“La exportación es la oportunidad para el progreso de nuestro país”

Federico Rodríguez, Presidente de la Federación de Cámaras de Comercio Exterior de la República Argentina (FECACERA), lidera esfuerzos para potenciar las exportaciones nacionales y mejorar la conectividad logística en todo el país.

Guardar

Nuevo

Federico Rodríguez es Presidente de la Federación de Cámaras de Comercio Exterior de la República Argentina (FECACERA)
Federico Rodríguez es Presidente de la Federación de Cámaras de Comercio Exterior de la República Argentina (FECACERA)

Desde implementar infraestructura logística federal hasta abordar la necesidad de estándares medioambientales elevados, FECACERA busca posicionar a Argentina de manera estratégica en el mercado global.

¿De qué se trata FECACERA?

Soy Director de la Cámara de Comercio Exterior de Córdoba y a través de la cámara presido la Federación de Cámaras de Comercio Exterior de la República Argentina (FECACERA), que es una institución de segundo grado que nuclea a veinte cámaras de comercio exterior de diferentes regiones del país. Tenemos como foco el quehacer del comercio internacional y sobre todo potenciar nuestras exportaciones e insertar a nuestro país en el mundo.

¿Cómo es la vinculación de las provincias con el mundo?

Esa vinculación es una problemática muy trascendente para las economías regionales, sobre todo para aquellas que están ubicadas en el “interior del interior” por el elevado costo logístico que tiene nuestro país para llevar las producciones regionales hacia los puertos o aeropuertos principales y de ahí salir al mundo. Es muy desafiante especialmente para las pymes.

A través de la federación promovemos que haya una estructura logística federal con aeropuertos activos en todo el país. Hoy, el 80% de los de embarques aéreos ocurren por Buenos Aires, y en la misma proporción por el puerto de Buenos Aires, cuando en realidad hay muchos aeropuertos internacionales distribuidos a lo largo y ancho del país, con un potencial muy bueno y lo mismo sucede con los puertos.

La red ferroviaria no es un tema menor. Los países que tienen grandes extensiones, como Estados Unidos, Rusia o China explotan mucho su red ferroviaria y sus redes fluviales. Eso es algo que Argentina a mediano y largo plazo debería desarrollar para tener un menor costo logístico y una mayor competitividad en el comercio exterior.

Desde FACACERA buscan implementar una infraestructura logística federal (Shutterstock)
Desde FACACERA buscan implementar una infraestructura logística federal (Shutterstock)

¿Qué representa la importación?

La importación es un aliado fundamental de la exportación, porque hay mucho insumo productivo que se importa para luego integrarse a productos que se exportan hacia el mundo. Es muy importante para ser competitivos en la exportación, así como la logística es otro de los factores claves. Cuanto más cercano esté el punto de embarque del centro productivo, mejor es la calidad del producto, porque hay mejores sistemas de control. Cualquier contingencia que ocurra y requiera alguna capacidad de reacción es mucho más fácil de atender estando cerca del centro productivo. La exportación es el progreso de nuestro país, la oportunidad para que progrese.

¿Qué temas ocupan la agenda de la Federación?

Últimamente hubo un viraje en los temas que nos ocupan, de la mano de un cambio de gobierno y una modificación drástica en el enfoque. El año pasado tuvimos actividades netamente reactivas en las que estábamos continuamente intentando destrabar situaciones de conflictos con empresas que no podían abastecerse de insumos o acceder al mercado de cambios. Una cantidad de trabas burocráticas que existían y que afortunadamente hoy se están quitando.

En este sentido, este gobierno tiene un enfoque distinto, algo que para el comercio exterior es muy positivo. Se están quitando una buena cantidad de impedimentos burocráticos innecesarios que favorecen la competitividad. Ya no hacemos más una gestión reactiva, sino proactiva. Hay un alto nivel de escucha en cuanto a cuáles son las trabas que existen para llegar al mundo.

Relevamos en cada sector qué se necesita para ser más competitivos, ganar mercados, potenciar el proceso productivo y exportar más valor el mundo. Creo que vamos por muy buen camino. Nos estamos empezando a enfocar en lo importante en lugar de lo urgente.

Le trasladamos al gobierno nuestra inquietud de que es importante darle algún tipo de prioridad a las pymes, sobre todo las industriales, para las cuales aparecieron algunas soluciones: la posibilidad de acceder al mercado de cambio para aquellas empresas que tenían stock de deuda menor a 500 mil dólares, pudiendo acceder al mismo en un plazo más corto.

Algo que se pide agilizar es el proceso de las importaciones temporales, porque eso le brindaría a la industria una competitividad muy buena. Esto es una de las materias pendientes.

¿Cómo potencian las importaciones temporales la producción?

Si una empresa tiene que hacer una matriz, seguro tiene que traer componentes para ese dispositivo, que están homologados y no se hacen en el país, sino en el exterior. El cliente le exige que los insumos sean esos, entonces es necesario importar ése insumo para integrarlo a esta matriz que el día de mañana se exportará. No es el mismo el costo si el industrial tiene que realizar una importación de consumo, pagando todo tipo de impuestos, como el impuesto país por el giro de las divisas, que si puede realizar una importación temporal, sin giro de divisas por lo que no paga impuesto país, ni aranceles, ya que el importador se está comprometiendo a que esa mercadería va a volver a salir del territorio aduanero.

¿Cuáles son los grandes potenciales que identifican para incrementar las exportaciones?

Los grandes rubros son el sector agro y agroindustrial. Argentina tiene la capacidad de producir alimentos para 300 millones de personas y somos un poco más de 45 millones, con lo cual ahí tenemos un potencial gigantesco. En todo lo que tiene que ver con la industria metalmecánica somos muy fuertes, y no solo en lo que tiene que ver con el agro, sino con el sector automotriz y autopartista.

La minería tiene mucho por dar, aún no hemos explotado el máximo potencial y Argentina tiene mucha energía en el sur del país. Así como en la pesca y las economías del conocimiento. Ahí están los principales sectores macro que pueden aportar al país las divisas para nivelar la macroeconomía.

Argentina tiene un entramado industrial pyme muy interesante, con mucha capacidad de inventiva que puede atender economías de nicho, como lo es el biodiesel que es un sector bastante importante.

Esas pymes son las que mayor impacto generan en la sociedad porque son las que mayor cantidad de empleados ocupan en relación al valor y a la cantidad de volumen que exportan.

Argentina tiene la capacidad de producir alimentos para 300 millones de personas aproximadamente (Shutterstock)
Argentina tiene la capacidad de producir alimentos para 300 millones de personas aproximadamente (Shutterstock)

¿Cómo están abordando desde FECACERA el desafío de los estándares medioambientales internacionales para apoyar a los exportadores en su acceso a mercados globales?

Es una realidad que el mundo tiene cada vez estándares más altos en lo que tiene que ver con el impacto medioambiental. Observamos que el sector productivo en general tiene un alto compromiso con el desarrollo del medio ambiente, y sin necesidad de que los auditen. Muchas veces esos procesos no están certificados y eso para llegar al mundo es una herramienta importante, con lo cual trabajamos a través de nuestras entidades, las veinte cámaras que integran FECACERA, brindando procesos de capacitación e investigando en los mercados de destino.

Lo primero que hace un exportador que detectó que su producto tiene potencial en el exterior es acercarse a la cámara y preguntar a qué mercado puede ir, cómo preparar el producto, cómo abordar al cliente. De eso se ocupan las cámaras de comercio exterior.

¿Cuáles son tus expectativas?

Son muy positivas. Estamos transitando una coyuntura muy dura, en la cual la industria la está pasando mal y está con muy bajos volúmenes de producción, de exportación y de venta en el mercado interno, pero creemos que está bien encarada la situación.

Primero hay que ordenar la macroeconomía para tener un tipo de cambio estable y moderar la inflación. Una vez normalizado eso se puede poner foco en las cuestiones de la microeconomía, promover la producción nacional y la exportación. Los propios empresarios tenemos un gran desafío, depender de nuestra propia competitividad.

¿Algún mensaje final?

Invito a aquellos industriales que consideran que su producto es exportable que se arrimen a las cámaras de comercio exterior, porque ahí van a encontrar una cantidad de ayuda muy valiosa.