Día de la informática: quién fue la “asombrosa Grace”, a quien hoy se recuerda

Grace Hopper, una figura revolucionaria en el mundo de la computación, no solo sorteó las barreras de género de su época, sino que también transformó el campo de la programación. Su legado, que incluye el desarrollo del lenguaje COBOL y la creación del primer compilador, continúa inspirando y abriendo caminos en la tecnología, especialmente para las mujeres. Es considerada la madre de la informática

Compartir
Compartir articulo
Centros de informática de la Marina de los EE. UU. La comodoro Grace Hopper en su oficina. (Foto de Cynthia Johnson/Getty Images)
Centros de informática de la Marina de los EE. UU. La comodoro Grace Hopper en su oficina. (Foto de Cynthia Johnson/Getty Images)

Grace Hopper, destacada matemática y miembro de la Armada de Estados Unidos, jugó un papel fundamental en el ámbito de la informática, tanto que es considerada como la “madre de la programación informática”.

La norteamericana, fue pionera en el desarrollo del lenguaje de programación COBOL, un elemento esencial en la evolución de la computación contemporánea. El desarrollo de este sistema permitió una notable aceleración y optimización en los procesos de programación. La ausencia de este invento habría mantenido el lenguaje de programación como una extensa secuencia de unos y ceros. Por ejemplo, la instalación de Windows necesitaría 20 gigabytes de espacio en el disco duro y tomaría aproximadamente 5.000 años para completarse.

También apodada “Amazing Grace” por su excepcional talento, Grace Hopper sorteó múltiples obstáculos. En una época donde predominaban los prejuicios que relegaban a las mujeres a roles domésticos, ella se dedicó al estudio y se destacó como una investigadora sobresaliente en el campo de la computación.

Grace Hopper nació en Nueva York en 1906. Bisnieta de Alexander Russell, un almirante de la Armada de los Estados Unidos, siguió su legado al decidir unirse a la Armada, donde fue ascendida hasta el rango de contraalmirante.

La teniente Grace Hopper codifica problemas en cinta perforada para introducirla en una revolucionaria máquina calculadora inventada por el comandante Howard H. Aiken, USNR. La calculadora fue presentada a la Universidad de Harvard por IBM Corporation, para que la usara la Marina de los EE. UU. a lo largo de la Segunda Guerra Mundial
La teniente Grace Hopper codifica problemas en cinta perforada para introducirla en una revolucionaria máquina calculadora inventada por el comandante Howard H. Aiken, USNR. La calculadora fue presentada a la Universidad de Harvard por IBM Corporation, para que la usara la Marina de los EE. UU. a lo largo de la Segunda Guerra Mundial

El interés de Grace Hopper por los números también tenía raíces familiares: era nieta de John Van Horne, un ingeniero civil. Desde temprana edad, mostró un marcado interés por las matemáticas y las ciencias. A los siete años, con una gran curiosidad, desarmaba los relojes de la casa para comprender el mecanismo. Grace Hopper contó siempre con el respaldo de su abuelo y padre, Walter Fletcher Murray, así como de su madre, Mary Campbell Van Horne. Ellos la alentaron a explorar el mundo del conocimiento sin reservas. Querían que las mujeres de la familia tuvieran exactamente las mismas oportunidades que su hermano. Y Grace, no desaprovechó ninguna, con inteligencia y determinación.

Luego de asistir a escuelas privadas para mujeres, en 1924, cursó estudios en física y matemáticas en el Vassar College, Nueva York, donde se recibió con honores en 1928.

Posteriormente, Grace Hopper obtuvo una beca para realizar una maestría en matemáticas en la Universidad de Yale, que pudo completar en 1930, año en que contrajo matrimonio con Vincent Foster Hopper, un doctor en literatura inglesa, quien presidió durante muchos años el Departamento de inglés de la Universidad de Nueva York. Cuatro años después de la boda, ella se doctoró en matemáticas en Yale.

Centros de informática de la Marina de los EE. UU. La comodoro Grace Hopper en su oficina  (Photo by Cynthia Johnson/Getty Images)
Centros de informática de la Marina de los EE. UU. La comodoro Grace Hopper en su oficina (Photo by Cynthia Johnson/Getty Images)

En 1943, en medio de la Segunda Guerra Mundial, Grace dejó su trabajo de profesora de matemáticas e ingresó a la Marina, para lo que necesitó un permiso especial. Faltaban dos años para que su matrimonio terminara en un divorcio. La pareja no tuvo hijos y ella no volvió a casarse.

Durante su tiempo en Harvard, Grace Hopper trabajó en un proyecto de computación que contribuyó a la construcción del Mark I, la primera computadora electromecánica, desarrollada por IBM.

El Mark I contaba con 760 mil ruedas y 800 kilómetros de cable, y su diseño se inspiraba en la máquina analítica de Charles Babbage. Para su programación, se utilizaban interruptores y la lectura de datos se realizaba a través de cintas de papel perforado.

Grace Hopper continuó su carrera en Harvard hasta 1949, año en que se unió a la Eckert-Mauchly Corporation en Filadelfia. Esta empresa estaba en proceso de desarrollar las computadoras BINAC y UNIVAC I. Durante su tiempo en Eckert-Mauchly, donde trabajó hasta 1971, Hopper desarrolló el primer compilador de la historia, el A-0. Un hito clave ocurrió en 1957, cuando creó el B-0 (Flow-Matic), el primer compilador para procesamiento de datos que utilizaba comandos en inglés.

Estos avances sentaron las bases para el desarrollo posterior de COBOL en 1959. Hopper concibió la idea de crear un lenguaje de programación que comprendiera órdenes en inglés y que fuera aplicable en el ámbito de los negocios. Flow-Matic tuvo una influencia significativa en la creación del primer lenguaje de programación que ofrecía una “interfaz amigable” para los programadores.

Hasta ese momento, las computadoras eran equipos de gran tamaño y complejidad, como la Mark I, que medía 15 metros de largo y 2,5 metros de alto, repleta de interruptores y con más de 850 mil kilómetros de cables. Para resolver una ecuación, era necesario conocer con precisión qué interruptores activar o desactivar y cómo conectar los cables en lugares específicos. En este contexto, la programación se convertía en una labor ardua, accesible solo para unos pocos expertos. Dada su naturaleza repetitiva y la dificultad involucrada, era común cometer errores.

Con su lenguaje de programación universal y simplificado, Grace Hopper simplificó el mundo de la programación. De cierta forma, llevó el fuego del conocimiento en computación al alcance de muchas más personas, y su innovación fue fundamental para el desarrollo de computadoras más compactas y accesibles.

Hopper falleció a los 85 años mientras dormía, el 1 de enero de 1992, en su hogar en Arlington, Virginia. Esta mujer, cuya contribución marcó un hito en la historia de la computación, no pasó inadvertida para la historia. Fue enterrada con honores militares y a lo largo de su vida recibió cantidades de premios y más de 40 títulos honorarios.

Desde 1971, la Association for Computing Machinery (ACM) otorga el Premio Grace Murray Hopper. Además, a partir de 1994, se celebra en su honor la conferencia Grace Hopper Celebration of Women in Computing. Este evento tiene como objetivo promover la participación de mujeres en el campo de la tecnología.