El presidente Macri y su par de China, Xi Jinping
El presidente Macri y su par de China, Xi Jinping

El Gobierno ratificó ante el canciller de China, Wang Yi, que la Argentina decidió suspender por "problemas de restricción presupuestaria" el proyecto de construcción de la Central Atucha III, que tenía un costo de 9.000 millones de dólares y postergó para el 2022 la realización del proyecto de la Central Atucha IV.

Así se lo hizo saber anteayer el canciller Faurie a Wang, que además de ser ministro de relaciones exteriores ostenta el cargo de "Consejero de Estado", uno de los cinco que acompañan al presidente y el vice en la cúpula de poder de China.

Según relataron a Infobae cuatro fuentes calificadas del Gobierno, Faurie se reunió con Wang el domingo a las 11 en el Palacio Duhau y allí le confirmó a China la decisión de la Argentina de suspender la construcción de una central nuclear que se iba a realizar con tecnología CANDU de Canadá. De esta manera, Beijing aceptó la idea de construir una sola central nuclear para el 2022 con tecnología enteramente china.

"Hubo una comprensión de China por el momento de recorte de gastos que está haciendo el Gobierno pero el presidente Macri decidió mantener los acuerdos para la Central Atucha IV para garantizar la alianza estratégica integral con el Gobierno de Xi Jinping", dijo un funcionario que estuvo con Faurie y el canciller Wang.

Macri se reunirá este mediodía con el canciller chino en la Casa Rosada y ratificarán todo lo acordado. Y se espera que en noviembre próximo, después de la cumbre de presidentes del G20, Xi Jinping se reúna en Buenos Aires con su par argentino.

La decisión de la Argentina de suspender el contrato de la Central nuclear Atucha III respondió a una decisión de "estricto recorte de gastos", según explicaron. Esto va en línea con la idea de Macri de achicar el déficit público con vistas a frenar una nueva crisis cambiaria y una mejora en las cuentas del Estado. Es que si bien el proyecto de la Central nuclear Atucha III iba a ser financiado en un 85% por China, la Argentina tenía en su presupuesto un programa de endeudamiento inicial por USD 9.000 millones que ahora no lo tendrá.

A cambio de ello, China se llevó el compromiso de la Argentina de construir en el 2022 la Central Atucha IV con tecnología solo china y con un costo estimado en USD 8.000 millones.

En la reunión de Faurie con Wang participaron, entre otros, el embajador argentino en Beijing Diego Guelar; el titular de la Agencia Argentina de Inversiones Pablo Tripodi y funcionarios del sector económico del Palacio San Martín. Por el lado chino, además del canciller Wang estuvo el embajador chino en Buenos Aires, Yang Wanming.

En un comunicado que ayer difundió la Cancillería sobre la reunión con Wang no se mencionó ni un párrafo de esta decisión de la Argentina de suspender el acuerdo nuclear con China por problemas presupuestarios.

En el texto que emitió el Palacio San Martín solo se mencionó que Beijing "reiteró su respaldo a los esfuerzos realizados por Argentina para mantener la estabilidad económica y manifestó la disposición de su país para brindar apoyo". A la vez, la Cancillería señaló que Faurie reiteró el agradecimiento del gobierno argentino y el compromiso de continuar profundizando la asociación estratégica integral entre ambas naciones.

En el encuentro, el canciller Wang entregó en mano a Faurie una carta del presidente Xi Jinping para Macri, donde destaca "los esfuerzos de Argentina para mantener el rumbo económico y la mejor disposición de ofrecerle, dentro de lo posible, toda la ayuda necesaria". Allí también manifiesta su plena confianza en que la Argentina podrá superar las dificultades coyunturales y lograr la estabilidad duradera y el crecimiento sano y sostenible de la economía.

El comunicado de la Cancillería sostuvo que los cancilleres dialogaron sobre la necesidad de ampliar y diversificar el comercio bilateral y dar mayor participación a productos argentinos en el mercado chino. Y se destacó la firma de los protocolos para la apertura de carne vacuna congelada o enfriada con o sin hueso de la Argentina a China. Pero no hubo mención alguna al tema de la central nuclear.

La decisión del Gobierno de suspender el acuerdo de Atucha III como informó la semana pasada Infobae, cayó muy mal en Neuquén. Es que según reconocieron a este medio trabajadores de los Almacenes de la PIAP (Planta Industrial de Agua Pesada) de Arroyito, la central en proyección con China y Canadá iba a generar muchos puestos de trabajo a partir del 2019. Ahora se deberá esperar hasta el 2022 por un proyecto totalmente diferente.