Todo empezó con una invitación de Facebook. Daniela hizo clic en "Aprobar" y se encontró con el perfil de un joven afgano al que había conocido a los 16 años durante un viaje a Sudáfrica. Palabras van, palabras vienen, no tardó en enamorarse de una persona que vivía a 16 mil kilómetros de su casa y tenía otras costumbres. Poco después viajó a la India para reencontrarse y decidió casarse. Lo que siguió fue un infierno: golpes, maltrato y cautiverio. La bioquímica sanjuanina fue finalmente rescatada después de una negociación entre los gobiernos de Argentina e India. Mañana volverá al país.

"Yo lo conocí y no me imaginé que podía ser así. Era excelente, no sé qué le pasó. No puedo entender cómo se dio esta situación", contó su madre, Yolanda, en una entrevista con San Juan 8.

De la boda al infierno

Hace seis meses Yolanda se casó en Nueva Delhi con el sujeto, cuyo nombre no trascendió, y se fueron a vivir a Bombay, una ciudad ubicada a 1.400 kilómetros de la capital de la India.

Daniela soñaba con seguir su carrera de bioquímica en Oriente, pero la fantasía se derrumbó. Yolanda no sabe cuándo exactamente, pero hace meses ella quiso a viajar a San Juan, y su marido se lo prohibió. Entonces comenzaron los maltratos. 

Pero el problema era el lugar. En la India, el 80% de los matrimonios son acordados. El país ocupa el puesto 134 en Índice de Igualdad de Género de la ONU.

Ayuda

Yolanda no sabía cómo ayudar a su hija y le pidió ayuda al periodista Rodolfo Uriza, de FM La Gente, quien la contactó con funcionarios del gobierno provincial. Y así, desde la Secretaría de Relaciones Institucionales empezaron los contactos con la Cancillería y el consulado argentino que encabeza Raúl Guastavino.

El lunes a la noche la policía hindú finalmente la rescató. Daniela estaba en estado de shock y sufría ataques de pánico. Desde el consulado le brindaron contención e hicieron los trámites para sacarla del país. Mañana a las 7 llegará al aeropuerto de Ezeiza, luego de dos escalas en Doha y San Pablo.