El pedido del padre de los dos argentinos secuestrados por Hamas a Milei: “Que no decaigan las gestiones”

A casi dos meses del ataque terrorista, el periodista y educador Itzik Horn solicitó al presidente electo y a la futura canciller, Diana Mondino, “que tomen la posta” y “que sigan presionando para que liberen a todos los rehenes”

Compartir
Compartir articulo
Iair y Eitan Horn: los dos argentinos que fueron secuestrados por Hamas durante el ataque a Israel
Iair y Eitan Horn: los dos argentinos que fueron secuestrados por Hamas durante el ataque a Israel

El padre de Iair y Eitan Horn, los dos argentinos que fueron secuestrados por Hamas durante el ataque contra Israel perpetrado el 7 de octubre, aseguró que espera que el Presidente electo Javier Milei y la futura canciller, Diana Mondino, “tomen la posta” y “que sigan presionando, no solo para que liberen a los rehenes argentinos sino a todos los rehenes en general”.

“Creo que cualquier persona de bien tiene que trabajar en este tema (...) Mi pedido es que no decaigan las gestiones que se están haciendo en Argentina y en el mundo pero, en especial, en Argentina. El tiempo juega en contra de ellos y no pueden seguir estando secuestrados en Gaza de ninguna manera”, sostuvo el periodista y educador, Itzik Horn, en una entrevista con la Agencia Judía de Noticias (AJN).

Si bien manifestó su alegría tras la liberación de 113 rehenes, Horn padre aseguró tener “sentimientos encontrados” y dijo que atraviesa un estado de “tensión constante” ante la posibilidad de que el Hamás no cumpla con su palabra. “Cuando pase todo esto nos dedicaremos a pedirles que rindan cuentas a quienes tienen que rendirlas por ese sábado negro que pasamos”, dijo en referencia al 7 de octubre, fecha en que Israel sufrió uno de los peores ataques terroristas de su historia cuando cientos de militantes del grupo armado Hamas se infiltraron desde la Franja de Gaza y lanzaron una ofensiva coordinada contra varias comunidades e instalaciones militares israelíes.

La semana pasada, familiares de los rehenes se reunieron con dirigentes de la comunidad judía argentina, funcionarios y personal de la Embajada Argentina en Israel. Fue en ese contexto que, según Horn, hicieron llegar su pedido a los próximos gobernantes del pueblo argentino. “Que el tema de los rehenes argentinos siga siendo un tema en la agenda del próximo gobierno”, solicitaron.

Itzik Horn, el padre de Iair y Eitan
Itzik Horn, el padre de Iair y Eitan

La entrevista que Itzik Horn brindó a la AJN

—¿Cuál es su ánimo a estas horas?

—Tengo una serie de sentimientos encontrados. Por un lado, la satisfacción que tuvimos hace pocos días, luego de ver cómo iban liberando otros secuestrados. Tengas o no a alguien secuestrado, todo Israel se alegra de esta situación. Por otro lado, también era una especie de tensión contante ver si el Hamás iba a cumplir o no con lo pactado. Fue una demostración de que juegan con los nervios y con nosotros. Además, una sensación de desazón por no saber cuándo va a ser el turno de los tuyos, ya que ni se habla de los hombres. Ahora agravado, obviamente, con el reinicio de las acciones militares.

—¿Qué le pasó cuando leyó que el expresidente argentino Mauricio Macri habló en Qatar y dijo que tuvo que ver casi de forma “definitiva” con la liberación de los argentinos? ¿Cuán importante fue eso?

—Como primera medida, Qatar es el principal negociador con Israel, prácticamente diría que Qatar es el Hamás. Es su mentor económico y Hamás creció gracias al dinero de Qatar, que era para proyectos humanitarios y fue a parar a túneles y armamento. Si Qatar es el interlocutor, es con quien hay que hablar. Con respecto a la actuación del expresidente, nosotros pensamos que en todo lo que él pueda ayudar es bienvenido. Como lo fueron las dos reuniones por Zoom que los familiares argentinos tuvimos con el presidente saliente, Alberto Fernández, así como el contacto con el canciller saliente, Santiago Cafiero.

Sentimos un acompañamiento tanto por parte del Gobierno Nacional como del personal de la Embajada Argentina en Israel. Hacen más de lo que uno se puede imaginar: no solo en el contacto con nosotros, que es prácticamente diario, sino también alegrándose cuando alguno de los liberados es un argentino. Solo tengo palabras de elogio y agradecimiento hacia el personal de la Embajada de Argentina en Israel.

—En Argentina hay un cambio de gobierno la próxima semana, ¿tuvieron algún tipo de contacto con algún miembro del Gobierno entrante? ¿Cuál es el pedido que los argentinos en Israel hacen al próximo Gobierno?

—La semana pasada, cuando estuvimos reunidos con una delegación de dirigentes de la comunidad judía argentina que vino a expresar su solidaridad, los familiares de los rehenes les hicimos un pedido expreso: que se contacten con las nuevas autoridades para que el tema de los rehenes argentinos siga en la agenda del próximo Gobierno. Desde lo personal, aunque no los conozco, como argentino yo me dirijo al Presidente electo Javier Milei y a la futura canciller, Diana Mondino, para que tomen la posta y sigan presionando, no solo para que liberen a los rehenes argentinos sino a todos los rehenes en general. Cualquier persona de bien tiene que entrar a trabajar en este tema.

A una semana del ataque terrorista, Itzik Horn hizo un pedido desesperado para que liberen a sus hijos

—Viene del partido Avodá y de la escuela Scholem Aleijem. Siempre se dijo que uno no podía vivir teniendo hambreado a gente a 50 kilómetros de donde uno vive y ese fue el espíritu de aquellos israelíes argentinos e israelíes en general, con un pensamiento claro respecto a la convivencia palestina. ¿Qué ocurrió con eso en la sociedad israelí en general y en particular con usted?

—Quienes me conocen saben que yo no era un gran activista. Yo formaba parte de lo que se conoce en Israel como el Campamento de la Paz, a favor del diálogo entre los pueblos y de dos Estados para los pueblos, que creo que es algo que en algún momento habrá que hacer. Hoy por hoy hay una sensación más que nada de traición, porque toda la gente que venía a trabajar desde Gaza a los campos o a las fábricas en Israel, finalmente hizo inteligencia para que el Hamás hiciese lo que hizo. En la mayoría de los lugares se encontraron mapas de adentro de los Kibbutzim o de las ciudades.

—¿Cómo se sigue adelante cuando sabemos que Israel era el segundo o el tercer país más feliz del mundo?

—Hasta que todos los rehenes no salgan del cautiverio y hasta que no enterremos a nuestros muertos, hasta que no recuperemos los cadáveres que estas lacras se llevaron y la sociedad se recupere del golpe. Después crecerá porque esta es una sociedad sana y me imagino que nos dedicaremos a pedirles que rindan cuentas a quienes tienen que rendirlas por ese sábado negro que pasamos.

—¿Hay algo que le gustaría agregar?

—Mi pedido es que no decaigan las gestiones que se están haciendo en Argentina y en el mundo pero, en especial, en Argentina. El pedido es que sea una participación general, no solo de la comunidad judía. Que sea toda la sociedad la que participe en este reclamo y pida por la liberación de los rehenes. E insisto, yo no pido solo por mis hijos, pido por todos los rehenes. El tiempo juega en contra de ellos y no pueden seguir estando secuestrados en Gaza de ninguna manera.

*Con información de la Agencia Judía de Noticias (AJN).