En medio del reclamo de legisladores y ambientalistas para que el presidente Mauricio Macri cumpla con su promesa de promover la ley de humedales, la Justicia federal prohibió la construcción y ampliación de countries en 16 municipios bonaerense, y clausuró la construcción de dos emprendimientos en Tigre por la falta de estudios de impacto ambiental. En la causa se investiga la relación de los barrios privados asentados sobre humedales con las inundaciones.

La medida dictada por la jueza Sandra Arroyo Salgado, titular del Juzgado Federal en lo Criminal y Correccional 1 de San Isidro, abarca a los municipios de Vicente López, San Isidro, San Fernando, Tigre, Luján, Exaltación de la Cruz, Campana, San Andrés de Giles, General Rodríguez, Mercedes, Suipacha, Pilar, Escobar, Moreno, José C. Paz y San Antonio de Areco.

En concreto, la magistrada dispuso que esos municipios y el Organismo Provincial para el Desarrollo Sostenible (OPDS) "hasta tanto el tribunal cuente con las conclusiones del estudio pericial acumulativo ordenado y se disponga lo contrario, se abstengan de autorizar la construcción de emprendimientos o ampliaciones de los existentes que impliquen una o más tareas de endicamiento, embalses y/o polders, dragados, refulados, excavaciones, creación de lagunas, derivación de cursos de agua, modificación de costas, desagües naturales, cotas en superficies asociadas a valles de inundación y cursos de agua o ambientes isleños". En los hechos, frenó la construcción de barrios cerrados.

La jueza también clausuró dos proyectos resistidos por vecinos y ambientalistas en el partido de Tigre: Venice Ciudad Navegable y Remeros Beach.

En el caso del primero, es el segundo revés que suma, ya que en una causa patrocinada por el Centro de Estudios Legales y Sociales, la Cámara en los Contencioso Administrativo de San Martín ya ordenó que los constructores entreguen los estudios técnicos, pues en el vecino barrio de Villa Garrote temen que Venice Ciudad Navegable agrave las inundaciones que -alegan- se multiplicaron desde la creación de Nordelta.

"Venice Ciudad Navegable se encuentra en plena construcción y no cuenta con la declaración de impacto ambiental; es decir no cuenta con el principal estudio que otorga la habilitación para iniciar las obras", escribió Arroyo Salgado, en un extracto del fallo reproducido por Página/12.

Con respecto a Remeros Beach, el emprendimiento todavía no se está construyendo, pero la jueza resaltó que ni el municipio ni el organismo provincial lo autorizaron aún.

El expediente fue impulsado en 2012 por un núcleo de organizaciones sociales y ambientalistas, que denunciaron que la proliferación de barrios sobre humedales hicieron más frecuentes y más graves las inundaciones en la Provincia de Buenos Aires.

En ese sendero, citada por La Nación, la experta Patricia Pintos, geógrafa e investigadora del Centro de Investigaciones Geográficas (CIG), advirtió que en la cuenca del Río Luján, hasta fines de 2014, se realizaron 66 urbanizaciones en 9.2000 hectáreas de humedales.

Frente a ello, el fiscal Fernando Domínguez solicitó la medida que finalmente fue ordenada por Arroyo Salgado, que usó muy duros términos para cuestionar la falta de controles y evaluó que su decisión debería haber sido tomada por los municipios y la Provincia.