Bajo el lema "Perspectivas y desafíos desde la comunicación política", los consultores y analistas Sergio Berensztein, Roberto Bacman, Ricardo Rouvier, Hugo Haime y el español Antoni Gutiérrez-Rubi expusieron hoy en la Universidad Metropolitana para la Educación y el Trabajo (UMET), en el que abundaron sobre la realidad nacional, el avance de la tecnología y su impacto en las campañas electorales y el escenario de cara a las elecciones de medio término.

Gutiérrez-Rubi es catalán, asesor político de renombre en su país y en la región, autor de "Millennials en Latinoamérica, una perspectiva de Ecuador" -su última obra- y un convencido de que el avance de la tecnología es un "ecosistema que cambia las relaciones económicas, sociales, políticas y humanas".

"En el siglo pasado, la opinión pública era la opinión publicada. Hoy la opinión pública es la opinión compartida. Entender lo que comparte la gente es entender lo que opina la gente", aseguró el español durante su exposición, que cerró la jornada ante un auditorio colmado de estudiantes, egresados y profesionales y en el que sobresalieron el anfitrión, Víctor Santa María, y el rector de la universidad y coordinador del encuentro, Nicolás Trotta; el presidente del PJ bonaerense, Fernando Espinoza; la intendenta de La Matanza, Verónica Magario; el de San Antonio de Areco, Paco Durañona; Viviana Zocco, fundadora y CEO de TKM y del Grupo VI-DA, y de diputados y concejales provinciales.

En ese sentido, Gutiérrez-Rubi, que llegó al país especialmente invitado para participar de este evento, relacionó la "explosión digital" con la caída en la credibilidad de los medios tradicionales, y ejemplificó con el triunfo de Donald Trump en los Estados Unidos. "¿Como es posible que Trump venciera a los medios de comunicación, al partido opositor, a su propio partido y a todas las élites, y además consiguiera más dinero que nadie? ¿Enloquecieron los americanos? ¿O quizá Donald Trump entendió mejor el estado de ánimo y la efervescencia y le dio lo que estaba esperando a buena parte del electorado?", se preguntó.

Y ensayó una respuesta. "Trump tuvo 64 emisiones de Facebook live contra 17 de (Hillary) Clinton. Trump consiguió 120 millones de visualizaciones completas de sus videos contra 30 de Hillary. Hay una fuerte vinculación entre el éxito de Trump y el uso inteligente de las redes sociales y la comunicación directa", dijo el especialista catalán. "Nunca en la historia de la humanidad habíamos tenido un tsunami así. Y la parte digital es solo una parte", siguió.

En esa línea, hizo hincapié en la "explosión digital" en nuestro país. "Argentina es uno de los tres países de la región con mayor penetración de internet. Hay 26 millones de usuarios en Facebook: no hay provincia más grande que Facebook y casi compite con el país. Son nuevos territorios en los que los ciudadanos habitan", abundó. Y fue crítico de las encuestas, aunque con mesura por los oradores que lo antecedieron. Utilizó el ejemplo de la última elección presidencial en nuestro país: según él, el único que alertó "sobre lo que estaba pasando" fue Google. El resto de las empresas tradicionales, explicó, dieron ganador a Daniel Scioli en primera vuelta.

"Hoy tenemos electores más volátiles. Las encuestas ya no son suficientemente capaces de entender ni lo último ni lo sumergido. El poder está cambiando de manos y de forma. Hoy no les he venido a hablar de tecnología; les he venido a hablar del poder. Para la generación Millennial el futuro empieza hoy", concluyó el consultor, ovacionado por el auditorio. La jornada también fue seguida en vivo por miles de usuarios a través de este medio.

El inicio había estado a cargo de Bacman, director ejecutivo de CEOP, que centró su exposición en la importancia de la exposición de una idea en las campañas electorales -que definió como Consigna de Referencia Dominante (CRD)- y en la inteligencia de los partidos políticos para publicitarla. En ese sentido, el consultor dio ocho ejemplos de campañas: las de Raúl Alfonsín, Carlos Menem, Eduardo Duhalde, Néstor y Cristina Kirchner y Mauricio Macri.

En el caso de Alfonsín, Bacman explicó cómo basó su mensaje de campaña en el énfasis del retorno de la democracia, e hizo lo propio con Menem, de quien destacó el cambio de modelo económico -la convertibilidad- como eje de su discurso. En relación a la reelección de Cristina Kirchner, en el 2011, el director de CEOP aseguró que basó su propuesta en una fuerte impronta personalista tras la muerte del ex presidente, y en presentarse como la única opción de gobernabilidad. El desafío electoral para Mauricio Macri este año, dijo, es colmar las expectativas económicas de la sociedad.

Berensztein, por su parte, centró su exposición, titulada "Escenario político de la Argentina actual", en tres ejes que, si bien suelen estar ausentes del debate público, son los que en su opinión explican la política de los últimos años: el tipo de desarrollo capitalista que adoptará el país, el modelo estatal que lo acompañe y el sistema democrático que será su marco. En otros términos, lo que se dirimirá es cómo se generará la riqueza, cuál será el rol estatal en la su redistribución y cómo se gestionará el poder.

La respuesta del país a esas inquietudes quedaron en el centro de la atención internacional a raíz de las extendidas crisis que sufren Brasil y Venezuela en la región, y por el debilitamiento de otros liderazgos como los de México, Chile o Colombia. Para el analista, el de Cambiemos es un gobierno "ni neoliberal ni intervencionista", parecido a las socialdemocracias europeas.

En relación a las elecciones, Berensztein sostuvo que el debate político existente es "superficial, de corto plazo y livianito", y que las principales fuerzas políticas están pensando más en su núcleo duro que en el resto del electorado. Como "ningún partido lo corre por derecha", el Gobierno se corre todo lo posible hacia el centro, diagnosticó, y agregó que los resultados estarán marcados por cómo reaccione la economía en los próximos meses.

En el caso de Rouvier, hizo una "anatomía de la decisión electoral", en la que explicó los elementos que los votantes ponen en juego a la hora de las elecciones. Explicó que el voto de Cristina Kirchner tiene un fuerte componente de aval a su gestión, seguido en segundo lugar por apelaciones a sus atributos de carisma, donde pesan más el afecto y la emocionalidad que la racionalidad.

Del lado de Cambiemos, el consultor señaló que la referencia a Macri y a María Eugenia Vidal supera al mejor candidato de ese espacio. Elisa Carrió, agregó, acarrea el problema de no atraer a los peronistas "marginales", al igual que Margarita Stolbizer.

Para Haime, la clave de la comunicación política pasa por "hacer congeniar las ideas de nuestro candidato con lo que le pasa a la sociedad". "Es importante si el dirigente es auténtico con lo que está diciendo", aseguró el autor de "Qué tenemos en la cabeza cuando votamos", su último libro.

"Hay muchos dirigentes que confunden el hacer con el decir. Y la respuesta es que la gente necesita saber que hacen los dirigentes en la acción y como se mueven en la vida cotidiana", se explayó. El encuestador proyectó dos spots de campaña de Macri, uno de ellos en el que el Presidente prometía quitar el impuesto a las ganancias: hubo aplausos irónicos del auditorio.