En la previa de un encuentro con Milei, Macri retoma su agenda política con foco en consolidar su liderazgo en el PRO

Tiene un mes para unificar y asumir la conducción de su partido, en donde buscan bajarle la expectativa a una cumbre presidencial. Bullrich tiene previsto ver al ex mandatario pero mañana volará hacia Estados Unidos. La decisión de Rodríguez Larreta que puede patear el tablero

Compartir
Compartir articulo
En la previa de un encuentro con Milei, Macri retoma su agenda política con foco en consolidar su liderazgo en el PRO (EFE/ Demian Alday Estevez)
En la previa de un encuentro con Milei, Macri retoma su agenda política con foco en consolidar su liderazgo en el PRO (EFE/ Demian Alday Estevez)

Mauricio Macri está desde ayer en Buenos Aires. Pasó buena parte el verano en su finca de Villa La Angostura. En el sur se distendió, pero nunca se desconectó de la política doméstica. Mantuvo contacto frecuente con Javier Milei y con decenas de dirigentes.

La paz de la naturaleza patagónica quedó atrás este mediodía, cuando aterrizó de nuevo en el ruido del Gran Buenos Aires. En sus oficinas lo esperaba una agenda explosiva de reuniones políticas.

En su calendario aparecen encuentros con diputados, funcionarios provinciales y nacionales, intendentes y referentes del PRO. Está en ciernes, también, un encuentro con gobernadores de su partido que había quedado pendiente a comienzos del verano. Además de los dos platos fuertes, el mano a mano con Milei, por un lado, y con Patricia Bullrich, por otro.

Algo que se mantiene en estricta reserva es la fecha de un encuentro con el Presidente. Milei tiene una semana ajetreada por la coyuntura doméstica y dado que el viernes, al final del día, vuela hacia Estados Unidos. Esa tarde verá a Antony Blinken, jefe de la política exterior de ese país. Será uno de los encuentros diplomáticos más relevantes desde que llegó al Sillón de Rivadavia.

Mauricio Macri llegó ayer de sus vacaciones en Cumelén (EFE/Juan Ignacio Roncoroni)
Mauricio Macri llegó ayer de sus vacaciones en Cumelén (EFE/Juan Ignacio Roncoroni)

Mientras tanto, en el PRO buscan ahora calmar las expectativas sobre esa cumbre. Aseguran que Milei y Macri hablan de forma asidua y que un encuentro será la “continuidad” del acuerdo que ya rige entre los dos espacio políticos: el partido amarillo respalda la gestión libertaria tanto en público como en el Congreso. Un reflejo de esa sintonía fue durante el fallido tratamiento de la Ley Ómnibus, cuando el bloque conducido por Cristian Ritondo mantuvo la disciplina partidaria y votó alineado con el oficialismo.

Más tarde o más temprano vamos a confluir en una fusión. Para las legislativas de 2025 o con la incorporación de gente en el Gobierno”, se sinceró ante Infobae un dirigente relevante de la bancada libertaria. No todo el bloque que lidera Oscar Zago coincide respecto a una convergencia con el PRO. Alguno sienten recelo ante un posible desembarco del macrismo. Otros, en cambio, lo ven como necesario.

Conviven miradas diversas sobre el tema. Macri busca reforzar el apoyo a Milei, aunque manteniendo una distancia justa. Conoce que plegarse a la Casa Rosada lo hará pagar el costo político de un posible fracaso del programa económico del Presidente. Si al oficialismo le va bien, empero, el rédito se lo llevará todo el economista libertario. Estar cerca pero con equidistancia le da a Macri la posibilidad de ejercer mayor presión, como veto player. Incluso, puede despegarse de lo que no comparte y criticar lo que le disgusta. Es algo que ya hace de forma reservada.

Javier Milei y Patricia Bullrich (AP Foto/Nicolás Aguilera, Archivo)
Javier Milei y Patricia Bullrich (AP Foto/Nicolás Aguilera, Archivo)

En el caso de Bullrich, evitará una interna en las elecciones para renovar autoridades del PRO, cuyo deadline es el 19 de marzo. Ese día deberán presentar ante la Justicia electoral las candidaturas. De no mediar imponderables, Macri será presidente del partido que creó y orientará el rumbo para fortalecer la identidad halcona, cercana al Gobierno, aunque sin ingresar ni plegarse al Presidente. La ministra de Seguridad, en tanto, apuesta a que el PRO converja con La Libertad Avanza en una alianza parlamentaria y programáticas.

Macri y Bullrich, que tuvieron asperezas después de las PASO, recobraron cierto diálogo. Intermediarios en común como los dirigentes del PRO Damián Arabia, Federico Angelini, Sebastián García De Luca, Fernando De Andreis o Pablo Walter hicieron posible un acercamiento entre ambos referentes.

El ex Presidente y la funcionaria concuerdan hoy con el rumbo del Gobierno, aunque discrepan sobre cómo ejecutar el apoyo. Bullrich, que se siente fortalecida por el respaldo de Milei, quiere que el PRO formalice su desembarco en el oficialismo. Macri apuesta por la teoría de la equidistancia.

De prosperar esa idea, Horacio Rodríguez Larreta deslizó ante sus allegados que apoyará a Macri en una contienda con Bullrich por conducir el partido. Siempre que no implique un acuerdo parlamentario ni de Gobierno con Milei, el ex Jefe de Gobierno porteño está dispuesto a dar el visto bueno para que el ex Presidente presida del PRO.

Mauricio Macri, Javier Milei y Patricia Bullrich
Mauricio Macri, Javier Milei y Patricia Bullrich

En ese escenario, Larreta permanecerá en el partido para construir una línea interna diferente a la de Macri. Sólo dará un portazo si Bullrich y el ex Presidente conducen al PRO hacia La Libertad Avanza: ese es su límite.

Mientras tanto, Bullrich se alista para viajar a Washington DC esta noche. Fue invitada por Milei para participar en la Conferencia de dirigentes de derecha y conservadores a nivel global, cuya figura estelar será Donald Trump. La ministra de Seguridad expondrá el miércoles a la tarde sobre su tema de gestión, en un discurso centrado en el combate al narcotráfico y el crimen organizado a nivel internacional. Referenciará la situación de las fronteras de Argentina y el trabajo que despliega allí la Gendarmería.

Además, entre el jueves y el viernes, Bullrich tiene una serie de reuniones con referentes en temas de seguridad de agencias de Estados Unidos y del gobierno norteamericano. No faltarán, también, encuentros de carácter político, que procurará mantener en reserva.

La ex candidata a Presidente de Juntos por el Cambio valora el respaldo político de Milei, que la fortalece y le permite ganar protagonismo dentro del Gabinete. Pese a eso, conoce que no es conveniente enfrentar a Macri en una interna por el PRO. En su mesa política deslizaron que pujará para tener el control del 50% de los lugares decisivos del partido. Esa posición le dará la chance de terciar para arrimar a la dirigencia amarilla hacia la Casa Rosada.

Macri mantiene la cautela y avanza con su esquema de reuniones. Trabajará en su casa de Acassuso y en su despacho de Olivos, que será centro de múltiples cónclaves durante la semana y los próximos días.