A diez días del comienzo del verano, así estará el tiempo en la Ciudad de Buenos Aires y alrededores

Las próximas siete jornadas estarán marcadas por temperaturas de hasta de 32°, mucha nubosidad y tormentas previstas para el miércoles y el viernes

Compartir
Compartir articulo
Esta semana están previstas jornadas calurosas para los porteños y el martes la máxima ascenderá a los 32 grados (NA)
Esta semana están previstas jornadas calurosas para los porteños y el martes la máxima ascenderá a los 32 grados (NA)

El verano está a pasitos nomás y luego de una semana más típica del otoño que de la primavera, los próximos siete días estarán más acordes a la temperatura estival. Según prevé el Servicio Meteorológico Nacional, habrá máximas hasta de 32°, mucha nubosidad, poco sol y tormentas previstas para el miércoles y el viernes.

Hoy lunes, la semana arranca luego de un “finde” largo agradable, con un cielo de algo a parcialmente nublado con una máxima pronosticada de 28° y una mínima de 19 grados. Los vientos soplarán variables del sector noreste que rotarán al norte y luego nuevamente al noreste.

Para el martes con un cielo de parcial a mayormente nublado para lo noche, se espera un aumento en las marcas térmicas donde la máxima esperada rondará los 32° y la mínima los 21 grados. Los vientos soplarán variables del sector noreste que rotarán al norte primero, al noreste luego y finalmente del este al cerrar el día.

Y las condiciones meteorológicas desmejorarán definitivamente el miércoles. Hay tormentas previstas para toda la jornada y donde las marcas térmicas oscilarán entre los 29° de máxima y los 23 grados de mínima. Los vientos soplarán constantes del sector este.

Alguna mejora se registrará el jueves pero la inestabilidad de mantendrá durante todo el día con un cielo mayormente nublado con una máxima de 29° y una mínima de 21 grados. Nuevamente los vientos soplarán constantes pero en esta jornada del sector norte.

Y como era previsible para el mejor día de la semana, el viernes, otra vez las lluvias se registrarán sobre la Ciudad de Buenos Aires y alrededores a lo largo de toda la jornada. La máxima estará en los 31° y la mínima rondará los 22 grados con vientos constantes que soplarán del sector norte.

El sábado en el inicio del fin de semana, la lluvia será un recuerdo pero el sol también lo será y otra vez está prevista una jornada apacible con cielo mayormente nublado. Las marcas térmicas oscilarán entre los 31° de máxima y los 20 grados de mínima y por tercer día consecutivo, los vientos soplarán constantes del sector norte.

Finalmente el domingo, el viento del sector sur de las primeras horas del día producirá un leve descenso de las temperaturas. Con un cielo de mayor a parcialmente nublado, la máxima esperada es de 27° y la mínima de 21 grados. Los vientos soplarán variables y del sur rotarán al este.

El calor estará acompañadas con tormentas previstas para el miércoles y el viernes (NA)
El calor estará acompañadas con tormentas previstas para el miércoles y el viernes (NA)

Es de destacar que el SMN señaló en su último informe que en coincidencia con lo que sucederá durante esta semana. Advirtió que será “un trimestre normal o más cálido que lo normal en el norte y este de la provincia de Buenos Aires”, y que habrá valores de temperaturas “normales” para esta época del año en el oeste bonaerense.

Estamos ante El Niño, ya que en las últimas semanas la temperatura del océano Pacífico se mantuvo por encima de la temperatura umbral para este fenómeno y la atmósfera comenzó a responder a ese calentamiento”, anunciaron.

Se trata de un fenómeno climático natural que tiene una recurrencia de entre 2 y 7 años. Su impacto en el clima es de escala global y varían según la región del planeta y la época del año en que se presente.

“Las anomalías de temperatura del agua del mar en el océano Pacífico ecuatorial son consistentes con una fase Niño. Se observó un debilitamiento de los vientos alisios en el Pacífico ecuatorial desde mediados de julio, lo cual indicaría que la atmósfera comenzó a acoplarse al océano. El Índice de Oscilación del Sur mantuvo valores negativos, característico de una fase cálida”, detalló el informe.

En general, en las primaveras bajo la influencia de El Niño suele aumentar la frecuencia y la intensidad de las lluvias en gran parte del centro-este y norte argentino, especialmente en las provincias de Misiones, Corrientes y norte de Santa Fe.

De hecho, de acuerdo a los datos históricos, de las 10 primaveras más lluviosas en esa región, 7 fueron en años con presencia de este fenómeno.