Los secretos de la basílica de San Pedro: la tumba del apóstol oculta durante siglos y las maravillas del barroco

Es el templo más emblemático para los católicos y se encuentra en el Vaticano. Durante el Imperio Romano, era el circo de Nerón, donde martirizaron a numerosos cristianos y crucificaron boca abajo a San Pedro, apóstol y primer Papa de la historia. La historia y los misterios que esconden las obras que la engalanan

Compartir
Compartir articulo
La Basílica de San Pedro en el Vaticano, el templo más emblemático del catolicismo
La Basílica de San Pedro en el Vaticano, el templo más emblemático del catolicismo

Simón, conocido como Pedro, fue la cabeza de los doce apóstoles por voluntad del mismo Jesús, designado por Él como cabeza y fundador de la Iglesia. La predicación de la Palabra lo llevó por muchas tierras, hasta Roma, donde experimentó el martirio bajo el emperador Nerón y donde fue sepultado.

La tumba de San Pedro fue desde el principio el corazón de un culto apasionado por parte de los primeros cristianos. La presencia de los restos de un apóstol tan importante en Roma siempre ha sido motivo de gran orgullo y fervor por parte de los fieles. Del mismo modo sucedió con los restos de San Pablo, que se asoció inmediatamente con San Pedro, y que incluso comparte con él la misma fiesta, el 29 de junio. Siempre es fascinante reflexionar sobre cómo dos hombres tan diferentes en historia y vocación se asocian en el corazón y la espiritualidad de los cristianos, como baluartes de la fe y símbolos mismos de la Iglesia católica.

San Pedfro crucificado con la cruz invertida (Getty)
San Pedfro crucificado con la cruz invertida (Getty)

En cuanto a la tumba de San Pedro, con el tiempo se ha convertido en un punto de referencia espiritual para los cristianos de todo el mundo, comparable a la Basílica del Santo Sepulcro de Jerusalén, el lugar donde murió y fue sepultado Jesús.

Hoy, quienes visitan la basílica vaticana pueden admirar el imponente Baldacchino di San Pietro, uno de los monumentos más sorprendentes del arte barroco, que se eleva sobre la tumba del santo y el altar mayor erigido por Clemente VIII, sobre el cual se eleva la majestuosa cúpula de Miguel Ángel. Pero ese no fue siempre así.

Originalmente, los restos del Santo fueron colocados en una tumba excavada en la tierra, no lejos del lugar de su martirio: el circo de Nerón, los suntuosos jardines en los que el Emperador infligió torturas indecibles a los cristianos. Si originalmente la tumba del Santo estaba marcada por un simple monumento llamado “Trofeo de Gayo”, pronto recibió los debidos honores, primero con la construcción a su alrededor de un monumento por orden del emperador Constantino, un alto cubo de tres metros en mármol y pórfido; luego, en el 320, de una imponente basílica destinada a encerrar los preciosos restos a modo de ataúd, diseñada de manera que la tumba de San Pedro coincidiera con el altar mayor.

La tumba de San Pedro
La tumba de San Pedro

A lo largo de los siglos y la sucesión de emperadores y papas, la tumba de San Pedro se incorporó a altares cada vez más suntuosos, que solo las excavaciones arqueológicas de mediados del siglo XX revelaron, capa tras capa. Tras el monumento buscado por Constantino, vino el de Gregorio Magno, a su vez encerrado en el altar buscado por Calixto II. Lo que todavía vemos hoy bajo la cúpula de Miguel Ángel data de 1594 y fue construido por orden de Clemente VIII, pero mientras tanto toda la basílica había sido demolida y reconstruida por orden del Papa Julio II. Así nació la Basílica de San Pedro que todos conocemos y admiramos. El aspecto más interesante para los cristianos es la centralidad que la tumba de San Pedro ha mantenido en todos estos trastornos arquitectónicos.

Las excavaciones arqueológicas que llevaron al descubrimiento de las diversas evoluciones de la tumba de San Pedro, son muy actuales. Comenzaron en 1939 tras un derrumbe accidental que reveló un antiguo depósito de cadáveres romano bajo el suelo de las cuevas junto al altar de San Pedro. El entonces Papa Pío XII era consciente del hecho de que un antiguo documento conservado en la Biblioteca del Vaticano, el “Libro de los Papas”, describía el lugar de enterramiento de San Pedro y mandó a realizar excavaciones en gran secreto. Desenterraron muchas tumbas paganas, estatuas y finalmente una tumba decorada con imágenes cristianas. Continuando con el descubrimiento del pasado, los arqueólogos encontraron los citados altares y finalmente un muro pintado de rojo contra el que se había erigido el edículo funerario, el “Trofeo de Cayo”.

EL Papa Francisco en los subsuelos de la Basílica de San Pedro, donde se encuentra la tumba del apóstol (Reuters)
EL Papa Francisco en los subsuelos de la Basílica de San Pedro, donde se encuentra la tumba del apóstol (Reuters)

Al principio, los investigadores no tenían certeza de que se tratara de la tumba de San Pedro. Su nombre no aparecía y, en cualquier caso, no se habían encontrado restos.

Posteriormente Margherita Guarducci, epigrafista y arqueóloga, consiguió descifrar las pintadas aparentemente incomprensibles de la pared contra la que se apoyaba el primitivo edículo erigido como monumento funerario. Así descubrió que el nombre de San Pedro se repetía constantemente en esos escritos, y reconoció dos inscripciones en particular: “Cerca de Pedro” y " Pedro está aquí” escritos con grafitti en griego “Petrus Eni”. Investigando se enteró de que los trabajadores habían encontrado previamente un nicho excavado en la pared y revestido de mármol, del cual se habían extraído huesos humanos. Se trataba, como confirmaron análisis posteriores, precisamente de las reliquias de San Pedro, trasladadas por voluntad de Constantino desde la tumba excavada en el suelo a este lugar más adecuado.

Aunque el Vaticano había publicado el resultado de la investigación de Guarducci en 1965, las amargas controversias continuaron dividiendo a religiosos y eruditos sobre los restos de San Pedro, tanto que en un momento los huesos fueron retirados del nicho en el Muro de Graffiti. Recién el 5 de diciembre de 2013 el Papa Francisco los hizo volver a colocar en el lugar que les correspondía, después de la cuidadosa revisión deseada por el Papa Benedicto XVI, quien confirmó lo que había descubierto Margherita Guarducci. Esa fue de hecho la tumba de San Pedro.

El rezo del Papa Francisco frente a la tumba donde se encuentran las reliquias de San Pedro (Reuters)
El rezo del Papa Francisco frente a la tumba donde se encuentran las reliquias de San Pedro (Reuters)

Los dos detalles más importantes de la actual Basílica de San Pedro son: el baldaquino y el retablo de la cátedra; veamos una rápida descripción de ambos.

El Baldacchino di San Pietro es un toldo de bronce ubicado en el corazón de la Basílica dedicado al Santo Padre de la iglesia. Habitualmente este toldo, en el contexto de la arquitectura barroca, es un elemento en forma de dosel colocado para cubrir el altar mayor y a todos los efectos, parte del mobiliario sagrado de las iglesias. Este “toldo” llamado Baldaquino suelen ser grandes piezas de tela cuadradas o rectangulares, sostenidas por cuatro o más varillas decoradas con flecos y frisos, utilizadas para proteger a cardenales, obispos y papas durante las procesiones.

El Papa Francisco celebra misa en la Basílica de San Pedro bajo el imponente Baldaquino de bronce creado por Bernini (AFP)
El Papa Francisco celebra misa en la Basílica de San Pedro bajo el imponente Baldaquino de bronce creado por Bernini (AFP)

El Baldacchino di San Pietro es mucho más que una simple copia de bronce de algo que suele ser de tela. Otorga al complejo una mirada verdaderamente impresionante, por tanto, concebida precisamente para despertar el asombro en todo aquel que lo contempla, como era propio de la arquitectura y el arte barrocos. El Baldacchino di San Pietro es reconocido con razón como uno de los monumentos más sorprendentes de esta corriente artística, que entre 1600 y 1700 enriqueció Roma con palacios y monumentos únicos en el mundo.

En particular, el Baldacchino di San Pietro fue diseñado y construido por Gian Lorenzo Bernini entre julio de 1624 y 1633 y tiene veintiocho metros y medio de altura, ¡más que un edificio de diez pisos! Tiene planta cuadrada, y toma la forma del dosel papal, que se sostenía sobre el pontífice durante las procesiones. De las cuatro esquinas de la base de mármol parten cuatro altas columnas de bronce, obtenidas no sólo del bronce traído de Venecia sino también de la fusión de las vigas de los pronaos del Panteón de Agripa, que se elevan en espiral y parecen enrollarse sobre sí mismas, como las del Templo de Salomón, hasta los suntuosos capiteles. Las columnas, de 11 metros de altura, están totalmente recubiertas de ramas de laurel, en homenaje a Urbano VIII, entre las que vuelan abejas, símbolo de la familia Barberini que había encargado el monumento, y corren lagartijas, que, con su capacidad de cambiar de piel, simbolizan el renacimiento, la Resurrección.

Retrato de Gian Lorenzo Bernini
Retrato de Gian Lorenzo Bernini

Además, la primera lagartija de la columna noroeste mira hacia el sol, y simboliza la búsqueda de Dios, mientras que la segunda lagartija de la columna noreste tiene un escorpión en la boca, símbolo del mal en el Apocalipsis. Un detalle interesante: en una de las columnas, para ser exactos la columna trasera izquierda, se funde un rosario. Es el homenaje de Bernini, que así quiso declarar que su obra estaba dedicada a la Virgen. En un extremo se aprecia el crucifijo y en el otro tres medallas devocionales. Al otro lado de la columna hay otra medalla, que representaría al Papa Urbano VIII en persona.

Las columnas surgen de bases de mármol policromado esculpidas con rostros de mujer que representan las etapas del parto, desde el momento de la concepción hasta el nacimiento del niño, que aparece recién nacido en el último friso. Parece que esta elección particular para la decoración de las bases fue dictada por una sobrina del Papa Urbano VIII que había tenido un embarazo difícil otra teoría es que Bernini quiso mostrar su devoción a la “Iglesia que es Madre”.

El papa Urbano VIII
El papa Urbano VIII

El techo es de madera dorada, en forma de lomo de delfín, ricamente decorado, y confirma la excelencia de este monumento, verdadera síntesis entre la arquitectura barroca y la escultura. En particular, en la parte superior del dosel hay cuatro estatuas de ángeles colocadas en las cuatro esquinas, y otras de mutis, diseñadas por Francesco Borromini, sosteniendo festones. Unos querubines sostienen en sus manos las llaves de San Pedro y la corona papal. Además, un putto eleva al cielo un enorme cuerpo de abeja invertido, recordando de nuevo el símbolo de la familia del Papa, sobre el que se encuentra el globo terráqueo con la cruz. La grandiosidad de la obra se combina con la ligereza, el dinamismo de las formas, obtenido por el artista gracias a su inestimable habilidad para tratar los materiales duros como si fueran suaves y ligeros. ¡Incluso el fleco de tela falsa que adorna la cubierta, a pesar de estar hecho de bronce, parece revolotear con la brisa! Bernini no trabajó solo en este grandioso monumento. Con él colaboraron Francesco Borromini, su asistente en la parte arquitectónica, y muchos otros artistas, fundadores y canteros. Bernini tardó casi diez años en completar el Baldacchino, que fue inaugurado en 1633 por el Papa Urbano VIII. Con su estructura arquitectónica particular y su impronta predominantemente escultórica, el Baldacchino di San Pietro puede considerarse un verdadero manifiesto del arte barroco.

La Cátedra de San Pedro como objeto actual es un banco de madera conservado en la Basílica de San Pedro en el Vaticano. Luego se erigió un trono de bronce a su alrededor. En cambio, una copia del mismo se encuentra en el museo histórico y artístico del tesoro de San Pedro, al que se puede acceder desde el interior de la basílica.

La Cátedra de San Pedro
La Cátedra de San Pedro

Entre 1656 y 1665 Gian Lorenzo Bernini creó un magnífico relicario de composición barroca en torno a la Cátedra, y aún hoy lo podemos admirar en el ábside de la Basílica de San Pedro. La Cátedra de San Pedro de Bernini tiene 7 metros de altura, coronada por dos putti que sostienen la insignia papal. La estructura principal consta de cuatro grandes estatuas de bronce que sostienen una plataforma sobre la que descansa la propia Cátedra. Las estatuas representan a los cuatro doctores de la Iglesia griega y latina: Sant’Agostino, Sant’Ambrogio, Sant’Anastasio y San Giovanni Crisóstomo data del siglo IX D.C., y es un regalo que Carlos II, conocido como el Calvo, rey de los francos, le entregó al Papa Juan VIII cuando descendió a Italia para ser coronado emperador. En realidad, la Silla (es decir, el relicario que la contiene) parece flotar en el aire sobre un lecho de nubes doradas, gracias a la maestría del escultor. El bajorrelieve dorado que forma el respaldo de la Silla es obra del escultor Giovanni Paolo Schor a partir de dibujos de Bernini. Representa el episodio de Jesús el cual le dice a Pedro, por tres veces: “Apacienta mis ovejas”, hecho ocurrido cuando Jesús resucitado se apareció a los apóstoles a orillas del lago de Tiberíades y encomendó su rebaño a Pedro para que lo cuidara y guiara. A los lados del asiento, en cambio, se representa el Lavatorio de los pies y la Entrega de las llaves (traditio clavium), uno de los temas más recurrentes en el arte paleocristiano: Jesús le da las llaves a Pedro y así lo inviste con la primacía papal. Una gran vidriera, rodeada por una gloria ascendente de ángeles dorados, rayos y nubes, corona la estructura. En el centro de la ventana se encuentra la paloma que representa al Espíritu Santo, guía de Pedro y sus sucesores. Es decir que el centro visual de toda la basílica es la representación iconográfica del Espíritu Santo.

Últimas Noticias

El reclamo del padre de la víctima de “La Hiena Humana” tras la condena: “Un error destruyó una familia”

El asesino Roberto José Carmona fue sentenciado a prisión perpetua. Sin embargo, aún resta determinar la responsabilidad de las autoridades que permitieron que el homicida salga de la cárcel en donde cumplía penas por otros crímenes brutales
El reclamo del padre de la víctima de “La Hiena Humana” tras la condena: “Un error destruyó una familia”

A qué organizaciones piqueteras pertenecían los más de 1200 comedores “inexistentes” que descubrió el Ministerio de Capital Humano

La justicia investiga a los movimientos de Emilio Pérsico, Juan Grabois, Juan Carlos Alderete, Daniel Menéndez y Eduardo Belliboni, entre otros. Varios de ellas recibieron cientos de millones de pesos en subsidios del gobierno anterior
A qué organizaciones piqueteras pertenecían los más de 1200 comedores “inexistentes” que descubrió el Ministerio de Capital Humano

La defensa del femicida de la estudiante de medicina de Cipolletti apelará la condena

El abogado del acusado aseguró que la decisión fue impulsada por presiones, luego de que un jurado popular lo encontrara culpable por el femicidio de la estudiante de Medicina
La defensa del femicida de la estudiante de medicina de Cipolletti apelará la condena

Netflix abandonó las tiendas de apps: Disney sería el próximo si Google y Apple no cumplen sus exigencias

El CEO de la empresa del ratón, Bob Iger, busca renegociar los acuerdos de reparto de ingresos con las gigantes tecnológicas para mejorar las ganancias
Netflix abandonó las tiendas de apps: Disney sería el próximo si Google y Apple no cumplen sus exigencias

Buscan salvar la rana gigante chilena, uno de los anfibios más voraces del planeta en peligro de extinción

Este animal puede medir 32 centímetros y llegar a pesar hasta un kilo, convirtiéndolo en el más grande de Latinoamérica
Buscan salvar la rana gigante chilena, uno de los anfibios más voraces del planeta en peligro de extinción