Una comedia romántica con Keanu Reeves y Winona Ryder es lo más visto en Prime Video

“La boda de mi ex” tiene a estas dos estrellas en una historia de amor diferente

Compartir
Compartir articulo
La química en pantalla de Keanu Reeves y Winona Ryder, una complicidad que trasciende más allá de la actuación. (Créditos: Prime Video)
La química en pantalla de Keanu Reeves y Winona Ryder, una complicidad que trasciende más allá de la actuación. (Créditos: Prime Video)

Toda boda tiene a alguien que está fuera de lugar. Mientras que el mundo disfruta, nunca falta el que parece desubicado. Estos marginados de la felicidad, a veces se encuentran, como es el caso de esta comedia romántica escrita y dirigida por Victor Levin y protagonizada por Keanu Reeves y Winona Ryder.

Lindsay (Ryder) y Frank (Reeves) son dos seres desgraciados y poco simpáticos. Ambos se conocen en un pequeño aeropuerto y se llevan mal desde el comienzo. No es nada personal, ninguno de los dos parece llevarse bien con ningún otro ser humano. Cuando suben juntos para ir en una avioneta descubren que ambos tienen el mismo destino: una boda en Paso Robles, California. Siendo un lugar tan pequeño y aislado, es evidente que se trata del mismo casamiento. Frank y Lindsay en realidad están conectados. El novio, Keith, es medio hermano de Frank y ex prometido de Lindsay. Aunque no se llevan bien, pronto ambos descubren que están ambos solos en la fiesta y permanecen juntos, para bien o para mal.

La cómica desventura de dos almas solitarias en la boda de un conocido en Paso Robles, California. (Créditos: Prime Video)
La cómica desventura de dos almas solitarias en la boda de un conocido en Paso Robles, California. (Créditos: Prime Video)

Aunque a primera vista parezca una comedia romántica más, La boda de mi ex (Destination Wedding) es muy diferente al promedio del género. Para describirla rápidamente se puede decir que es una mezcla entre los más puros exponentes del género con Antes del amanecer. Es decir, sin dejar de ser una comedia, la película tiene una idea de los diálogos y de la puesta en escena más bien de una producción independiente americana que de un blockbuster de la comedia romántica. De la trilogía de Antes del amanecer, se parece a Antes del atardecer, la segunda parte de esa serie. Esto, claro, es un elogio, pero es también una advertencia para aquellos que busquen la simpatía edulcorada que caracteriza a las comedias románticas.

El dúo de Keanu Reeves y Winona Ryder, excelentes amigos en la vida real, no es la primera vez que participa en una mismo largometraje. De hecho, el film es la cuarta vez que trabajan en un mismo largometraje. El primero, por supuesto, es Drácula (1992) de Francis Ford Coppola, donde Reeves interpretaba a Jonathan Harker y Ryder a Mina Murray. También trabajaron en el título de animación de Richard Linklater Una mirada a la oscuridad (2006) y Vidas privadas de gente famosa (2009) de Rebecca Miller, aunque allí no tenían una escena juntos. La química entre ambos es más que eso, en más de un momento se les nota una complicidad que trasciende la pantalla. La película no fue anunciada hasta que se había completado y fue durante la prensa que Winona Ryder contó la anécdota por la cual, según las leyes religiosas, ellos están casados desde que en el rodaje de Drácula un verdadero sacerdote ortodoxo rumano fue utilizado para la escena de la boda. Keanu Reeves confirmó esto. Solo dos grandes amigos podrían divertirse contando una historia como esa.

Una filmación exprés de diez días que demuestra la eficiencia y el talento involucrado en "La boda de mi ex". (Créditos: Prime Video)
Una filmación exprés de diez días que demuestra la eficiencia y el talento involucrado en "La boda de mi ex". (Créditos: Prime Video)

La película fue filmada en diez días y se nota, a pesar de sus dos enormes estrellas, que es un título de bajo presupuesto, al menos para los parámetros norteamericanos. No tiene planos cortos y todas son tomas más bien largas de los protagonistas hablando. El mundo, aunque aparece, está separado de ellos. Para enfatizar lo misántropos que son ambos, nadie más que los protagonistas tiene diálogos en cámara. Una rareza que no por ello deja de ser comedia y romántica. Los diálogos, filosos y rápidos, ayudan a mantener el interés en los ochenta y siete minutos que dura La boda de mi ex. Disponible ahora en Prime Video.