Por qué los Juegos Olímpicos de París podrían convertirse en un gran evento de propagación del dengue

Un epidemiólogo británico analizó el crecimiento global de enfermedad transmitida por la picaduras de mosquitos Aedes aegypti y explicó por qué el mega encuentro deportivo puede acarrear riesgos

Guardar

Nuevo

Se esperan más de 10 millones de visitantes en París por los Juegos Olímpicos 2024. Empezarán el 26 de julio, en pleno verano europeo con altas temperaturas que facilitan la reproducción de los mosquitos del dengue  (AP Foto/Aurelien Morissard)
Se esperan más de 10 millones de visitantes en París por los Juegos Olímpicos 2024. Empezarán el 26 de julio, en pleno verano europeo con altas temperaturas que facilitan la reproducción de los mosquitos del dengue (AP Foto/Aurelien Morissard)

En septiembre de 2023, varias personas contrajeron dengue en París, Francia. La presencia de esta enfermedad transmitida por mosquitos fue notable por dos razones. Fue el brote más al norte jamás registrado y ninguna de las personas había viajado recientemente. Esto demostró que ahora es posible que el dengue se transmita localmente en el norte de Europa.

Estos hechos son importantes en 2024 debido a los Juegos Olímpicos. Francia espera con anticipación que más de 10 millones de atletas, espectadores, funcionarios y turistas lleguen a la ciudad para el evento.

El gobierno francés sabe que existe riesgo de dengue. En París, se controlan periódicamente cientos de lugares para detectar la presencia de mosquitos portadores del dengue. ¿Será esto suficiente?

El concepto de superpropagador en epidemiología de infecciones no es nuevo. En esencia, significa que una pequeña fracción de la población, tal vez sólo una persona, es responsable de la mayoría de los casos.

Una famosa superpropagadora histórica fue “María tifoidea”. Mary Mallon era portadora asintomática de fiebre tifoidea y pudo haber infectado a más de 100 personas. Un estudio publicado en la revista Nature sugiere que alrededor del 15% de las personas fueron responsables del 85% de los casos de COVID en la provincia de Hunan, China.

Un estudio mostró que en Perú, el 8% de los espacios ocupados son responsables de más de la mitad de los casos de dengue (Europa Press)
Un estudio mostró que en Perú, el 8% de los espacios ocupados son responsables de más de la mitad de los casos de dengue (Europa Press)

En términos de dengue, un estudio realizado en Perú sobre la superpropagación sugiere que el 8% de los espacios ocupados por humanos son responsables de más de la mitad de los casos. Cabe señalar que el dengue no se puede contraer directamente de otro ser humano, sólo por la picadura de un mosquito portador del dengue.

Esta no es la primera vez que se identifica a los Juegos Olímpicos como un factor de riesgo de epidemias virales. Los Juegos Olímpicos de 2016 en Brasil casi fueron pospuestos debido a los temores sobre el Zika, otro virus transmitido por el mosquito Aedes aegypti. Al final, se disiparon todas las preocupaciones, porque no se reportaron casos.

El temor a la propagación del COVID a través de los Juegos Olímpicos de Tokio provocó medidas drásticas para limitar la transmisión. En aquel evento se produjeron pocos contagios dentro de la burbuja olímpica, pero hubo un aumento de casos entre la población general.

¿Qué tiene de diferente París?

El Centro Europeo para la Prevención y el Control de las Enfermedades alertó hace pocos días por cuatro especies de mosquitos en aumento en el continente, los cuales son consideradas una amenaza para la salud pública(AP Foto/Michel Euler)
El Centro Europeo para la Prevención y el Control de las Enfermedades alertó hace pocos días por cuatro especies de mosquitos en aumento en el continente, los cuales son consideradas una amenaza para la salud pública(AP Foto/Michel Euler)

El Aedes se ha extendido considerablemente más que en 2016 y el número de casos de dengue en todo el mundo ha aumentado dramáticamente en el mismo período. En 2016 se notificaron 5,2 millones de casos en todo el mundo. A mediados de 2024 ya se han producido 7,6 millones de casos. Se esperan visitantes de más de 200 países en Francia para los Juegos Olímpicos.

Muchos de esos países ya están experimentando dengue este año. Para que los Juegos Olímpicos de París se conviertan en un evento de gran difusión, deben superponerse varios factores. Es necesario que haya suficientes mosquitos, suficientes personas susceptibles y ya infectadas, suficiente tiempo y suficientes picaduras de mosquitos.

Un mosquito perfectamente adaptado

El mosquito Aedes está perfectamente adaptado al entorno urbano de París. Necesita sólo la mínima cantidad de agua en un recipiente pequeño para poner sus huevos. Se alimenta preferentemente de humanos, al amanecer y al anochecer. Los propios huevos pueden soportar condiciones secas durante meses. Una vez mojados nuevamente, los huevos eclosionarán.

Los Juegos Olímpicos de 2016 en Brasil casi se posponen por el Zika, un virus similar al dengue ( EFE/ Andre Borges)
Los Juegos Olímpicos de 2016 en Brasil casi se posponen por el Zika, un virus similar al dengue ( EFE/ Andre Borges)

Lo que hace que esta situación sea potencialmente peligrosa para París es que algunos de estos mosquitos pueden tener ya el dengue en su interior, transmitido por su madre. Esto podría reducir significativamente la cantidad de picaduras necesarias para iniciar una epidemia. Durante los Juegos Olímpicos, un atleta o espectador infectado podría ser picado una vez por un mosquito y provocar una epidemia en aproximadamente una semana.

Cada mosquito hembra puede poner hasta 200 huevos a la vez. La mayoría de los casos de dengue son asintomáticos. Es posible que las personas infectadas antes o durante los Juegos Olímpicos no tengan idea de que son portadoras del virus. Podrían llevarse el virus a casa y sembrar una epidemia allí sin siquiera saberlo. Ya sea que las personas se enfermen o no, son portadoras del virus y pueden transmitir la infección si les pica un mosquito Aedes.

En el Carnaval de Río de este año, un brote de dengue pocos días antes del evento provocó que se declarara una emergencia de salud pública, pero el evento no fue cancelado. No habrá ninguna emergencia de salud pública en París porque el evento en sí es el factor de riesgo.

Cualquiera que viva, trabaje, visite, compita, sea voluntario o incluso simplemente pase por París durante el período olímpico será parte de un enorme experimento natural, lo sepa o no.

*El doctor Marcks Booths es profesor titular de Epidemiología de parásitos en la Facultad de Ciencias Naturales y Ambientales de la Universidad de Newcastle, Reino Unido.

* Este artículo fue publicado originalmente en The Conversation

Guardar

Nuevo

Más Noticias