Javier Milei habló desde el balcón de la Casa Rosada: “Hemos decretado el fin de la noche populista”

El Presidente se dirigió a las más de 20 mil personas que lo esperaban en la Plaza de Mayo al grito de “¡Libertad, libertad!”. A sus espaldas lo acompañaban su hermana, Karina Milei, y su pareja, Fátima Flórez

Compartir
Compartir articulo
Javier Milei le habló a la gente desde el balcón de Casa Rosada

Minutos antes de las 15.30, el Presidente Javier Milei salió al balcón de la Casa Rosada y se dirigió a las más de 20 mil personas que lo esperaban al grito de “¡Libertad, libertad!”. “Hola a todos, yo soy el León…”, saludó a la militancia y cantó el tema de La Renga “Panic Show” que lo acompañó durante toda su campaña. “Viva la Libertad carajo”, siguió.

Tras una ovación, el flamante jefe de Estado agradeció el apoyo y pronunció unas palabras. “En primer lugar, deseo darles las gracias a cada uno de ustedes por el cariño manifestado y por acompañarnos en estas horas de tanta alegría que tiene que ver con la llegada al poder de un presidente liberal libertario”, inició.

“Ustedes saben que he construido mi carrera política sobre decirles siempre la verdad, y eso no fue gratis. Pero ustedes saben que prefiero una verdad incómoda antes que una mentira confortable. Es por ello que quiero que tengan consciencia, quiero que tengamos claro que vamos a empezar la reconstrucción de Argentina luego de 100 años de decadencia, pero volviendo a abrazar las ideas de la libertad. Si bien vamos a tener que soportar un período de dureza, vamos a salir adelante. No hay noche que no haya sido derrotada por el día”, continuó.

Y agregó: “Es por eso que, hoy, los argentinos de bien hemos decretado el fin de la noche populista y el renacer de la Argentina próspera y liberal”.

Más de 20 mil personas se concentraron en los alrededores de la Casa Rosada para escuchar al Presidente (REUTERS/Agustín Marcarian)
Más de 20 mil personas se concentraron en los alrededores de la Casa Rosada para escuchar al Presidente (REUTERS/Agustín Marcarian)

Durante su discurso, el Presidente estuvo secundado, unos pasos más atrás, por su hermana, Karina Milei, y por su pareja, Fátima Flórez. Antes de terminar sus palabras, Milei citó, como lo hizo en su discurso en la explanada del Congreso de la Nación, a Alberto Benegas Lynch hijo, y se mostró esperanzado con respecto al futuro del país.

“Las palabras que definen nuestra forma de pensar y lo que va a ser el lineamiento de nuestro gobierno, está fundado en las palabras de nuestro máximo prócer de la libertad, Alberto Benegas Lynch (hijo): ‘El liberalismo es el respeto irrestricto del proyecto de vida del prójimo, basado en el principio de no agresión, en defensa del derecho a la vida, a la libertad y a la propiedad, cuyas instituciones fundamentales son la propiedad privada, los mercados libres de intervención estatal, la libre competencia, la división del trabajo y la cooperación social, donde solamente se puede ser exitosos sirviendo al prójimo con bienes de mejor calidad a mejor precio’. Por lo tanto, argentinos, pongámonos de pie y hagamos nuevamente grande a la Argentina”.

Luego, concluyó: “Abracemos estas ideas y vamos a volver a ser una potencia. Qué Dios los bendiga y las fuerzas del cielo nos guíen para hacer el mejor gobierno de la historia. Viva la libertad, carajo”.

Javier Milei en su discurso en la Casa Rosada
Javier Milei en su discurso en la Casa Rosada

A pocas horas de haber jurado ante la Asamblea Legislativa, Milei firmó su primer Decreto de Necesidad y Urgencia (DNU). Como primera medida, el líder de La Libertad Avanza reducirá los ministerios a nueve: Interior; Relaciones Exteriores, Comercio Internacional y Culto, Defensa; Economía; Infraestructura; Justicia; Seguridad; Salud y Capital Humano.

Además, “las tareas necesarias para posibilitar la actividad del Presidente de la Nación serán atendidas por las siguientes Secretarías Presidenciales: General, Legal y Técnica, De Comunicación y Prensa”, detallaron en el documento al que tuvo acceso Infobae.

En los últimos días, Milei había confirmado a Luis Petri al frente del ministerio de Defensa, como parte del acuerdo político que selló con Patricia Bullrich, quien ya perfilaba para desembarcar de regreso a la cartera de Seguridad. Y al mismo tiempo, definió que la vicepresidenta, Victoria Villarruel, finalmente no tenga la jefatura política de las políticas de cada área, que era el esquema de poder que se preveía antes del triunfo del balotaje.

Con el mapa del Gabinete, Milei definió otros de sus hombres y mujeres clave para llevar adelante sus tareas de colaboración. Como jefe de ministros, el libertario optó por Nicolás Posse, el encargado de coordinar los equipos técnicos del espacio. Se desempeñó además como gerente general de la Unidad de Negocios Sur de Corporación América, bajo el ala de Eduardo Eurnekian.

En Economía, el libertario apostó Luis “Toto” Caputo, quien estuvo a cargo del área de Finanzas y tuvo un paso fugaz en el Banco Central (BCRA) durante la gestión de Juntos por el Cambio. Para el Ministerio del Interior, Milei pensó en Guillermo Francos, un abogado con trayectoria en cargos públicos desde los 70. En Infraestructura, el empresario Guillermo Ferraro asumirá en reemplazo de Eduardo “Wado” de Pedro. Durante 2002 y 2003, fue funcionario en la Secretaría de Industria en la Presidencia de Eduardo Duhalde.