Crece la incertidumbre por la reunión entre Macri y Milei: en el PRO creen que el Presidente busca marcar la agenda

El ex mandatario no quiere apurar un encuentro con el libertario. Antes de viajar mañana a Estados Unidos, el jefe de Estado tiene agenda con el FMI y con Blinken. El cónclave entre ambos podría ser la semana próxima

Compartir
Compartir articulo
La cumbre de Javier Milei y Mauricio Macri no será esta semana y crece la incertidumbre: en el PRO creen que el Presidente busca marcar la agenda
La cumbre de Javier Milei y Mauricio Macri no será esta semana y crece la incertidumbre: en el PRO creen que el Presidente busca marcar la agenda

Mauricio Macri continúa con el despliegue de su intensa agenda política en Buenos Aires, tras su regreso de Villa La Angostura el lunes pasado. Trabaja desde la mañana temprano y hasta las 18 con decenas de reuniones en sus oficinas de la calle Avenida Del Libertado, en Vicente López. En la semana, recibió a la mesa chica del PRO, gobernadores, legisladores y dirigentes de su partido. Si bien se especuló con un posible encuentro a solas con Javier Milei, la reunión no será esta semana. Mientras se delibera sobre un posible acuerdo entre los libertarios y el macrismo, la falta de precisión sobre la fecha del cónclave genera incertidumbre.

El jefe de Estado no ignora la relevancia institucional de Macri ni del PRO, que le dan soporte parlamentario y legitimidad de ejercicio a un Gobierno frágil en lo político. Empero, asume que el manejo quirúrgico de los tiempos políticos que aplica el ex presidente puede condicionarlo, por eso busca conservar una excelente relación al mismo tiempo que marca la agenda.

Desde que asumió la Presidencia, Milei habla con Macri semanalmente. Tienen una comunicación directa, sin intermediarios. Se llaman, chatean, intercambian preguntas y consejos. Pero no volvieron a verse personalmente desde el 10 de diciembre. Para evitar pagar costos políticos impropios, el fundador del PRO mantiene la equidistancia respecto del Gobierno y por estas horas intenta no apurar una cumbre con el jefe de la Casa Rosada.

Javier Milei y Mauricio Macri se vieron cara a cara por última vez el 10 de diciembre, cuando el libertario asumió la Presidencia  (EFE)
Javier Milei y Mauricio Macri se vieron cara a cara por última vez el 10 de diciembre, cuando el libertario asumió la Presidencia (EFE)

Durante sus conversaciones de verano, Macri y Milei deslizaron la intención mutua de encontrarse tras el regreso del primero a Buenos Aires. En un principio, se pensó que esa cita sería esta semana. Pero no sucederá. El Presidente tiene una agenda ajetreada, que implica uno de los hitos diplomáticos más importantes de su mandato: recibirá mañana en la Casa Rosada a Antony Blinken, el secretario de Estado de los Estados Unidos que ejecuta la política exterior del presidente Joe Biden. Mientras que este mediodía estuvo mano a mano con Gita Gopinath, número 2 del Fondo Monetario Internacional (FMI).

En un gesto de riesgoso equilibrio, Milei volará mañana, luego de ver a Blinken, hacia Washington DC, para compartir auditorio con Donald Trump en la Conferencia de Acción Política Conservadora. Recién el domingo estará de regreso en Argentina. Esos compromisos internacionales aplazan la posible reunión con Macri, que deberá esperar hasta la semana que viene.

Algo que tampoco se conoce es el lugar de la reunión. Milei y Macri se caracterizan por romper protocolos. Por eso no se descarta que ambos puedan coordinar entre sí un encuentro y hacerlo de forma hermética, en un lugar neutro. El líder del PRO siempre juega de local en sus reuniones políticas. Pero esta vez se da la particularidad de que su interlocutor es Presidente de la Nación. “Mauricio se va a adecuar a la agenda, horario y lugar de Milei”, le dijo a Infobae un dirigente que conversa cotidianamente con el ex mandatario.

Mauricio Macri está decidido a ser el presidente del PRO y se mueve para ordenar el partido
Mauricio Macri está decidido a ser el presidente del PRO y se mueve para ordenar el partido

La incertidumbre respecto a la reunión entre ambos líderes se produce en medio de los rumores sobre una posible alianza del PRO con La Libertad Avanza. En el círculo de Macri descartan que exista tal acuerdo y relativizan una convergencia con el Gobierno: “Si hay algún tipo de coalición, será más adelante”, evaluó un referente nacional del partido amarillo.

La convergencia con el PRO será natural y ya se está dando en el Congreso”, contrastó un diputado nacional destacado de La Libertad Avanza. Es uno de los libertarios que está de acuerdo con una fusión entre ambos partidos. Patricia Bullrich, ministra de Seguridad y referente insoslayable del PRO, tiene la idea de acelerar un acuerdo con el espacio de Milei. Incluso, sus armadores políticos piensan en un esquema electoral conjunto de cara a las legislativas de 2025. Macri, en cambio, es más cauto.

Mauricio Macri recibió hoy a los gobernadores Nacho Torres, de Chubut, y a Rogelio Frigerio, de Entre Ríos
Mauricio Macri recibió hoy a los gobernadores Nacho Torres, de Chubut, y a Rogelio Frigerio, de Entre Ríos

Milei ha manifestado en público su deseo de fortalecer su escudo legislativo con el PRO y aludió como horizonte de la alianza las elecciones de 2025. No obstante, pone paños fríos a la hora de hablar de un desembarco del macrismo en el Gobierno. Sobre este telón de fondo se dará en los próximos días el cara a cara de Macri y Milei. De todos modos, la reunión presencial no alterará la cordialidad que ambos cultivan en sus diálogos remotos.

Mientras tanto, Macri prioriza hoy avanzar en el ordenamiento del PRO. Se apresta a presidir el partido a partir de marzo y fortalecer la identidad política. Con ese objetivo, hoy se reunió con los gobernadores Rogelio Frigerio, de Entre Ríos, y Nacho Torres, de Chubut. Junto a Jorge Macri, Jefe de Gobierno de la Ciudad, los mandatarios e intendentes amarillos pujan para tener representación decisiva en el partido. El ex presidente está de acuerdo en incluirlos y darle una fisonomía federal al espacio. Por estas horas, se enfoca en esa tarea antes de apurar cualquier pacto con Milei.