que Hamas dio por muerta

Las imágenes son las últimas que se vieron de Shiri Bibas y sus hijos Ariel, de 5 años, y Kfir, que este jueves 18 de enero cumple 1 año. La mujer agarra con fuerza a sus hijos y en su rostro se ve una imagen como de no entender lo que está pasando. La mujer abraza fuerte a sus hijos, los aprieta contra su cuerpo. No grita, quizás para no asustarlos. Son 21 segundos que casi no se lo ve al bebé que en ese momento tenía menos de 10 meses. Hay si algunos planos de la cabellera pelirroja de su hermano mayor. Después se apaga la cámara del clip filmado por los propios terroristas.

Se los ve a los palestinos armados y encapuchados, indicando el camino a la mujer que se aferraba a sus hijos. Así, la familia se dirigía a su cautiverio en la Franja de Gaza. Un secuestro que ya lleva más de 100 días desde la madrugada del pasado 7 de octubre cuando Hamas cruzó la frontera y atacó a civiles en los kibutz del sur de Israel.

Kfir como símbolo de paz

La suerte de la familia Bibas tiene en vilo al mundo. Su historia se transformó en un símbolo de la barbarie, ya que Kfir es la persona de menor edad capturada por los terroristas. Incluso ayer en Parque Centenario (Buenos Aires) se realizó un acto para pedir su liberación.

Sandra Miasnik, tía de Kfir Bibas, durante el acto que se realizó en Parque Centenario
Sandra Miasnik, tía de Kfir Bibas, durante el acto que se realizó en Parque Centenario

Jimmy Miller es un primo de Shiri israelí que accedió a charlar con Infobae sobre el caso. “Todo lo que tengo para decir de ella es bueno. Una mujer de muy buen corazón, muy dedicada a sus hijos. Pero también muy amorosa con otros chicos ya que trabajaba de maestra jardinera en el colegio del kibutz Nir Oz”, relata el hombre en un castellano con fuerte acento gutural.

Miller cómo se enteró del ataque ese 7 de octubre. “Volvía de Estados Unidos y una mujer en el avión empezó a gritar apenas aterrizamos en Tel Aviv –recuerda, algo conmocionado el hombre-. No lo podía creer, pensaba que se había caído el avión y estaba viviendo un sueño. Enseguida tomamos un taxi y ya en mi casa empecé a recibir los mensajes. Y otro primo me avisa que se habían llevado a Shiri, Yarden y a los chicos”.

Kfir Bibas fue secuestrado con su famili antes de cuplir los 10 meses
Kfir Bibas fue secuestrado con su famili antes de cuplir los 10 meses

Entonces, en el grupo de whatsapp de la familia llegó el video. Esos 21 segundos en los que se ve por última vez, al menos hasta hoy, a la mamá con sus hijos rodeada por hombres de Hamas armados. “Fue un shock terrible. Ver su cara de desesperación y a los nenes aferrados a su mamá creo que sin entender lo que estaba pasando. Lo volví a ver dos o tres veces en ese momento y creo que me costó reaccionar a lo que estaba pasando”, relata Miller sobre las primeras horas tras el ataque terrorista.

Una familia destrozada

Durante la incursión de Hamas al kibutz fueron asesinados los padres de Shiri. José Luis Silberman, argentino, y Marguit Schneider, peruana. En el momento del ataque, Yarden, el padre de los chicos, intentó defender a la familia con un revólver que guardaba en la casa. No lo consiguió. Todos fueron llevados a Gaza a la fuerza.

La última imagen de Shiri y sus hijos en el momento en que eran secuestrados por Hamas

La familia Bibas vivía en el kibutz Nir Oz, en el sur de Israel, una de las comunidades más afectadas por el ataque terrorista. En este lugar de 400 habitantes sufrieron muertes y secuestros el 25% de la población (unas 100 personas).

Miller visitó varias veces a su prima en la comunidad. Lo describe como un lugar idílico, de cuento. “Hay mucha paz en el kibutz. Árboles, flores y mucho césped rodeando las casas”, describe Jimmy sobre el lugar en el que vivía la familia Bibas, muy cerca de la frontera con la Franja de Gaza.

En estas comunidades, se daba una integración con miles de palestinos que cruzaban todos los días para trabajar en los kibutz o en las ciudades cercanas. “Muchos se atendían en nuestros hospitales y estaban cerca de nuestros hijos. Y alguno de ellos pasaron los datos para el ataque. Es más, los terroristas que entraron a la casa de Yarden y Shiri sabían lo que se iban a encontrar. De hecho, creo que los filmaron para tener el testimonio del secuestro de un bebé que ni caminaba como Kfir”, explica Miller.

Así quedó la casa de los Bibas en el kibutz Nir Oz, tras el ataque de Hamas (Reuters/Amir Cohen)
Así quedó la casa de los Bibas en el kibutz Nir Oz, tras el ataque de Hamas (Reuters/Amir Cohen)

Israel, tierra prometida

Miller es hijo de padre brasileño y madre peruana. Una combinación que se daba mucho en Israel que suele recibir inmigrantes judíos de todas partes del mundo. Así, Jimmy habla castellano bastante fluido, portugués, hebreo e inglés. “En mi casa crecí comiendo ceviche y papa a la huancaína”, recuerda el hombre sobre los primeros años de su vida.

Shiri, en tanto era hija de un argentino y una peruana. José Luis era un artista plástico que emigró a Israel en 1976. Se fue en el inicio de la última dictadura argentina en busca de otro lugar con mayor armonía y paz. El hombre dejó un país muy violento para instalarse en el kibutz Nir Oz, en el sur de Israel y muy cercano a la Franja de Gaza.

Los Silberman ya venían de familia de artistas. El papá de José Luis se dedicó a la música, fue director de orquesta y hasta con un seudónimo compuso la mayoría de los temas del programa Titanes en el Ring de Martín Karadagian. Así, la melodía que acompañaba el ingreso de la Momia y otros personajes fueron creadas por el padre de José Luis.

Una selfie familiar de Yarden, Shiri y sus hijos Ariel y Kfir
Una selfie familiar de Yarden, Shiri y sus hijos Ariel y Kfir

Allí comenzó con el trabajo cooperativo en el Kibutz y pudo empaparse de una vida en comunidad más cercana a sus ideales socialistas. El joven José Luis trabajaba en el campo del kibutz y se desarrollaba como artista en una de las viviendas cooperativas de Nir Oz. Conoció a una joven peruana, Marguit Schneider. Se casaron y tuvieron dos hijas Dana y Shiri. Las chicas crecieron en el kibutz. Shiri se dedicó a la educación. Desde las aulas intentó siempre integrar a los jóvenes palestinos que muchas veces cruzaban la frontera para trabajar cerca de su casa del kibutz.

Miller repasa estos más de 100 días desde el ataque. Cuenta que casi pasa todo el tiempo pensando en su familia secuestrada y en los muertos. “No hay momento que no los tenga en mi mente. Hasta cuando duermo los sueño muchas veces -relata Jimmy, conmovido-. No puedo ni imaginar lo que están sufriendo en esos túneles de Hamas que recorren todo Gaza. Es algo que en mi cabeza no puedo representarlo”.

Cuando habían pasado menos de 2 meses del ataque, el Centro Simon Wiesenthal publicó un video con la historia de los Bibas. El video publicado en esta nota, muestran imágenes desgarradoras de cómo quedó la casa del kibutz desde donde fueron secuestrados el 7 de octubre pasado. Los terroristas, además, dejaron inscripciones y destrucción a su paso. En el clip se sucede el hogar arrasado mezclaco con los juguetes de los chicos desperdigados por el jardín. Se nota que allí, no hace mucho los dos hermanos fueron felices. Luego se ve a la familia en su vida cotidiana, a Shiri con Ariel y Kfir en postales de la vida diaria. El bebé que empieza a comer, que sonríe ante un llamado de la mamá. Imágenes que podrían ser de cualquier nene con su familia en cualquier parte del mundo. También se ve el momento del casamiento de Shiri con Yarden Bibas. “Kfir es un niño sonriente como su abuelo”, dice Dana, la hermana de Shiri en una entrevista. Para finalizar la chica visita la tumba de sus padres, asesinados por Hamas. Allí, promete algún día comer un asado con su hermana y toda la familia en honor a sus padres muertos.