Prometió el “Disney argentino”, contrató a Maradona, quedó en la calle y terminó en el Borda

En 2007, Max Higgins organizó un reality de fútbol y compró un terreno para armar un parque de diversiones. Todo fue una farsa. Enloqueció. Pidió limosna y ahora lo internaron por un posible trastorno psicótico

Guardar

Nuevo

Maxim Higgins, de millonario al Borda. Luego de su detención, fue trasladado al hospital psiquiátrico

Caminaba descalzo sin rumbo. Con un maletín raído, los ojos tristes y miraba el río, en Puerto Madero, y proclama discursos a la nada. En inglés. Decía que si le devolvían sus millones podía salvar la economía del mundo.

Dormía donde lo encontraba el sueño. Frente el Luna Park, o en la Reserva Ecológica. Vestía un traje y el pelo le había crecido hasta tener una textura casi imposible de deshacer. Usaba su maletín de almohada, Allí guardaba un sándwich durante días, había papeles o folletos que encontraba en la calle.

Ya no le quedaba su frazada ni su colchón de cartón. Por momentos lloraba y hablaba aunque nadie lo escuchara: como si contara su drama. Había olvidado lo esencial: quién era y qué había hecho.

A partir de un pedido de búsqueda (se ignora quién lo formulo), la División de Personas Extraviadas lo encontró el martes 5 según informa el expediente 687/2011 s/Evaluación Art. 42 CCCN, procedente del Juzgado Criminal Número 56.

Se trata de Emile Maxim St. Patrick Higgins -más conocido como Max Higgins-, el jamaiquino (ahora de 53 años) que se proclamaba el Rey del entretenimiento, llegó a prometer la construcción del “Disney Argentino” y contrató a Diego Maradona para fuera jurado de un concurso de nuevos talentos del fútbol.

Higgins fue llevado al hospital Borda
Higgins fue llevado al hospital Borda

El 19 de octubre de 2020, Infobae lo encontró durmiendo en la calle. De su boca salían delirios. Decía que le habían robado millones y que él podía salvar al país. Hasta le pidió ayuda Maradona a través de la entrevista. Su discurso era confuso. Hablaba de economía, de proyectos, hasta que luego se levantó y fue a pedir que le regalaran un sándwich en el kiosco de la cuadra frente al Luna Park, donde paraba hasta que desapareció.

Antes de su hallazgo, según lo previsto por la Ley 26657 de Salud Mental, se emitieron las alertas correspondientes y se solicitaron informes a distintos organismos.

“Asimismo, de las tareas de campo realizadas, se pudo recabar de interés que el causante merodearía en jurisdicción de Comuna 1, cercanías a Puerto Madero CABA. A raíz de ello se coordinó un encuentro con personal de la Dirección General de Salud Mental, Equipo ASIC, con quienes se recorrió la zona en mención, y al llegar a la Avenida Madero 50 fue dable observar a un masculino en situación de calle de similares características fisonómicas. Procediendo en este caso a mantener una breve entrevista con el mismo, mediante el Equipo de ASIC, quienes auspiciaban de traductor de inglés, identificándose como el Sr. Higgins, cuyos demás datos eran coincidentes con los del buscado. Es por ello que se solicitó mediante frecuencia trunking personal policial de jurisdicción, arribando personal de despliegue “Avenida Céntrica”, colaborando con la Brigada”, refiere el informe oficial.

Por su estado, de “riesgo cierto e inminente para sí y/o terceros, con diagnóstico de descompensación psicótica”, se lo trasladó al Hospital Borda, donde le practicará una evaluación interdisciplinaria. Su internación fue involuntaria.

Pese a no oponer resistencia, y a no entender lo que pasaba, Higgins fue llevado esposado.

En un momento, nunca se supo cómo, Higgins vivió como un millonario
En un momento, nunca se supo cómo, Higgins vivió como un millonario

Su historia es de película. Hasta hace tres años, varias personas contaron que solía sacar un celular que no funcionaba y hablaba en inglés o en un castellano rudimentario, sobre negocios. Había días en que no pronunciaba una sola palabra. Y otros en los que gritaba como un predicador, trepado a un contenedor, mirando a las estrellas para avistar ovnis.

El jamaiquino que se proclamaba el Rey del entretenimiento había caído en la locura y la bancarrota.

“Si recupero mi dinero puedo volver a contratar a Maradona, pero antes necesito que el propio Maradona me ayude. Diego puede sacarme de la calle”, le dijo el hombre a Infobae en Alem y Corrientes, hace poco más de tres años.

Decía que él podía salvar a la Argentina si liberaban sus dos billones de dólares supuestamente embargados. Y también juraba que quedó solo, que todos lo abandonaron, y que con su dinero podrá cumplir sus promesas.

En 2007 anunció que construiría una versión de Disneyworld en San Pedro con una inversión de mil millones de dólares.

Todo, en la vida de Higgins, al parecer fue una farsa.

Andaba en autos de lujo, dormía en hoteles cinco estrellas y llegó a organizar un reality para descubrir a la nueva estrella del fútbol mundial. Para eso contrató a Diego Maradona y a Sergio Goycochea como conductores y en las veladas cantó desde Gloria Gaynor a Durán Durán.

En algunas de las giras por el país se sumó Gabriel Batistuta.

Higgins, en el show que organizó con Maradona como estrella
Higgins, en el show que organizó con Maradona como estrella

El reality se llamaba World Football Idol y tuvo tres ediciones. Lo llamativo era que el estadio marplatense casi siempre estaba vacio. Los Nocheros, Miranda y Soledad fueron otras de las atracciones del evento.

Nunca trascendió cuánto le costó al falso empresario el contrato con esas figuras.

Higgins se paseaba por el estadio José María Minella, de Mar del Plata, con una capa y una corona de Rey, abrazado a Maradona. “El mundo necesita un idolo de futbol, pero el mejor”, decía el extravagante empresario en un video presentación. Como premio, nunca otorgado, ofrecía una Lamborguini Diablo (se descubrió que era prestada y no quería devolverla), 100 mil dólares y una prueba en el equipo del mundo que Higgins decidiera.

Recorría el campo de juego abrazado a Maradona, que llegó a declarar a la prensa. “Max es un loco lindo que se atreve a descubrir nuevos jugadores, y se asoció con nosotros para ir buscando talentos en Argentina. Ojalá lo siga haciendo, como se hizo acá se podrá hacer en otras provincias. Siempre que se haga algo para la Argentina y sume, nosotros vamos a estar de acuerdo, ya se lo dijimos”.

El reality de futbol que unió a Higgins y Maradona

Maradona se refería a una sociedad de la empresa que estaba a cargo de su ex esposa Claudia con las que decía tener Higgins. El imperio que parecía tener (cuando llegaba a la argentina alquilaba una limusina, un helicóptero y una ofina en Puerto Madero) se deshizo como su breve leyenda.

Su esposa, la argentina Sandra Zapata, con quien se casó en 2006, comenzó a desenmascararlo. Dijo que de un día para el otro pasaron de vivir en una pensión en San Telmo a un piso en Puerto Madero. De viajar en la línea D del subte a andar en autos de lujo. De vestir ropa sencilla a usar ropa de marca.

En Youtube hay varios videos de las tres vidas que se conocen de Higgins, hasta ahora. El empresario que decía codearse con el poder mundial, el que fue acusado de estafa y el que aparece durmiendo en la calle.

Pero un día todo se terminó. Zapata lo denunció por violencia machista. Y mostró una carpeta con información según la cual Higgins estuvo preso en los Estados Unidos y en Inglaterra por estafar con cheques sin fondo y fabulación. Era considerado un estafador profesional.

En uno de los videos caseros, aparece durmiendo en una puerta cerca de la esquina de las avenidas Alem y Corrientes, en Retiro. Un joven lo despierta de un grito. Higgins se destapa, viste una camiseta de fútbol. Lo saluda y le pide, en un castellano limitado:

- ¿No tiene plata para comida? Todo el día hambre.

Higgins y Maradona, a quien colocó una corona en el show
Higgins y Maradona, a quien colocó una corona en el show

El que lo encontró, en su momento, fue el youtuber Magnus Mefisto, que tiene más de un millón de suscriptores, lo entrevistó en el mismo lugar. Higgins estaba sentado sobre una frazada, vestía un pantalón y un saco gris y usaba un maletín como almohada.

-Soy JFK como el presidente Kennedy, pero yo soy negro -dijo en inglés.

A medida que hablaba, hacia gestos elocuentes, como si con ese énfasis buscara que su relato fuera creído.

- ¿Dónde está el dinero? -le preguntó Mefisto.

-El dinero está embargado, pero necesitas entender algo. ¿Has visto a Argentina colapsando en el pasado? En 2001 y 1994. El Congreso argentino no logra superarlo. El dinero está embargado. Deben liberarlo para que siga con Disney. El peso está en caída libre, está muy bajo. El dinero que me embargaron no es poco. Dos billones de dólares no es poco, pero no puedo mantenerlos porque los impuestos son altos. No puedo mantener los campos o seguir construyendo Disney. Necesito acceso a mi dinero y a los departamentos. ¡Esto es ridículo! El dinero está en la Argentina. Yo tengo mucho, lo sabes. Quiero que pongas esto en las noticias internacionales. Hay mucha corrupción aquí. Escucha atentamente: mi fama es mala, pero nadie va a alejarme de mi dinero, ¿entiendes?

- ¿Por qué terminó en la calle?

-Desde 2007 es como una montaña rusa para mí. Espero que llegue esto a los argentinos que viven en Estados Unidos y ellos dirán, y hasta Donald Trump dirá, que la clave del rescate de la economía es Max Higgins, yo tengo la solución. Si mi dinero es liberado, el peso flotará y volverá el uno a uno. Puedo salvar al país. Pero no tengo acceso al dinero. Necesito dinero para pagar taxi, para pagar a abogados. Trame dinero para el taxi.

En San Pedro, Max Higgins anunció la creación de un parque de Disney. Fue sólo una fantasía
En San Pedro, Max Higgins anunció la creación de un parque de Disney. Fue sólo una fantasía

- ¿No le quedaron amigos?

-A nadie. Ni los que estuvieron en el poder en 2007. Kirchner murió. Y los top millonarios están en bancarrota -dice Higgins y muestra su barbijo todo sucio.-Esto es bancarrota. Cerraron subte, negocios, esto no funciona.

- ¿Cómo se volvió un vagabundo?

-Si soy un vagabundo tu eres un vagabundo. Tengo dinero. En Navidad el país va a colapsar. El dólar está 74 a 1. La Policía Federal me toma de chiste. ¿Cuánto está Mc Donalds? Necesito dinero, tenemos que lidiar con gente de negocios. Necesito negociar con un senador federal, un abogado, un escribano. Las personas promedio no entienden de política.

Después de despedirlo, la cámara se quedó con la última imagen de Higgins: abrió el paquete de empanadas que le dejó Mefisto, y las pasó, una por una, a una pequeña bolsa de plástico. Miraba como si lo que estuviera ante él fuera un tesoro, como los que soñaba cuando decía ser millonario. Luego las acomodó en su maletín, con una lata de gaseosa. Adentro tenía un peine, un poco de ropa, algo más de comida y una caja de cigarrillos.

El video, hasta el martes al mediodía, tenía más de 90 mil vistas y 1500 comentarios. Entre ellos, personas que lo vieron mendigar en la calle o en su mejor época. “Era uno de los custodios de un boliche vip donde este hombre venía y gastaba fortunas. En toda la disco adornaba a todo el mundo, la verdad un tipo copado pero raro muy raro, muy volado. Conozco a su exsecretaria, es una chica “famosa” y todo su entorno fue así, muy extraño”.

El cartel que prometía el "Mundo Disney" argentino
El cartel que prometía el "Mundo Disney" argentino

Otro comentario dice: “Lo veía durmiendo en la puerta del Patio Bullrich. Le llevaba comida y una vez le conseguí un colchón. Lo raro es que a veces desaparecía y volvía con un traje, como los que usaba en su etapa dorada”. “Yo lo vi ranchando en el Luna Park, con pibes que fumaban paco. Los pibes se reían porque él no paraba de hablar, se levantaba, hacía gestos, gritaba, parecía un actor en el escenario. Un loco”.

“A diferencia de otra gente que vive en la calle no se lo ve sucio ni maloliente. Lo vi en el Bajo. Habla solo. O usa un celular sin batería. No se lo ve con otros linyeras. A veces le preguntas algo y no responde, se queda mudo”, dice otro cibenauta.

Una joven da su aporte: “Literalmente no sabía quién es, trabajé durante el 2018-2019 en un local de cosméticos en Bullrich, él estaba todas las noches ahí afuera, en la vereda del shopping. Nunca se animó a entrar. Recuerdo que me llamó mucho la atención escucharlo hablar en inglés y gesticulando como si estuviera teniendo una charla con alguien más. lo único que llevaba encima era una campera negra y una manta con la que se tapaba. Me acaba de volar la cabeza este video”.

El video de Mefisto cuando lo encontró en la calle

Otro dato de un suscriptor de Mefisto: “En 2019 lo vi por Alem en traje y un bolso deportivo solía estar sentado y otras veces se quedaba dormido. La primera vez qué lo vi me dio la sensación de que le habían robado. Pero le paso algo o le hicieron algo”.

Otras personas proponen ayudarlo, llevarle comida o dinero. O conseguirlo un abogado. Hay opiniones de todo tipo que van de un extremo a otro: que delira, que está loco, que le lavaron la cabeza, que es un estafador que terminó como debía terminar, que los políticos se quedaron con su dinero, que calla algo que le hicieron.

Higgins, ya en la calle y denunciado por su esposa. La imagen es del 2020, en el mismo lugar donde lo detuvieron hoy
Higgins, ya en la calle y denunciado por su esposa. La imagen es del 2020, en el mismo lugar donde lo detuvieron hoy

Antes de su caída, Higgins seguía yendo a San Pedro con su séquito, hombres vestidos de negro, especie de guardaespaldas y otros con turbante, que según él eran enviados del príncipe de Dubai. Higgins mostraba planos, señalaba un gran descampado de 132 hectáreas donde, decía, iba a funcionar el Disney argentino. Pero The Walt Disney Company lo desmintió y amenazó con iniciarle acciones legales. Lo mismo que Warner Bros, porque Higgins decía ser dueño de una empresa llamada Higgins Warner Corporation.

En sus eventos deportivos anunciaba el apoyo de marcas famosas que nunca estuvieron.

Si era un impostor, ¿de dónde salió su dinero?

Se sospecha que el tipo de estafa que cometía era la denominada “Esquema Ponzi”, por el estafador italiano Carlo Ponzi, es una operación fraudulenta y piramidal que consiste en pagar a los inversores actuales los intereses obtenidos de nuevos inversores y no de ganancias genuinas.

Lo cierto es que Higgins, que vestía trajes de todo tipo, con tiradores, zapatos valuados en mil dólares, y se paseaba de un lado a otro con un helicóptero, desapareció del mapa.

En 2013, el noticiero de América recordó la historia de Higgins en un informe. En una de las imágenes se lo veía bajar de un helicóptero encabezando una comitiva con hombres que vestían túnicas y turbantes. Un televidente, Fabián Lescano, que vendía choripanes frente al Aeroparque descubrió que ese empresario que resultó un fraude no era otro que el linyera que iba a su puesto a pedirle comida, agua o cigarrillos.

Al vendedor, a cargo de Choripán Don Mario, se le ocurrió grabarlo con su celular. En el video casero, Higgins come sentado a una mesa de plástico con rapidez, como si llevara varios días sin probar bocado.

A partir de esta revelación, en el noticiero fueron a buscar a Higgins. Lo encontraron viviendo en una guarida subterránea.

Lo llamaron por su nombre y emergió como si interrumpieran su trance. Miró serio al periodista y comenzó a declamar.

Higgins como un mendigo, con un maletín que llevaba a todas partes
Higgins como un mendigo, con un maletín que llevaba a todas partes

- ¡Ven eso en el cielo de noche! Son ovnis, ¿qué creen que nos van a hacer los ovnis? ¿Creen que el mundo es el mismo? ¿Crees que son estrellas? ¿Qué es eso que ven ahí? ¡Ovnis!

Higgins hablaba a los gritos. Luego señaló a unas palomas muertas, casi aplastadas, y dijo que le habían hecho una maldición.

Cuando le preguntaban sobre Maradona, San Pedro o su proyecto para el Disney argentino, no respondía. Seguía con su discurso delirante:

- ¿Realmente creen que los argentinos son estúpidos? Disney es veneno para la gente. Son aliens, como gente muerte. ¿Y saben lo que hace la gente muerta? Se recicla. Las letras toman espacio en el tiempo.

Ante la insistencia del periodista, Higgins, abrió los ojos lo más que pudo y dijo:

-Todos los derechos de Disney son míos. Disney es de la Argentina. Los vampiros y los hombres lobos son reales. Lo que necesito es un lugar para que las naves bajen y ayuden a los dueños de la Argentina.

Enseguida, Higgins le dio la espalda al periodista, se subió a un paredón, miró al cielo y comenzó a gritar.

- ¡Estoy avistando ovnis!

-Se va a matar -dijo el periodista.

Pero Higgins no lo registró.

Seguía hipnotizado, como si su imagen se hubiese congelado, mirando al cielo.

Abandonado y solo, Higgins enfrenta una estadía en el hospital Borda
Abandonado y solo, Higgins enfrenta una estadía en el hospital Borda

Higgins lleva casi diez años en la calle, desamparado. Su relato no tiene un hilo, es como si sus palabras se mezclaran. Cuando alguien le habla su tema pasa a ser el dinero que dice tener embargado.

Vive de limosnas y a veces los comerciantes le llevan empanadas o cigarrillos.

Su mirada es triste. No coincide con lo que dice. Con esa esperanza con la que habla.

La calle quizá es una peor condena que la cárcel.

Sobre todo, para un hombre que se movía como si el mundo le perteneciera.

Y ahora su mundo quedó reducido a las pocas baldosas que ocupa para dormir sobre una frazada sucia.

Solo y olvidado.

Ahora estará en un manicomio.

También solo y olvidado.

Guardar

Nuevo

Últimas Noticias